Dinero

CaixaBank reduce la apertura por la tarde del centenar de sucursales que abría Bankia

Solo atenderán al público los jueves en horario vespertino, cuando hasta ahora las ‘oficinas ágiles’ lo hacían cuatro días a la semana

Sucursal de CaixaBank.
photo_camera Sucursal de CaixaBank.

CaixaBank acaba con la apuesta de Bankia de abrir sucursales por la tarde. Un plan de cierres en horario vespertino que afectará a un centenar de oficinas que ha absorbido producto de la integración, y que serán convertidas en centros de transacciones que solo darán servicio principalmente por la mañana.

Como se ha conocido en los últimos días, la entidad catalana ha decidido poner fin al modelo de oficinas ágiles de Bankia. Una vez cerrado el acuerdo sobre el ERE y el cierre de sucursales con motivo de la absorción, ha redefinido todo el sistema operativo de la red.

Las 122 oficinas ágiles han dejado de funcionar como lo venían haciendo hasta ahora y han iniciado un proyecto para convertirse en centros de transformación transaccional, con el objetivo de adaptarse a los esquemas de distribución de CaixaBank.

Las oficinas ágiles de Bankia

Hay que recordar que Bankia fue una de las entidades pioneras en acabar con el modelo de sucursal tradicional.

En ese proceso paulatino fue dando pasos en la dirección de ir ofreciendo cada vez mayor servicio por las tardes a través de los cierres de oficinas de toda la vida menos rentables y recolocando a los empleados en aquellas, es decir en las ágiles y las de asesoramiento, que ya abrían después de comer.

Así las cosas, dentro de las oficinas perimetrales ligadas a las oficinas ágiles, Bankia fue seleccionando una serie de sucursales tradicionales que, por tamaño y por volumen, consideraba adecuadas para convertirlas en nuevas oficinas de asesoramiento. Se trataba de espacios grandes con un mínimo de unos 5 a 6 empleados.

En ellas, el objetivo era asesorar a los mejores clientes de Bankia. Aquellos con mayor vinculación y, por lo tanto, de mayor rentabilidad para la entidad. Pero también de los que presentaban mayor potencial de recorrido comercial (los no muy rentables en la actualidad, pero que por su perfil tienen condición de llegar a serlo).

Abrían sus puertas desde las ocho de la mañana hasta las siete de la tarde para los gestores de banca personal y banca de empresa, que lo hacen en horario partido y con dos opciones para elegir: de 8:00 a 14:00 y de 15:30 a 18:00 o de 9:00 a 15:00 horas y de 16:30 a 19:00.

Solo abrirán los jueves por la tarde

Ahora, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes financieras, CaixaBank ha constatado, tras la fusión con la entidad nacionalizada, que no hay demanda suficiente por parte de los clientes para mantener las sucursales abiertas todas las tardes.

De esta manera, la entidad catalana ha tomado la decisión de dejar de prestar servicio en las oficinas en horario partido con la única excepción de los jueves. El horario de atención al público quedará reducido de 8:15 a 14:15, y no hasta la seis de la tarde como hasta ahora.

Goirigolzarri veía demanda por la tarde

Hace apenas unos años, el ahora presidente de CaixaBank y entonces de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, defendía que existía demanda para abrir por las tardes. Aseguraba que, según datos internos, cuando se ha ofrecido a los clientes la apertura después de comer con las oficinas ágiles, un 20% ha manifestado que prefiere la tarde.

También aportaba otro dato. Un tercio de los clientes usan asiduamente el canal de Internet. Está creciendo y cambiando su composición. De forma creciente compran y requieren asesoramiento. Cuando se les pregunta también en qué horario quieren ser atendidos, los digitales demandan en un 40% el horario vespertino.

Trasvase de empleados para dar más servicio

Ese escenario exigió entonces a Bankia un análisis pormenorizado de las sucursales menos rentables para evaluar su cierre, si ese perímetro estaba debidamente cubierto, y además, con la posibilidad de dar a pocos metros un mayor servicio en horario partido.

El cierre de las sucursales menos rentables permitió también a Bankia el trasvase de empleados a las oficinas ágiles, que se implantaron en 2013 como un nuevo tipo de oficina que perseguía dar una respuesta rápida a aquellos clientes que presentaran mayor transaccionalidad.

Es decir, aquellos que fundamentalmente acuden al banco para realizar operaciones de caja, como sacar dinero, pagar de recibos, realizar ingresos, ordenar transferencias, consultar movimientos, modificar domiciliaciones o abonar impuestos.

El objetivo era concentrar en estas sucursales el negocio tradicional de ventanilla, que le permitiera abrir nuevas oficinas de asesoramiento en el espacio de las tradicionales.

Bankia fue aprovechando los cierres de estas perimetrales para que esos empleados fueran trasladados a esas sucursales de asesoramiento o a las ágiles, ambas con horario de apertura por la tarde.

Santiago Abascal: “Cada día que pasa este Gobierno merece ser censurado con más rotundidad”

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes