Dinero

Advertencia a Sánchez: derogar la reforma laboral provocará una oleada de ERE’s en bancos, energéticas y telecos

Las patronales han transmitido a Moncloa que la concentración que se producirá en los tres sectores se tendrá que acelerar si se disparan los costes salariales y por despido

Pablo Iglesias en una manifestación sindical.
photo_camera Pablo Iglesias en una manifestación sindical.

Pedro Sánchez será investido este martes presidente del primer Gobierno de coalición en España. Las empresas y patronales más influyentes están preocupadas y han comenzado a movilizarse ante los cambios profundos en la actual legislación laboral que anuncia el nuevo Ejecutivo PSOE-Podemos para los próximos meses.

Derogaremos la reforma laboral. Recuperaremos los derechos laborales arrebatados por la reforma laboral del 2012”, recoge textualmente el acuerdo de Gobierno presentado por ambas formaciones la semana pasada en el Congreso.

Sin embargo, la letra pequeña incluida a continuación en el texto se parece más a una derogación parcial que afecta, eso sí, a los principales aspectos de la legislación que impulsó el PP.

En realidad sólo se utiliza el término “derogaremos” en tres casos concretos, que afectan a la posibilidad de despido por absentismo causado por bajas por enfermedad, a la limitación temporal de los convenios colectivos tras perder su vigencia (se recupera la ultraactividad) y a la prioridad del convenio de empresa sobre el sectorial.

Una de las novedades más llamativas que ha sido incorporada al pacto de Gobierno es el compromiso de “revisar las causas del despido”. Lo que se persigue es establecer bien las causas económicas, técnicas, organizativas o de producción que permiten ahora despedir con un coste de solo 20 días con un tope de 12 mensualidades (en lugar de la regla general de los 33 días con un tope de 24 mensualidades).

Acelerar reestructuraciones de plantilla

Ante este escenario de cierta incertidumbre, en la cúpula de algunas grandes empresas se ha puesto sobre la mesa la necesidad de acelerar las reestructuraciones de sus plantillas, ante el temor de que se produzcan cambios inmediatos en la regulación laboral.

Según ha sabido Confidencial Digital por fuentes empresariales conocedoras de los movimientos, se trata de compañías que ya tenían planeado realizar ajustes pero a medio o largo plazo. Ahora están barajando adelantarlos y acometerlos por si el Ejecutivo liderado por PSOE y Podemos modifica las reglas de juego.

En el caso de los ERE y despidos que se plantean, las empresas no los han diseñado por encontrarse en situación de pérdidas, sino que obedecen a motivos organizativos y estratégicos, reorganizaciones sectoriales, fusiones y adquisiciones recientes.

La advertencia ha llegado a La Moncloa

Según las fuentes consultadas, presidentes y consejeros delegados de destacadas empresas del país han mantenido contactos estas últimas semanas con el equipo económico de La Moncloa. Algunos de ellos directamente con Pedro Sánchez; otros, con la futura vicepresidenta económica, Nadia Calviño.

El vídeo del día

Arrimadas valora la armonización fiscal propuesta por ERC.

Les han transmitido que, si insisten en su intención de derogar la reforma laboral, abocarán a España a una avalancha de EREs, despidos individuales, prejubilaciones y modificaciones de condiciones laborales, por parte de empresas que tenían pensado realizar los cambios en sus plantillas de manera más paulatina en los próximos años.

Lo que más valoran los empresarios de la actual reforma laboral es la flexibilidad salarial que ha introducido, que les ha permitido durante la crisis, por ejemplo, plantear reducciones de sueldo como alternativa a los despidos.

También se han beneficiado de las facilidades para acogerse al despido por causas económicas, después de que se redujera de 33 a 20 días la indemnización por año trabajado. Este marco ha resultado decisivo para sacar adelante planes de reestructuración de plantillas no pactados, por la vía de la bajada de ingresos sostenida o la entrada en pérdidas de las compañías.

Bancos, energéticas y telecos

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD revelan que las advertencias están siendo protagonizadas, sobre todo, por altos ejecutivos de los sectores bancario, energético y de telecomunicaciones.

Se tiene en cuenta que la banca no ha finalizado todavía el ajuste de sucursales por el avance digital, y se prevé también una mayor concentración del sector a medio plazo. Algunas grandes entidades ya se están planteando acelerar sus planes ante una modificación en la legislación del mercado de trabajo.

Las energéticas, por su parte, están acusando fuertemente la caída del precio del petróleo y los cambios regulatorios.

En telecomunicaciones se han producido también fusiones y adquisiciones. Destaca el caso de Vodafone que, tras la integración de ONO, ha acometido un ERE que ha afectado a 1.000 empleados.

Una rectificación de Calviño

La mayor inquietud que transmiten los altos ejecutivos que han entrado en contacto con Moncloa es la obsesión de Pablo Iglesias con la reforma laboral. El líder de Podemos ha señalado en varias ocasiones su intención de derogarla. “La tumbaría en el primer minuto de mi Gobierno”, ha repetido.

Sin embargo, los empresarios apuestan por una marcha atrás en el último momento por parte de Nadia Calviño.

Hasta el punto de que, en algunos de esos encuentros recientes, la máxima responsable económica del Gobierno en funciones les ha confesado en privado que es consciente de que los cambios aplicados en el mercado de trabajo por el Gobierno de Rajoy son de las medidas que han contado con un mayor respaldo de los grandes fondos y bancos extranjeros. Y también de Bruselas. Un mensaje que han considerado “esperanzador”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?