Dinero

Las bases están hartas de tener que dar explicaciones sobre los escándalos

Conspiraciones en UGT para echar a Cándido Méndez

Le han planteado una 'salida digna', la jubilación anticipada, pero si no acepta lo expulsarán. Se resisten los segundos cargos del sindicato porque ellos también cesarían

Cándido Méndez.
photo_cameraCándido Méndez.

El malestar en la estructura y en las bases de UGT por los graves los escándalos que están afectando al sindicato ha crecido tanto que ahora hay movimientos serios para provocar el cese cuanto antes del secretario general, Cándido Méndez, como única forma de resolver la crisis.

Según fuentes del propio sindicato, a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital, los escándalos de los ERE's y de las facturas falsas de la UGT de Andalucía, incluyendo las últimas detenciones de dirigentes, han colmado la paciencia de la organización a todos los niveles, pero sobre todo en las provincias. "O se va o le echamos", es el clamor que empieza a dominar.

Jubilación anticipada

La federación nacional de Servicios y la Federación territorial de Madrid, por poner dos casos concretos, proponen que Méndez se vaya ya, que se jubile sin dilación.

Plantean darle una salida digna, presentada como una "jubilación anticipada” tras veinte años al frente del sindicato.

La mejor salida, la más digna, es que Cándido Méndez se prejubile; incluso desde el punto de vista de la edad cumple las condiciones: tiene 62 años, nació el 28 de enero de 1952 en Badajoz, y con esa edad se puede ir a casa tranquilamente.

"Por el bien de UGT, dimite"

Las federaciones de UGT que quieren que Méndez se vaya ya manejan ante él un argumento incontestable: “Desde noviembre del año pasado, cuando el caso estalló del todo, estás diciendo en público que asume las responsabilidades políticas de las irregularidades de UGT de Andalucía, aunque no las tengas personalmente porque los responsables son los órganos de la dirección regional del sindicato en Andalucía. Pues bien, te tomamos la palabra. Por el bien de la UGT dimite”.

Quieren que Méndez se vaya “por las buenas”, mediante esa “jubilación anticipada”, pero si se resiste tendrán que echarlo para su vergüenza.

Se trata de ofrecer a la opinión pública una cabeza de turco ante lo ocurrido con los ERE's de Andalucía, seguido de los abusos en el desvío del dinero de la formación, y el último y más clamoroso de la red de facturas falsas de la UGT de Andalucía en connivencia  con empresarios afines

Se resisten los segundos escalones

Cándido Méndez tiene mandato como secretario general del sindicato hasta abril de 2017, ya que fue reelegido en el congreso confederal celebrado en Madrid en  abril de 2013.

Méndez no va ofrecer resistencia numantina. De hecho ha comentado que se plantea dimitir, si eso es bueno para el sindicato. Los que resisten son sus ejecutivos, el número dos de UGT, Toni Ferrer, y compañía, que son los que le están presionando para que continúe porque, si se va, ellos pierden los cargos. No quieren salir de la ejecutiva de mala manera.

Las bases están cansadas

El deterioro  de la imagen de UGT es galopante y las bases de UGT, muy incómodas, realmente empiezan a sentir vergüenza del sindicato. Están cansados ya de tener que decir que “el problema es la UGT de Andalucía “ y  de distinguir constantemente entre la “UGT de aquí y la de allá” para que no les salpique la basura de Andalucía.  

Miles de militantes en toda España se ven obligados, día sí y día también, a dar explicaciones ante la opinión pública, en las empresas y ante los colegas  de otros sindicatos. La detención del ex tesorero de UGT de Andalucía, Federico Fresneda, es la gota que colma el vaso.

Ya no cuela que se trate de un tema de personas, de corrupción personal. La detención de Fresneda revela  que, tras 15 años de trabajo codo con codo en la ejecutiva del defenestrado secretario de UGT de Andalucía, Manuel Pastrana, esto ya un  problema institucional muy gordo.

Un recambio para Méndez

“Esto ya no aguanta, Méndez debe irse, y a lo mejor toda la ejecutiva, nombrar una gestora y convocar un congreso confederal”, dice una fuente de la Federación de Madrid, que preside José Ricardo Martínez.  Este último suena en algunas federaciones como un recambio para Méndez al frente del sindicato.

El problema es que Martínez resultó salpicado por el escándalo de Caja Madrid, ya que fue consejero en representación de UGT durante muchos años, aunque su sueldo iba íntegramente al sindicato. Martínez ha hecho una buena gestión en Madrid, tiene el respeto del gobierno de la comunidad y de los empresarios, y está bien visto en la mayoría de las federaciones territoriales.

Financiación durante años

Los escándalos de la UGT de Andalucía ya no cuelan como un simple problema de personas, de varios ejecutivos con “practicas irregulares al margen del sindicato”. Eso ya no se lo cree nadie, dicen las fuentes consultadas. 

La opinión pública percibe que UGT se ha financiado durante años de manera irregular. Ha desviado centenares de millones de euros de fondos públicos destinados a ERE's y a la Formación de Parados, a su caja del sindicato, en connivencia con empresarios, añaden.

El caso de las facturas  falsas en Andalucía, con una docena larga de detenidos entre dirigentes sindicales de UGT y empresarios afines al sindicato, es la gota que colma el vaso.

La sombra de la PSV

Para su desgracia, Cándido Méndez puede irse a su casa en medio de escándalos, lo mismo que ocurrió con su antecesor, Nicolás Redondo, que salió de la secretaria general de UGT en 1994 tras el escándalo  de la cooperativa de  viviendas PSV, promovida por  el sindicato.

Aquella cooperativa fue un fiasco, dejó a miles de cooperativistas sin vivienda y les hizo perder parte, no todos (hasta un 30% ) de los ahorros depositados en la gestora del proyecto. El escándalo obligó al Gobierno de Felipe  González a intervenir la cooperativa, poner dinero público, y terminar las viviendas con créditos del ICO, o sea a cargo del Estado. El escándalo le costó el cargo al histórico líder vasco de la UGT, Nicolás Redondo Urbieta.

La PSV fue una suma de incompetencia, mala gestión y despilfarro protagonizado por Carlos Sotos Pulido, ex concejal del ayuntamiento de Madrid e inventor de la PSV, que convenció a Nicolás Redondo.

Un ejecutivo de la Federación de Madrid señala a ECD: “Nunca pensamos que nos pasaría otro caso PSV. De hecho, cortamos en seco con las cooperativas de vivienda y no hemos vuelto como tal sindicato a ese negocio ni de broma. Pero esto de ahora parece una maldición; nos ha caído encima otro caso igual , esta vez desde Andalucía”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable