Dinero

Los bancos no cobrarán a los clientes por el dinero en cuenta para frenar a Google, Facebook y Amazon

Las firmas tradicionales consideran que, si gravan los depósitos, fomentarán la moneda virtual con la que la que operan las grandes tecnológicas. Han firmado un pacto

Una tarjeta de débito de Google.
photo_cameraUna tarjeta de débito de Google.

¿Cobrarán los bancos a sus clientes por los depósitos? Las entidades tradicionales han comenzado a trasladar el mensaje de que esa medida no se encuentra entre sus planes pese a que el debate todavía no ha sido zanjado completamente. Sin embargo, la banca admite que hay “miedo” a que el cobro impulse a los nuevos ‘banqueros’ Google, Facebook y Amazon.

La cuestión se encuentra sobre la mesa del sector, especialmente tras las últimas comparecencias de Mario Draghi en las que ha mostrado sus reticencias a reducir o eliminar el tipo de facilidad de depósito que pagan las propias entidades, es decir, los intereses que pagan por sus depósitos y que actualmente se sitúa en el -0,4%.

Ese escenario ha vuelto a poner en cuestión la capacidad del sector financiero para hacer frente al impacto de los tipos negativos en su balance sin trasladarlo, al menos en parte, a los clientes.

Por ello, la posibilidad de cobrar a los particulares por guardarles su dinero se plantea como una opción que podría ofrecer a los bancos un alivio importante a su difícil coyuntura actual. Pero a su vez se tiene en cuenta que sería una medida con una gran repercusión entre la población porque afectaría a la inmensa mayoría de los españoles.

A día de hoy, según los últimos datos publicados por el Banco de España, el dinero depositado por los particulares en las entidades financieras se sitúa en niveles récord: supera los 822.000 millones de euros.

No van a cobrar por los depósitos

Algunos analistas, como los de Bankinter, han advertido de que en algunos países europeos las entidades ya han comenzado a cobrar y no descarta que esas medidas acaben llegando también a España. Unas previsiones que han provocado cierto nerviosismo entre los usuarios.

Pese a ello, según ha podido confirmar Confidencial Digital por fuentes bancarias de alto nivel, los bancos han descartado, casi por completo, comenzar a cobrar a los particulares por custodiar sus depósitos. Es un pacto al que han llegado las principales entidades españolas, a sabiendas de que deben actuar de manera conjunta.

No pasan por alto que, si cada banco aplica una política comercial distinta, se produciría una fuga de depósitos desde los bancos que más cobran por guardar el dinero hacia los que menos, lo que perjudicaría gravemente el balance de las entidades que perdieran depósitos y su sostenibilidad.

En la cúpula de los bancos han valorado que no se trata únicamente del riesgo de que algunos clientes opten por retirar su dinero de los bancos, o que los usuarios decidan guardar una parte de sus ahorros en su domicilio.

En un escenario caracterizado por la abundancia de liquidez, la mayor parte de las entidades apenas se muestra preocupada por un hipotético descenso de los depósitos en sus balances.

Frenar a los nuevos ‘banqueros’ digitales

Sin embargo, ECD ha podido conocer que el principal temor de la banca es que la decisión de comenzar a cobrar por los depósitos abra las puertas del negocio de par en par a los nuevos competidores financieros que operan en el ámbito digital, fomentando el dinero electrónico.

Recuerdan, por ejemplo, que Google obtuvo en enero el permiso a partir de un banco lituano para operar como entidad de dinero electrónico en la totalidad del Espacio Económico Europeo. Esto significa que, además de emitir y canjear capital electrónico, puede proporcionar servicios de pago.

Google se sumaba así a otros gigantes de Internet como Amazon, con licencia en Luxemburgo, o Facebook, que obtuvo en 2016 su licencia en Irlanda para operar como entidad de dinero electrónico y que está registrada en España para ofrecer sus servicios desde finales de 2016 como Facebook Payments International Limited.

Se han limitado a rebajar la rentabilidad

Hasta ahora, los bancos han reaccionado rebajando los intereses que abonan a los clientes por guardarles su dinero a la mínima expresión.

Las entidades españolas llegaron a remunerar los depósitos con más de un 5%. Sin embargo, los usuarios han visto cómo en los últimos años la rentabilidad de sus depósitos ha ido cayendo poco a poco hasta llegar ya en algunos casos al 0%, en línea con el comportamiento de índices financieros como el Euribor.

Las rentas guardadas en las cuentas corrientes pierden cada año poder adquisitivo al no igualar siquiera el alza de la inflación.

Un daño irreparable sobre la reputación

Por si esto fuera poco, entre los bancos inquieta el “daño irreparable” que tendría sobre su reputación la decisión de cobrar a los clientes por guardarles su dinero.

No pasan por alto que, nada más iniciarse el debate sobre el cobro por los depósitos, los usuarios se alzaron en protesta, alarmados por la combinación de intereses negativos y comisiones al alza.

Un coste de 7.500 millones para la banca

El actual contexto, marcado por los tipos de interés en mínimos históricos desde hace años, ha reducido los ingresos de las entidades y, a juicio de algunos analistas, cada vez resulta más complicado que medidas de control de costes, o las reestructuraciones, permitan paliar los daños que hacen a los ingresos unos tipos de interés tan bajos.

Según cálculos de Bankinter, los tipos negativos le cuestan a la banca en torno a 7.500 millones de euros al año por el exceso de liquidez con el que se quedan tras cumplir con los requisitos de capital y atender a las necesidades de inversión.

Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable