Dinero

Los bancos, “aliviados” por haber cobrado las comisiones a los clientes antes de que Sánchez anunciara el impuesto a la banca

En junio ha coincidido el recargo mensual, trimestral y semestral por mantenimiento de las cuentas

photo_camera Tarjetas de crédito.

Los españoles están teniendo que hacer frente al encarecimiento descontrolado de los precios desde hace varios meses. Y en junio se ha sumado el cobro de comisiones de los bancos a los clientes por el mantenimiento de las cuentas, un cargo que en las entidades celebran que se haya producido antes de que Pedro Sánchez anunciara el impuesto a la banca.

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes financieras, casi todos los bancos cobraron ya hace unas semanas los recargos por el mantenimiento de las cuentas corrientes a los clientes menos vinculados. 

En las entidades explican que junio y diciembre son los meses en los que más bancos aplican gastos, ya que se juntan los que cobran sus comisiones mensual, trimestral y semestralmente.

Los bancos respiran “aliviados”

Según las fuentes consultadas, las entidades admiten respirar “aliviadas” por haber cobrado las comisiones a los clientes antes de que Pedro Sánchez anunciara el impuesto a la banca. Porque así no puede haber interpretaciones equivocadas.

La tranquilidad es mayor después de las sospechas lanzadas por algunas asociaciones de consumidores, e incluso el señalamiento realizado por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero hacia las entidades, advirtiéndoles de que actuará contra ellas si repercuten el coste de la tasa en los clientes.

Recargos de hasta 60 euros en junio

Los clientes que estén bajo el programa de Santander One, pero que no cumplan los requisitos han pagado el pasado mes hasta 20 euros de comisión, que en este caso, la entidad que preside Ana Botín aplica con carácter mensual.

Si el cliente no cuenta con ningún producto contratado, ni tampoco con ingresos domiciliados ha abonado ya esos 20 euros, lo que hace que el gasto total de comisiones sea de 240 euros al año.

En el caso de que el cliente solo tenga ingresos, o solo un producto contratado, se le cobra 10 euros mensuales, 120 euros al año. Para no tener que pagar comisiones, el cliente debe, o bien domiciliar ingresos y tres recibos, o bien ingresos más el uso de tarjetas.

Versión on line

BBVA aplica una comisión trimestral de 40 euros a sus clientes menos vinculados. Esto hace que el cargo total del producto sea de 160 euros anuales.

 

En este caso, la entidad que preside Carlos Torres, establece como única condición para no pagar comisiones el domiciliar unos ingresos fijos, que puede ser una nómina de 800 euros al mes, o una pensión de 300 euros. También vale recibir transferencias periódicas que sumen 2.500 euros al trimestre.

No obstante, el banco dispone de una versión online sin comisiones, en la que no se aplican cargos aunque no se tengan ingresos domiciliados. En este caso, además, regala seis meses de suscripción a plataformas como Disney+ o Netflix.

Nómina domiciliada

CaixaBank también aplica comisiones trimestrales que pueden ir, desde los 15 euros para aquellos clientes que solo tengan domiciliada la nómina, hasta los 60 euros trimestrales si no cumplen ningún requisito, lo que eleva el coste a los 240 euros anuales.

Para evitar el cobro de comisiones es necesario, además, tener una nómina por un importe igual o superior a 600 euros, el uso de la tarjeta (con tres movimientos), más tres recibidos domiciliados.

Banco Sabadell carga hasta 30 euros trimestrales a los clientes de su cuenta Expansión que no cumplan condiciones (120 euros al año).

Para evitarlo, el cliente debe domiciliar una nómina o pensión de al menos 700 euros. Para los jóvenes, de entre 29 y 35 años, no es necesario tener ingresos domiciliados en la entidad.

Kutxabank y Unicaja cobran 30 euros trimestrales a quienes no cumplan condiciones de su cuenta nómina. En el caso de Bankinter, carga 22,5 euros al semestre por no cumplir condiciones.

ING también cobrará comisiones

ING se ha adelantado a la entrada en vigor del impuesto a la banca para anunciar que cobrará comisiones en sus cuentas a partir de noviembre salvo que se cumpla con una serie de requisitos de vinculación.

Era uno de los pocos bancos en España que hasta el momento no aplicaba comisiones por el mantenimiento de la cuenta, pero ahora rectifica ante la presión fiscal que quiere someter el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos a las entidades bancarias en los próximos dos ejercicios.

El Govern pende de un hilo tras cesar Pere Aragonès a su vicepresidente Jordi Puigneró

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?