Dinero

El bloqueo masivo a las cuentas de los chinos pone en riesgo 5.000 millones de depósitos en los bancos

Oleada de llamadas de grandes inversores advirtiendo de que retirarán fondos si no se les garantiza que su dinero no quedará retenido

Oficina del BBVA.
photo_cameraOficina del BBVA.

Los bancos españoles han comenzado a extremar las precauciones con los clientes chinos para evitar casos de blanqueo de capitales. La mayoría de las entidades han puesto en marcha un bloqueo masivo de cuentas bancarias de este colectivo en España. Unas actuaciones de control que han movilizado a los inversores del país asiático.

Tal y cómo reveló ECD hace unas semanas, con un importante eco mediático los días siguientes en varios digitales y tertulias de televisión, el bloqueo masivo de las cuentas bancarias impide a ciudadanos chinos realizar cualquier tipo de operación: ingresar dinero, retirar efectivo, ejecutar pagos o realizar transferencias.

Los casos más polémicos han afectado a BBVA. La entidad ha desarrollado protocolos de actuación y ha procedido a bloquear las cuentas a todos los clientes que realizan transferencias periódicas a China y a otros países de Asia “sin una justificación clara”.

Fuentes del banco que preside Carlos Torres insisten en que el procedimiento iniciado no es exclusivo de esta entidad, y que el resto del sector debe también aplicarlo, en cumplimiento de la Ley 10/2010 de Prevención de Blanqueo de Capitales.

Llamadas de inversores para retirar fondos

Así las cosas, según ha podido saber Confidencial Digital por directivos del sector financiero, la congelación masiva de cuentas bancarias en España está espantando a inversores chinos.

En varios bancos del país reconocen a ECD que están recibiendo “cientos de llamadas” desde China, de clientes que muestran “máxima preocupación” por los bloqueos de cuentas.

La mayoría son ciudadanos chinos que llegaron a España atraídos por el programa “visa de oro”, creado en 2013 para facilitar la entrada de inversores con más de medio millón de euros.

Desde entonces, España ha concedido casi 25.000 visados, que han captado cerca de 5.200 millones de euros. Una enorme cantidad de dinero en depósitos bancarios que ahora mismo se encuentra en riesgo.

Algunos de estos grandes inversores chinos son conscientes de que, como otros países de Europa ofrecen facilidades similares a los extranjeros extracomunitarios, se encuentran en condiciones de advertir al banco de que retirarán los fondos si no se les garantiza que su dinero no quedará retenido. Y así lo están transmitiendo de forma destacada.

Demandas contra BBVA, CaixaBank y Bankia

Por si esto fuera poco, la comunidad china residente en el país ha activado una ola de demandas contra los grandes bancos españoles. Algunas entidades han bloqueado masivamente las cuentas de ciudadanos chinos que no han aportado la documentación exigida para cumplir con la ley contra el blanqueo de capitales.

Según fuentes conocedoras del proceso, consultadas por ECD, comerciantes y empresarios chinos de toda España han comenzado a movilizarse para llevar a los tribunales a BBVA, Bankia y CaixaBank, por el bloqueo de sus cuentas.

El colectivo ha comenzado a gestionar reuniones con despachos de abogados y asociaciones de consumidores, para reclamar lo que consideran “una violación de la ley de protección de datos e, incluso, de los derechos fundamentales garantizados en la Constitución, como la no discriminación por motivos de origen”.

La comunidad china calcula que al menos unas 5.000 cuentas bancarias han sido cerradas, lo que ha ocasionado numerosos problemas entre los comerciantes, principalmente de Madrid.

Desbloqueo una vez presentada la documentación

Algunos afectados confirman a ECD que tiene las cuentas bloqueadas desde hace cuatro meses y aseguran que se mantienen gracias a préstamos de familia y amigos.

La forma de proceder es similar en todas las entidades. Cuando detectan movimientos sospechosos de blanqueo, como ingresos periódicos de grandes cantidades y posteriores transferencias al extranjero sin un motivo claro, proceden a bloquear todas las cuentas del cliente y no solo la que utiliza para realizar las operaciones.

Solo se produce el desbloqueo si el cliente presenta toda la información requerida. En el caso de los asalariados, deben mostrar su contrato, nómina y certificado de IRPF. Unos datos que, protestan en la comunidad china, no suelen exigir al resto de clientes.

La legalidad de los negocios regentados por chinos lleva meses en el punto de mira de las autoridades. La Audiencia Nacional acaba de abrir una investigación a ING, CaixaBank e Ibercaja por no haber realizado un “examen especial” sobre una operativa que utilizaba presuntamente las tres entidades para blanquear dinero procedente de actividades delictivas.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable