Dinero

Alberto Garzón le gana el pulso a Ábalos: las aerolíneas devolverán el dinero de los vuelos cancelados

El Gobierno lo ha exigido como contrapartida por las ayudas de Estado para evitar la quiebra de las compañías. El ministro de Transportes defendía entregar bonos de viaje como compensación

Un avión en el aeropuerto Josep Tarradellas de El Prat-Barcelona.
photo_camera Un avión en el aeropuerto Josep Tarradellas de El Prat-Barcelona.

Decenas de miles de reclamaciones de pasajeros a los que las aerolíneas no les han devuelto el dinero de los vuelos cancelados durante la pandemia están atascadas en un limbo administrativo y judicial a la espera de resolución. Pero Alberto Garzón ha ganado el pulso a José Luis Ábalos para obligar a las compañías a devolver el dinero.

Las aerolíneas defienden que están procediendo a los reembolsos, pero se quejan de que no pueden atender todas las reclamaciones en los plazos legales, por falta de liquidez o de personal. Y aseguran que, a cambio, están ofreciendo como alternativa entregarles un bono de viaje, que podrán utiliza cuando lo deseen, generalmente validos por un año.

Ayudas a cambio de devolver el dinero

Sin embargo, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes próximas al Consejo de Ministros, el Gobierno se ha posicionado finalmente a favor de los viajeros y de que les devuelvan el dinero pagado, y ha condicionado la inyección de ayudas estatales a las compañías aéreas, del fondo de 10.000 millones de euros que prepara el Ejecutivo, a que cumplan los reembolsos.

En Moncloa reconocen que “se han visto obligados a salvar un sector determinante para el turismo, motor de la economía del país”, y por eso las ayudas estatales. Pero a cambio del apoyo financiero han trasladado a las aerolíneas que deben asumir el sacrificio de devolver a los clientes, en el menor tiempo posible, el dinero en efectivo de los vuelos cancelados.

También se admite que otro de los objetivos es salvar la integración de Iberia y Air Europa, que renegocian el acuerdo alcanzado el año pasado, y cuya fusión es considerada clave por el Ejecutivo para que “el hub de Madrid gane peso en el mundo y refuerce el turismo”.

Alberto Garzón gana el pulso a Ábalos

Hasta ahora, el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, venía apoyando a las empresas, que apuestan por entregar bonos de viaje, que se puedan utilizar en el futuro, cuando se restablezca el tráfico aéreo con normalidad.

Por el contrario, las asociaciones de usuarios han presionado con fuerza al ministro de Consumo, Alberto Garzón, para que se devuelva el dinero pagado, sobre todo después de que España respaldara en la UE que los pasajeros pierdan temporalmente el derecho a recuperar la cantidades pagadas por los vuelos cancelados.

La normativa europea establece que las compañías deben devolver con dinero el precio del billete, en caso de cancelación de un vuelo, o bien recolocar al pasajero en una ruta alternativa.

Como responsable de Consumo, Garzón se puso de lado de las asociaciones de usuarios para que se retorne a los clientes el dinero de los pasajes ya pagados por vuelos que no se han cumplido o que no se producirán.

Ábalos defendía conceder bonos de viaje

Hasta la aprobación de las ayudas de Estado, Ábalos, como responsable de Transportes, se movilizó para modificar temporalmente el reglamento europeo con el objetivo de permitir a las aerolíneas entregar bonos, en lugar del reembolso en efectivo, y así evitar la quiebra de compañías aéreas.

Defendía que ese cambio transitorio supondría un balón de oxígeno para las aerolíneas, sometidas a fuertes restricciones de liquidez por la suspensión del tráfico aéreo a causa de la pandemia de coronavirus, al tiempo que preserva la competitividad de la aviación europea y mantiene criterios armonizados en su aplicación a escala europea de un nivel común de protección del consumidor.

El Ministerio de Transportes había advertido de que, si se obligaba al reembolso por los billetes comprados anticipadamente, las compañías, entre ellas Iberia, estarían en peligro de quiebra ya que, debido a la paralización de la actividad, no tienen liquidez para cubrir las devoluciones.

Afectados 25 millones de pasajeros

Mientras tanto, la consecuencia más inmediata es que los afectados siguen sin recuperar los millones de euros que pagaron por sus vuelos frustrados.

Hay que recordar que la declaración del estado de alarma, el pasado 14 de marzo, supuso la práctica cancelación de todos los vuelos durante los más de tres meses que ha durado esta medida excepcional. Incluso después de su levantamiento, apenas un tercio de los vuelos previstos están siendo operados.

Como resultado, se estima que alrededor de 400.000 vuelos han sido cancelados con destino o salida de España en ese periodo de tres meses, dejando en tierra a alrededor de 25 millones de pasajeros, según las cifras de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), que agrupa a la mayoría de las compañías que operan en España.

El vídeo del día

José Luis Perales comienza su gira de despedida en Starlite
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?