Dinero

La baza de Sánchez para los recortes a funcionarios y pensionistas: les subirá cuando haya elecciones

Ha trasladado a los ministros que la congelación salarial es “asumible” ahora porque quedan tres años de legislatura y podrá luego “anotarse el tanto en campaña electoral”

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparece ante el Pleno del Senado, tras el parón estival.
photo_cameraEl presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparece ante el Pleno del Senado, tras el parón estival.

Pedro Sánchez ya sabe cómo gestionar junto al resto del Gobierno las protestas de funcionarios y pensionistas ante una congelación salarial el próximo ejercicio. El presidente considera que el desgaste es “asumible” en este momento porque no hay elecciones a la vista y en cambio sí podrá subirles en vísperas de un año electoral.

El vídeo del día

Garriga (Vox) justifica la moción como “un deber nacional”.

Hay que destacar que el equipo económico del Gobierno, encabezado por Nadia Calviño, ha abandonado el perfil bajo que mantenía desde finales de junio pasado para descender ahora en septiembre a la arena política e ir preparando el terreno social para los imprescindibles recortes que se avecinan en las cuentas públicas de 2021.

Esa es la consigna y la estrategia diseñada por Pedro Sánchez con su equipo de confianza en Moncloa.

Según confirman a Confidencial Digital fuentes del Ejecutivo, “se trata de ir calentando día a día los motores para hacer evidente la imperiosa necesidad de los recortes” que habrá que adoptar en los Presupuestos de 2021, después de que la evolución de la pandemia haya arrasado literalmente la economía española.

Esta estrategia responde al intento de Sánchez por evitar una contestación en la calle ante los inevitables ajustes, tras varios meses negando que fuera a acometer recortes. De paso, persigue también que el mensaje cale entre las filas de su socio de Gobierno, Podemos, que ya se ha posicionado junto a los sindicatos en contra los recortes.

No hay elecciones a la vista

En la cúpula económica del Gobierno reconocen que la realidad es que la nómina de los funcionarios se ha estirado y encogido en los últimos años al ritmo de las necesidades gubernamentales. Recuerdan que Rajoy les retiró una paga extra y posteriormente, al calor de nuevas elecciones, se les devolvió y se pactaron sucesivas subidas salariales.

Algo similar ocurrió con los pensionistas. El Gobierno mantuvo congeladas las pensiones de viudedad durante siete años en contra de lo que le marcaba la ley.

Durante todos esos años no se acordó de las viudas. La reforma de las pensiones de 2011 estableció que las pensiones de viudedad subirían del 52% de la base reguladora hasta el 60% para las personas mayores de 65 años que no perciban otra pensión pública.

En concreto, esta orden aparecía en la disposición adicional trigésima, introducida a petición de CiU. La ley obligaba a aplicar esta normativa de forma “progresiva y homogénea en un plazo de ocho años a partir del uno de enero de 2012”. Fue justo en ese momento cuando Rajoy accedió al Gobierno y decidió saltarse la ley.

Así transcurrieron siete años, con el cálculo congelado en el 52% de la base reguladora. No fue hasta 2018 cuando permitió el primer aumento de las pensiones de viudedad, con una subida hasta el 53%. La mayor parte del incremento lo dejó para 2019, que era año electoral y, además, era el final del margen que permitía la ley.

En concreto, la subida el año pasado fue muy importante, ya que alcanzó el 15,38%. Una revalorización que tendría que haber realizado progresivamente desde el año 2012 y que hubiese ayudado a muchas viudas que cobran la pensión mínima.

Subida en campaña electoral

Ahora, según reconocen a ECD fuentes del Gobierno, la estrategia de Pedro Sánchez es parecida. Moncloa ha tranquilizado a los ministros, sobre todo de Podemos, con el argumento de que el recorte a funcionarios y pensionistas es “asumible” ahora porque quedan al menos dos años de legislatura y no hay convocatoria electoral alguna a la vista.

Además, el Gobierno podrá insistir en el mensaje real de que los funcionarios y los pensionistas llevan tres años ganando poder adquisitivo y el próximo ejercicio tampoco lo van a perder en un escenario de inflación negativa o cercana a 0.

En cambio, Sánchez cuenta con una recuperación económica y de las cuentas públicas durante el próximo año, que permita recuperar la senda de las subidas a estos dos destacados colectivos de cara a 2022, hacia el final de la legislatura y en vísperas de unas nuevas elecciones, en las que podrá “anotarse el tanto en plena campaña electoral”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable