Dinero

Los bancos aplazan un año el pago de las hipotecas a cambio de subir después las cuotas para liquidar la deuda a tiempo

Un millón de clientes podrán acogerse a la moratoria aunque se les incrementarán los costes cuando se estabilice el Euríbor

Hipotecas
photo_camera Hipotecas.

Las familias que atraviesen dificultades económicas en el duro invierno que se avecina tendrán que negociar con sus bancos un aplazamiento de las cuotas de sus hipotecas por la subida del Euríbor. Las entidades están ofreciendo a los clientes retrasar un año el pago, a cambio de incrementar después el importe de las mensualidades para así liquidar la deuda a tiempo.

Según ha podido saber Confidencial Digital, por fuentes financieras conocedoras de las estrategias, ante la falta de acuerdo con el Gobierno, los bancos han acordado por su cuenta poner en marcha esta moratoria de un año, a través de la firma de acuerdos bilaterales con los clientes.

“Cada entidad pactará moratorias bilaterales con sus clientes”, anticipan las fuentes financieras, “porque a nadie le conviene que el cliente deje de pagar”.

“En principio, lo facilitaremos a las personas que habrían tenido derecho como las que se aprobaron durante la pandemia, pero, si nos viene un cliente que no cumple los requisitos, y la pide, lo negociaremos. Al final, es una cuestión comercial”, asegura el portavoz de una entidad.

Estrategia que se generaliza en la banca

Las fuentes financieras a las que ha tenido acceso ECD confirman que esta será la vía que adoptarán la mayoría de bancos, como evidencia el hecho de que las dos patronales bancarias han hecho el papel de facilitadoras.

La AEB, que agrupa a los bancos tradicionales, como Santander, BBVA, Sabadell, y la CECA, junto con las antiguas cajas -CaixaBank, Bankia, Unicaja, Ibercaja, Kutxabank, Abanca, Liberbank, etc.- han negociado esta vía y el Banco de España ha dado su visto bueno.

Calculan que entre un 10% y un 15% de las hipotecas a tipo variable, alrededor de un millón de clientes, pueden verse en dificultades de afrontar el pago de la cuota como consecuencia del aumento de tipos.

A cambio endurecerán las condiciones

Sin embargo, las condiciones estarán ahora menos tasadas que durante las moratorias oficiales del Gobierno durante los meses más duros de la crisis del coronavirus, entonces con más de 3,5 millones de trabajadores en ERTE, y las entidades tendrán mayor libertad para establecer sus propios criterios en las negociaciones con los hipotecados.

La mayoría de los bancos consultados reconocen a ECD que se modificarán los requisitos en las próximas semanas, e incluso se endurecerán

Citan por ejemplo que algunas entidades exigirán al cliente que se comprometa a que, después de la moratoria, con una situación de sus finanzas personales ya más favorable, pague más cuota, con el fin de liquidar a tiempo la deuda que se ha generado durante el periodo de aplazamiento.

Pese a ello, las propias entidades han establecido varios límites. Así pues, sea cual sea el acuerdo entre banco y cliente, no se podrá modificar el tipo de interés del crédito personal o la hipoteca, sea fija o variable, es decir, sujeta al Euríbor.

Tampoco se podrán cobrar gastos o comisiones, ni aprovechar para vender un producto vinculado, ni pedir garantías adicionales.

 

Impedir que se dispare la morosidad

En los bancos dan por hecho que las dificultades económicas que atraviesan las familias por la subida de precios tendrá un impacto claro en el aumento de la morosidad

Desde varias entidades, con un importante volumen de crédito concedido para la compra de vivienda, alertan de que ese riesgo ya comienza a dar signos de evidencia.

El deterioro de la economía, debido a la desbocada inflación y la acelerada subida de tipos para intentar contenerla, ha provocado que el sector se prepare para un invierno complicado.

Las entidades venían esquivando un primer golpe debido a la pandemia del Covid-19, que se ha pospuesto gracias a las moratorias aplicadas a los créditos avalados por el ICO, pero asumían que tarde o temprano la mora tenía que aflorar.

Más de un millón de hipotecas aplazadas

Según datos del propio Banco de España, las entidades financieras concedieron más de 1,28 millones de moratorias a los afectados por la crisis del coronavirus, con un saldo vivo pendiente de amortización de más de 48.883 millones de euros.

Estas cifras incluyen, tanto las moratorias hipotecarias y las de préstamos sin garantía hipotecaria que aprobó el Gobierno en su plan de medidas para mitigar el impacto de la Covid-19, como los acuerdos de moratorias sectoriales de crédito alcanzados entre los bancos y sus clientes a través de las patronales financieras como medida complementaria a las moratorias legislativas del Ejecutivo.

Más del 70% de los deudores beneficiarios y avalistas fueron asalariados. En cuanto a los trabajadores autónomos, los principales afectados fueron comercio, hostelería y otros servicios, seguidos a cierta distancia de actividades profesionales, científicas y técnicas, transporte y construcción.

Conjuntamente, estos sectores de actividad representaron casi el 80% del total de moratorias para autónomos a las que se dio curso.

Redada en Alemania
                               

Policía de Alemania detiene a un grupo ultraderechista
sospechoso de dar un golpe de Estado
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable