Dinero

Guerra entre las aerolíneas y los consumidores por la devolución de los billetes cancelados durante el estado de alarma

Iberia, Vueling y Ryanair aseguran que solo les queda por reembolsar el 2% del total mientras que las asociaciones de usuarios denuncian que restan 500 millones de euros

Iberia Express incorpora a su flota un segundo avión A321neo
photo_camera Iberia Express incorpora a su flota un segundo avión A321neo

El tráfico aéreo no consigue remontar el vuelo desde el cierre del espacio de navegación el pasado mes de marzo a raíz del confinamiento provocado por la crisis del coronavirus.  Tras un verano que no ha conseguido devolver la esperanza al sector el mes de noviembre perfila un otoño catastrófico. 

Una situación de paralización económica que ha puesto en jaque a las aerolíneas y que ha teñido de rojo los libros de cuentas de un sector ya en tocado incluso antes del estallido de la crisis del coronavirus. 

Delicados números que, ocho meses después, siguen trayendo problemas a miles de clientes que todavía se encuentran en el limbo ante las reclamaciones interpuestas a las compañías para la devolución del dinero de los vuelos cancelados entre marzo y abril. 

Según ha podido saber Confidencial Digital más de 9.000 clientes están a la espera de los trámites de resolución de las devoluciones de sus compras.  Iberia y Vueling, según Reclamación de Vuelos, son las empresas que más están tardando en devolver los importes. 

El importe medio de las reclamaciones oscila entre los 150 y 200 euros aunque hay deudas que alcanzan los 400.  La opinión de los consumidores es que las aerolíneas se lavan las manos ante una situación imprevista.

‘Lo único que dicen es que las devoluciones irán llegando, pero que la salvaguarda principal es la de poder mantener la liquidez de las compañías’ afirma Ekaitz Bacelo, director de operaciones de Reclamación de Vuelos, a ECD.

Según la última directiva europea, que España ha transpuesto a su marco jurídico, las aerolíneas deben reembolsar el dinero de los vuelos cancelados en un plazo máximo de una semana desde la supresión del servicio. 

Ausencia del Gobierno 

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea, dependiente del Ministerio de Transportes, sigue sin anunciar medidas sancionadoras contra las aerolíneas.  No reembolsan los billete de los vuelos cancelados ocho meses después de que comenzaran a llegar las primeras denuncias masivas de los usuarios. 

Desde que se iniciaron las primeras denuncias, en marzo de 2020, el organismo ha tenido siete meses para investigar y sancionar a las compañías que han cometido infracciones.

El vídeo del día

La pandemia de coronavirus suma cerca de 630.000 casos a nivel mundial.

Hasta la fecha, la Agencia no ha respondido a ninguna de las múltiples denuncias contra aerolíneas presentadas por la no devolución de los billetes según FACUA.

Tampoco el Ministerio de Consumo, encargado de velar por los intereses de los ciudadanos, ha tomado cartas en el asunto según denuncian fuentes del sector a ECD.

Las aerolíneas se defienden

Fuentes de Ryanair aseguran que la aerolínea irlandesa ya habría devuelto más de 750 millones de euros en reembolsos, un 90% del total.  

Mientras tanto, Iberia y Vueling, ambas aerolíneas pertenecientes al holding IAG, dicen tener en liza nada más que el 2% de los expedientes abiertos en marzo aunque ante los requerimientos de ECD dicen no poder hacer públicos los datos de este tipo de operaciones.  

En el caso de Iberia se habían atendido, a finales de octubre, a 4 millones de pasajeros de las cuales el 25% era cambio y 41% reembolso en bono y 34% reembolso en efectivo.

El problema de las agencias de viajes

Mientras tanto y al tiempo que las aerolíneas dejan la pelota sobre el tejado de las agencias de viajes y los portales de venta en línea de billetes de avión los clientes siguen sin poder recuperar el dinero invertido en sus viajes.

La Confederación Española de Agencias de Viaje (CEAV) calcula que son, aproximadamente, más de 500 millones de euros el volumen total de impagos que las las aerolíneas adeudan todavía sobre los clientes a los que cancelaron sus vuelos.  

Las agencias de viajes fueron quienes en un primer momento tuvieron que hacer frente a la devolución de los importes de miles de viajes y paquetes turísticos que se vieron suspendidos por el Estado de Alarma.  

La ley obliga a las empresas a reembolsar el dinero a los clientes que contraten un paquete vacacional, es decir,  que soliciten un servicio en el que se incluya el transporte y alojamiento en el lugar de destino. 

El espejismo del verano

En un ejercicio frustrado por la crisis sanitaria y su derivada económica durante el mes de octubre únicamente ocho empresas consiguieron superar el millón de viajeros en España durante los meses de verano, el periodo con mayores ventas. 

Por compañías y acorde a los datos de Aena entre los meses de abril y noviembre de 2020 Ryanair, Vueling e Iberia fueron las tres compañías que consiguieron retener con mayor éxito el volumen de negocio de años pasados. 

Aunque que todas ellas sufren variaciones porcentuales y caídas en la venta de billetes de hasta el 85 por ciento han conseguido estabilizarse en el entorno de los 2,53 viajeros que ha tenido Iberia hasta los más de 4,5 millones de Ryanair.

Desplome del tráfico aéreo

Aún con todo y según los últimos datos de Aena los aeropuertos españoles registraron una caída de la actividad superior al 80% durante el mes de octubre.  En total fueron 4,46 millones de pasajeros quienes a lo largo del décimo mes del año pasaron por las instalaciones de gestor aeroportuario.

Algo más de la mitad de los pasajeros utilizaron los aeropuertos de la red estatal para realizar vuelos con origen y destino nacional.  Una división del negocio que cayó más de un 63 por ciento, pero que no llega a alcanzar las cuotas de disminución de negocio que han registrado los trayectos internacionales donde el desplome ha dejado en tierra a nueve de cada diez aeronaves.

Pese a que el verano supuso un balón de oxígeno a las aerolíneas y aeropuertos para poder ver la luz al final del túnel, las nubes del otoño han echado por tierra cualquier proyección positiva para 2020.  La segunda ola del COVID-19 que está golpeando España y el resto de países de Europa ha endurecido las restricciones aprobadas por los diferentes Ejecutivos europeos a la hora de volar y viajar a terceros países. 

Según Aena en el acumulado del año el tráfico aéreo ha caído un 71% hasta dejar la cifra de pasajeros en apenas los 69 millones de pasajeros, lejos de los 275 millones que transitaron por España en 2019, marcando un hito histórico en el turismo español.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?