Dinero

Orden de Moncloa a los delegados del Gobierno: el 1 de mayo no debe convertirse en otro 8-M lleno de contagios

Ha dado instrucciones para que autoricen las manifestaciones pero negocien con los sindicatos que sean “actos contenidos” y evitar un escándalo en vísperas de las elecciones en Madrid

Sindicatos
photo_camera Manifestación del 1 de mayo en Madrid.

Un Primero de Mayo reivindicativo, con la gente de nuevo en las calles. Es el escenario que preparan UGT y CCOO, pese al riesgo de contagios por las aglomeraciones. Unas manifestaciones que inquietan enormemente al Gobierno y han movilizado a Moncloa para evitar otro escándalo, como con el 8-M, a tres días de las elecciones en Madrid.

Hay que recordar que el 1 de mayo del año pasado los sindicatos no pudieron salir a las calles, debido al estado de alarma por la pandemia de coronavirus, que obligó a las centrales a celebrar en casa el Día del Trabajador y utilizando solo las redes para doce horas de reivindicaciones, discursos y aplausos.

Máxima inquietud en Moncloa

Ahora, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes próximas a Moncloa, Pedro Sánchez se ha propuesto evitar una “bronca política” como en el 8-M del año pasado, cuando se alentaron las marchas desde el Ejecutivo, con el Covid expandiéndose sin control, y días después se dispararon los positivos por todo el país.

El vídeo del día

López insiste en la necesidad de una ley de pandemias

En el equipo del presidente admiten que se quieren evitar acusaciones al Gobierno por un posible rebrote de contagios derivado de unas “concentraciones descontroladas” el Primero de Mayo en las principales capitales españolas.

Se tiene en cuenta que los propios cálculos del Ministerio de Sanidad revelaron, días después, que el 8 de marzo de 2020 se registraron, sólo en Madrid, más de 12.300 contagios por coronavirus.

Una de las muestras más evidentes del contagio masivo en la manifestación de la capital fue la noticia de que habían contraído el virus la propia Irene Montero, Begoña Gómez, esposa de Pedro Sánchez, y la madre de éste; la vicepresidenta Carmen Calvo y la entonces ministra de Política Territorial, Carolina Darias. Todas ellas asistieron a la marcha.

Orden a las delegaciones del Gobierno

Según ha podido confirmar ECD en varias provincias consultadas, Moncloa ha ordenado en los últimos días a los delegados del Gobierno que autoricen las manifestaciones, a diferencia de lo que ocurrió, por ejemplo, el pasado 8-M en Madrid

En aquel momento, la incidencia acumulada en la región era de 236,41 casos por cada 100.000 habitantes. En el informe del Ministerio de Sanidad de este jueves se situaba en 393,04, es decir, 156,63 puntos más.

Sin embargo, fuentes del Ejecutivo central recuerdan que, pese a que el Tribunal Constitucional decidió entonces mantener la prohibición de las concentraciones convocadas en la capital con motivo del Día de la Mujer, el recurso presentado por UGT y CCOO consiguió un objetivo muy relevante. El hecho de que la solicitud de amparo fuera admitida a trámite significa que el Constitucional tendrá que aclarar por sentencia si la declaración del estado de alarma puede permitir que se impidan las movilizaciones ciudadanas.

La decisión del TC, por tanto, no desautorizó a la Delegación del Gobierno ni al Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que prohibieron las concentraciones promovidas en la Comunidad con motivo del 8-M. La decisión fue justificada como medida de protección de la salud pública.

Pero, al tiempo que rechazaba autorizar in extremis las manifestaciones, el Constitucional asumió el recurso de los sindicatos, con el fin de resolver sobre el fondo del asunto. Algo que todavía se encuentra pendiente de pronunciamiento.

Negociar que sean unos “actos contenidos”

Así, la inquietud es tal que Presidencia se ha movilizado para trasladar un “mensaje de prudencia” a las delegaciones del Gobierno en todas las provincias, que serán las encargadas de autorizar las manifestaciones de este 1 de Mayo en las principales capitales españolas.

La consigna es clara. El Ejecutivo dará el visto bueno a todas esas concentraciones, pero las autoridades locales deben negociar con las organizaciones sindicales la convocatoria de unos “actos contenidos”.

Se habla, por ejemplo, de recorridos con distintos accesos, distancia de seguridad, mascarillas y una dispersión de las manifestaciones para que no se produzcan aglomeraciones en un mismo punto de las grandes capitales. Tampoco en el transporte público.

Riesgo de echar por tierra todo el esfuerzo

En Moncloa son conscientes de que “se corre un riesgo evidente de echar por tierra todo el esfuerzo realizado en las últimas semanas”. Y critican duramente que “se antepongan intereses sindicales a la salud de los ciudadanos”.

Los sindicatos han anunciado que se echarán a la calle el 1 de mayo a pesar del riesgo de contagios. UGT y CCOO aseguran que están hartos de los incumplimientos del Gobierno con el salario mínimo, la reforma laboral, las pensiones… Su mensaje: “Que nadie tenga miedo a manifestarse”.

Pese a ello, ninguno de los ministros ha querido por ahora mostrar en público su disconformidad con los llamamientos que se han lanzado desde las organizaciones sindicales para participar en las manifestaciones. Pero lo que sí se quiere, admiten alguno de ellos en privado, es “evitar cualquier tipo de bronca o escándalo” en vísperas de las elecciones del 4 de mayo.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?