Dinero

Ada Colau será vigilada en el Mobile para ver si “rinde vasallaje al rey”

PDeCAT, ERC, la CUP y empresarios independentistas controlarán cada contacto con Felipe VI. Acusan a la alcaldesa de haber actuado “hipócritamente” el año pasado

Ada Colau saluda a Felipe VI en un acto en Barcelona.
photo_cameraAda Colau saluda a Felipe VI en un acto en Barcelona.

Ada Colau no participará este domingo en el tradicional besamanos al rey que se desarrollará en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) durante la cena de bienvenida a la nueva edición del Mobile World Congress (MWC). Pero la alcaldesa de Barcelona, sin quererlo, va a convertirse en centro de atención de los independentistas

“Es algo rancio, casi medieval”, viene asegurando Colau, en referencia al besamanos al rey. Justifica su posición en que ella es “republicana”, además de criticar el papel del monarca respecto al conflicto catalán. “Pero sí le saludaré. Soy una persona educada”, aclara.

El año pasado, la alcaldesa tampoco acudió a la recepción a Felipe VI porque consideró que es un acto de “vasallaje impropio de una democracia del siglo XXI”.

Asistirá a la cena

Según han confirmado fuentes del Ayuntamiento de Barcelona, Colau participará este año, “como siempre”, en los actos institucionales del MWC, y asistirá a la cena de bienvenida que ofrecerá el Consistorio en la sala oval del MNAC como ciudad anfitriona. También acudirá este lunes a la inauguración oficial del Mobile.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, tampoco participará en el saludo de reverencia al rey, aunque luego asistirá al resto de los actos.

Hace un año, Ada Colau y el presidente del Parlament, Roger Torrent, se negaron a participar en esa recepción, que tenía lugar solo unos meses después del referéndum del 1 de octubre, del discurso de Felipe VI sobre la situación en Cataluña, del encarcelamiento y huida de los líderes independentistas, de la aplicación del artículo 155 y de unas nuevas elecciones autonómicas. Entonces, el puesto de presidente de la Generalitat se encontraba vacante.

Presión para que no “haga un Ada Colau”

La “calculada ambigüedad” de Colau ha acabado con la paciencia de algunos líderes independentistas, por la “pleitesía” que, a su juicio, muestra después en privado hacia el monarca. Siempre, añaden, sin cámaras delante.

Hace unos meses, en el seno de la Generalitat se acuñó la expresión “Hacer un Ada Colau” para referirse al anuncio -más bien, amago- de llevar a cabo un hecho controvertido que, en el último momento, quedaba en nada. Un “paripé” de cara a la galería para intentar “quedar bien con todos”.

Los independentistas no le perdonan el 1-O

Es precisamente lo que, en opinión de los soberanistas, hizo la alcaldesa de Barcelona durante el referéndum independentista del 1 de octubre. Colau anunció que facilitaría la consulta “sin comprometer al Ayuntamiento” y dejó claro que ella misma votaría.

Pero, finalmente, se limitó a dejar abiertas las sedes municipales el viernes anterior y ella votó en blanco.

Una maniobra que le evitó posibles inhabilitaciones posteriores y posicionarse a las claras sobre la independencia. Los soberanistas más radicales no se lo perdonan.

Dejarle en evidencia si “rinde vasallaje al rey”

Ahora, en el marco de los encuentros institucionales con motivo del Mobile World Congress, Colau no asistirá el domingo a la recepción oficial a Felipe VI, pero sí estará presente en la cena oficial y en el acto público de inauguración.

Esa posición ha provocado duras críticas de los partidos constitucionalistas. Le han advertido de que su “deslealtad institucional” pone en riesgo la continuidad en Barcelona de la feria de telefonía más importante del mundo.

Pero lo llamativo es que su actitud también ha desatado las iras, en conversaciones privadas, de dirigentes soberanistas. “Vuelve a erigirse como líder del boicot del secesionismo al rey, y luego seguro que todo queda en nada. No se puede estar en misa y repicando. Lo suyo es de una calculada ambigüedad que ya cansa”.

Vigilarán cada uno de los contactos con Felipe VI

Es uno de los duros reproches que le dedican algunos invitados, próximos a las tesis nacionalistas, que van a acudir este domingo a la cena en el Palau de la Música, a los que ha tenido acceso Confidencial Digital.

Miembros del PDeCAT, ERC, la CUP y empresarios independentistas están dispuestos a ir esta vez más allá de las críticas, y se han propuesto “ridiculizar” a Ada Colau si “rinde vasallaje al rey, usando la propia terminología de la alcaldesa”.

Por ello, han acordado vigilar “cada uno de los contactos, acercamientos y gestos que Ada Colau mantenga con Felipe VI”.

Un grupo de “unos diez” representantes políticos y empresariales permanecerán atentos a cualquier movimiento de la alcaldesa, especialmente en los momentos en los que no haya cámaras y periodistas delante, por ejemplo en el cóctel privado, para “dejarle en evidencia” si se excede con el rey. Para inmortalizar el momento, recurrirán a sus propios teléfonos móviles.

“Le faltó tiempo a Colau para ir a saludar al rey”

Critican que Colau se encargó el año pasado de calentar los ánimos, horas antes del evento, con afirmaciones bastante encendidas.

“En una democracia avanzada cualquier cargo público, el rey también, ha de poder ser criticado y cuestionado. Coincidiré cordialmente con él, pero no participaré en el besamanos que es un acto de pleitesía y vasallaje impropio de una democracia del siglo XXI”, explicó la alcaldesa en su cuenta de Facebook.

Después, Ada Colau y Roger Torrent llegaron juntos al Palau de la Música. El rey ya se encontraba en el interior con el resto de los invitados, con lo que ambos evitaron participar en el recibimiento oficial.

Sin embargo, tal y cómo trascendió al día siguiente, Felipe VI y Colau intercambiaron palabras en un aparte privado, sólo unas horas después de la denuncia sobre el vasallaje realizada por la alcaldesa.

La líder de Catalunya en Comú buscó luego de forma insistente la ocasión de acercarse y conversar con el monarca antes del inicio de los discursos.

Un “movimiento calculado”, que no pasó inadvertido para algunos de los presentes.“Le faltó tiempo para ir a saludar al rey. Hasta se hizo hueco entre la gente. Eso sí, lo hizo en el cóctel privado, donde no había cámaras, ni periodistas”, criticó, en conversación con ECD, uno de los testigos de la maniobra, que observó “atónito” la escena junto a un alto ejecutivo alemán.

Colau departió con Felipe VI antes de que las autoridades accediesen a la platea del teatro, convertida en comedor, para la cena inaugural del Mobile World Congress.

“¿Eso no es vasallaje o pleitesía”?, se preguntaba otro de los dirigentes empresariales que asistió. “Todo es más bien un postureo ideológico. Colau ha buscado en todo momento esquivar la foto con Felipe VI después de decir que dar la bienvenida a un rey es un acto de vasallaje”, ironizó su interlocutor.

En el entorno de la alcaldesa insistieron entonces en que Ada Colau “saludó absolutamente a todo el mundo antes de la cena”, y que sólo en aquel momento fue cuando se dirigió también al rey, ante el gran revuelo generado por las informaciones que afirmaban que no iba a estar presente en el evento.

Roger Torrent marcó distancias sin hacer ruido

En cambio, los independentistas destacan la actitud, totalmente distinta, del presidente del Parlament de Cataluña, Roger Torrent. No intentó en ningún momento acercarse a Felipe VI. Tampoco asistió al recibimiento al monarca y quedó sentado en la cena entre Colau y el entonces ministro de Energía, Álvaro Nadal.

“Eso sí es tener principios y marcar distancias sin alardear de ello”. Así elogiaban el año pasado la actitud de Torrent otros invitados, según pudo conocer ECD por fuentes presenciales, que continuaban criticando en los corrillos los movimientos de Colau.

No es la única diferencia que observaron en la “escenificación” de la alcaldesa y el presidente del Parlament. Colau aplaudió el discurso del rey ante los asistentes a la cena del MWC. Torrent no lo hizo.

Sin embargo, hubo un gesto menos comentado que también llamó la atención a algunos invitados que pudieron detectarlo. “Colau fue dejando poco a poco de aplaudir cuando se dio cuenta de que Torrent no lo hacía. No tiene personalidad ninguna. Se le vio muy pendiente en todo momento de los gestos de Torrent”, aseguraron testigos presenciales.

Las imágenes de la cena que fueron difundidas en televisión mostraron al rey y al resto de comensales con el semblante serio y visiblemente tensos.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?