Dinero

En el edificio de la salida de Madrid por la A-2

Santander España prepara un traslado exprés a la macrosede que no estrenó el Popular

Los empleados comienzan la mudanza a principios de marzo y deben estar instalados antes de julio

Macrosede que estaba construyendo el Banco Popular.
photo_cameraMacrosede que estaba construyendo el Banco Popular.

Santander España está a punto de comenzar el traslado a su nueva sede, un edificio de nueva construcción ubicado en la madrileña calle de Luca de Tena, en el que se iba a instalar el Banco Popular antes de ser intervenido y comprado por la entidad que preside Ana Botín, el pasado mes de junio.

La presidenta del Santander realizó el anuncio oficial en la rueda de prensa de presentación de los resultados obtenidos por la entidad en 2017, el pasado 31 de enero.

Pero no concretó cuándo comenzará el traslado de la plantilla de la filial española, actualmente ubicada en la que fuera la sede histórica de Banesto, en la Gran Vía de Hortaleza en Madrid.

Traslado en un plazo aproximado de tres meses

Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes conocedoras del proceso, la mudanza de Santander España se producirá de forma escalonada y en varias fases, una vez que se vayan analizando los distintos acoplamientos.

El grueso de la plantilla se encuentra localizada en la antigua sede de Banesto en la calle Mesena, aunque algunos empleados de la división española del banco se encuentran ubicados en la Ciudad Financiera de Boadilla del Monte.

En un primer momento, los planes que la entidad ha transmitido extraoficialmente a algunos de los trabajadores afectados del Edificio Mesena es que prevé comenzar ese traslado a principios del próximo mes de marzo y la idea inicial es que no se alargue más allá del final del segundo trimestre.

Es decir, una “mudanza exprés” que pueda completarse antes de las vacaciones de verano, con la mayor parte del personal trabajando ya en la nueva sede en torno al mes de julio.

Las nuevas oficinas centrales de Santander España se ubicarán en un edificio con 120.000 metros cuadrados y con capacidad para 3.000 empleados. Diseñado por el estudio de arquitectura Ayala, las obras del inmueble concluyeron hace apenas unos meses y se encuentra listo para comenzar a ser ocupado por los trabajadores.

En la dirección de la entidad se tiene en cuenta que aún queda por delante, en un plazo inferior a un año, la reestructuración de la red comercial, que implicará la salida de un volumen importante de empleados por el cierre de sucursales donde existan duplicidades. De ahí, que la consigna sea que “no hay ni un minuto que perder”.

Tras cerrar el ERE en los servicios centrales

Para ello, la previsión del banco es que el traslado se ponga en marcha, al menos en su primera fase, nada más cerrar el expediente de despido colectivo en los servicios centrales del grupo Santander tras la integración del Banco Popular.

Un proceso que se ha completado este martes con la adscripción de 1.080 voluntarios y 20 forzosos. Los sindicatos habían exigido a la entidad que preside Ana Botín que el número de despidos fuera nulo o muy bajo.

De todos los afectados, el 70% procede del Popular, un total de 769 personas. Según informaron fuentes sindicales tras la última reunión de la Comisión de seguimiento del ERE, de los 331 que salen y pertenecían al Santander, 218 son de Santander España y 113 del centro corporativo. De los 20 despidos, 11 son del Popular y 9 del Santander.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo