Dinero

BBVA compensa con 200 euros a 3.000 empleados por los gastos del teletrabajo

También ha facilitado al personal mesas, ordenadores y material de oficina. En septiembre pretende instaurar un modelo híbrido

Oficina del BBVA.
photo_cameraOficina del BBVA.

El confinamiento obligado desde el 16 de marzo ha obligado al mercado laboral español a dos grandes experimentos: los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y, para aquéllos que han podido mantenerse activos, el teletrabajo.

Aunque está por ver cómo termina todo el proceso, en muchas empresas y sectores ha resultado una sorpresa la capacidad que había de implementar este tipo de actividad sin perder productividad.

Ahora, el Gobierno quiere formalizar en un marco legal básico las condiciones en las que se podrá realizar este modelo de trabajo, que define como el que también habría podido realizarse en los locales del empresario pero se ejecuta habitualmente fuera de esos locales.

El proyecto del Ministerio de Trabajo se fija como objetivo establecer por ley que las empresas compensen a sus empleados por los gastos en que incurran cuando ejerzan su actividad en teletrabajo, una modalidad que apenas realizaba un 5% de los asalariados en España pero que durante los tres meses de confinamiento por la pandemia del coronavirus ha escalado hasta el 40%.

Compensación de 50 euros al mes

A la espera de la regulación del Gobierno, algunas empresas como BBVA han compensado a parte de los empleados de los servicios centrales que han tenido que quedarse en casa por la pandemia con una paga de una extra de 200 euros en los últimos cuatro meses, más un bono de alimentación.

Se calcula que esta modalidad de teletrabajo ha beneficiado durante la crisis a unos 3.000 trabajadores del banco que la habían adoptado incluso antes del confinamiento obligado.

La entidad ofrece un complemento de 50 euros al mes, 600 al año, y mantiene ayuda alimentaria o cheque comida por esta modalidad de empleo. El gasto de viajes, alojamientos y manutención por el desarrollo de sus funciones también están incluidos.

BBVA también ha puesto a disposición de los empleados que lo han solicitado, en concepto de depósito, un equipo informático y de comunicación, así como material de trabajo suficiente de conformidad con los cometidos propios de su puesto y las necesidades de su área.

Incluso, si el trabajador lo ha requerido, el banco le ha suministrado una mesa y una silla. El mantenimiento del equipo ha corrido también a cargo del servicio de soporte técnico de la entidad.

Una modalidad de teletrabajo desde 2011

Hay que recordar que el acuerdo para esta modalidad de teletrabajo en el banco se concretó en agosto de 2011 después de que BBVA realizara varias pruebas piloto con unos cien empleados en España. El banco ha ofrecido esta posibilidad a cerca de 20.000 trabajadores del grupo, sobre un total de 54.000.

Los resultados fueron positivos y, por esa razón, se desarrolló un acuerdo marco con los representantes de los trabajadores para que cualquier empleado del grupo, con la excepción de los que desempeñan su funciones en las sucursales, pudieran trabajar desde casa.

El objetivo principal que se planteaba entonces era que los empleados pudieran conciliar su vida profesional con la familiar.

El teletrabajo no modifica la relación laboral preexistente, ni las condiciones económicas y laborales de los trabajadores, que se mantienen en sus términos conforme al Convenio Colectivo de Banca y Acuerdos Colectivos de aplicación en la entidad. Por tanto, cobran lo mismo trabajen en la oficina en su domicilio.

Además, hace hincapié en que la decisión de hacer sus funciones sin acudir a la oficina tiene que ser voluntaria y reversible. “Esta modalidad tiene carácter voluntario, tanto para el empleado su aceptación, como para la empresa en su ofrecimiento; e igualmente es reversible para ambas partes”.

Es decir, que tanto la empresa como el empleado pueden decidir dar marcha atrás y pedir a la otra parte su incorporación a su lugar de trabajo convencional, ya sea porque lo requieran motivos de organización o porque la persona no se adapta a la nueva fórmula.

El empleado que teletrabaja continúa adscrito formalmente a la misma unidad en que venía desarrollando sus funciones con carácter previo.

El banco le exige que al menos el 10% de su jornada laboral la desarrolle en las instalaciones de la empresa. Además, le establece un horario flexible para que pueda asistir a través de medios tecnológicos a reuniones, cursos de formación o cualquier imprevisto.

Modelo híbrido de cara a septiembre

BBVA acaba de abrir los centros de trabajo de servicios centrales desde el 1 de julio para que algunos equipos comiencen a combinar el trabajo presencial y el remoto, aunque los empleados que necesiten seguir trabajando al 100% desde casa podrán hacerlo hasta septiembre.

El banco presidido por Carlos Torres utilizará los meses de verano para probar el modelo híbrido de cara a septiembre. El responsable de talento y cultura de BBVA, Carlos Casas, comentó recientemente los aprendizajes positivos de estos meses, como que el trabajo en remoto ha permitido mantener con éxito la actividad, sin disminuir la productividad.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?