Dinero

Las cicatrices del turismo en Ibiza: faltan profesionales cualificados en hostelería y funcionarios

Los elevados alquileres y la temporalidad ahuyentan a los trabajadores que renuncian a instalarse en la isla

Hotel-discoteca Ushuaïa de Ibiza.
photo_camera Discoteca en Ibiza

Ibiza, con casi 50.000 habitantes, ha requerido durante décadas mano de obra peninsular para alimentar la industria turística que impulsó el modelo productivo de la isla balear en los años precovid. Tania González, directora de Adecco Ibiza, señala que "un 70% de los contratos en el ocio nocturno eran de gente que se desplazaba desde la península", esto se da en un sector que en 2019 generó un 35% del empleo de la isla, según datos de la Asociación Ocio de Ibiza. Sumado a ello, González recuerda la importancia de las discotecas para el turismo, ya que "son el principal reclamo para la llegada de viajeros".

También el sector público se ha nutrido de gente de fuera de la isla. Luis Apolinar, enfermero y presidente de CSIF Sanidad Ibiza, señala que en la zona "la mayoría de sanitarios, al igual que los policías o los funcionarios de prisiones y justicia" son peninsulares.

En 2021, el ocio nocturno está cerrado y el principal emisor de turistas a la isla, Reino Unido, no da luz verde a los viajes a España. Por ello, la economía de Ibiza alcanza un 45 % de crecimiento interanual, lejos del 65% que esperaba González a principios de año. 

Mas con los reveses, el fenómeno de requerir mano de obra peninsular se sigue dando, "pero no como en 2019" debido a la falta de actividad turística. Pero aún con la economía al ralentí, hay empleos esenciales para Ibiza que es difícil cubrir.

Funcionarios y camareros

Apolinar señala que en la isla los servidores públicos están en cuadro debido sobre todo a la carestía del alquiler. En el sector sanitario hay empleos especialmente tensionados, como" los anestesistas, los cirujanos y los médicos de familia". Estos últimos, según señala el enfermero, están gestionando carteras de "2.200 pacientes frente a los 1.600 recomendados". Si se cumpliera la prescripción se deberían sumar 20 profesionales a los 33 que actualmente forman la plantilla de los centros de salud de la isla. No es algo único de los sanitarios; policías, funcionarios de prisiones y de justicia también están en números mínimos.

Fuera del sector público, González señala que los perfiles deficitarios en la isla son "los sanitarios, desde auxiliares a médicos especialistas, técnicos de laboratorio (para realizar PCR a los turistas) y los relacionados con la hostelería". Estos últimos se demandan especialmente en la "categoría de cocina y sala, camareros y cocineros". Otros empleos con mucha pujanza son los mozos de almacén y los carretilleros, mas pueden cubrirse con nativos y residentes en la isla.

Nivel de vida

No ocurre lo mismo con los perfiles deficitarios. Hay un problema derivado de la "falta de oferta formativa", explica González. Esta se da en titulaciones universitarias y formación profesional. Por ello, los ibicencos se desplazan a Mallorca o a la Península donde estudian. El problema se da cuando no vuelve porque allí "los contratos son más estables y hay un nivel de vida más accesible".

Este último punto se debe al sempiterno problema de que "en la isla hay un alto precio del alquiler y excepto el sector de hostelería que tiene un convenio superior al de península, el resto son equitativos" explica González. Muchos peninsulares con perfiles deficitarios en Ibiza contactan con Adecco para trabajar en la isla pero acaban desistiendo al no encontrar alojamiento.

"Por una vivienda de dos habitaciones te piden 1000 euros de media y hay poca oferta a pesar de la caída del turismo. Los caseros aguantan los precios porque les sale más rentable el alquiler turístico, aunque tengan que esperar dos años", sentencia Apolinar sobre el asunto de la vivienda.

Para poner un parche al problema, desde CSIF piden que se equipare la insularidad en Ibiza con la Canaria, ya que en la isla no se goza de ventajas económicas pero el nivel de vida es muy caro. "Los funcionarios buscan puestos en otros sitios, y más ahora que hay tanto trabajo", resume la situación Apolinar, y se lamenta de que "muchos ven la isla como algo temporal, especialmente la gente joven".

Temporalidad

El alquiler no es el único culpable. A que los funcionarios no hagan carrera en Ibiza animan, por un lado la exigencia de saber catalán, y por otro que "hay una alta tasa de temporalidad en el sector público de la isla". No se cubren todas las plazas y Apolinar denuncia que "las bolsas de trabajo se agotan y se triplican turnos" y que "hay que hacer verdaderos esfuerzos para que todos los sanitarios puedan disfrutar de sus vacaciones.

En el sector privado la actividad también es temporal. González resume que el empleo sigue el ciclo de los hoteles que "abren 6 o 7 meses". Durante este tiempo es fácil encontrar trabajo con unos convenios en la hostelería que rondan 22.000 euros brutos anuales (muy superior a lo que se gana en la península), pero el resto del año no hay volumen de trabajo para los empleados que 'veranean' en Ibiza.

La tendencia a la temporalidad tiene su repercusión en la situación del mercado laboral actual, habiendo sido la agricultura y la construcción los sectores menos afectados por la destrucción de empleo debido a las restricciones de movilidad, según datos de PIMEEF (Federació de la Petita i Mitjana Empresa d'Eivissa i Formentera).

La baja seguridad laboral, como señala González, hace que muchos ibicencos opten por trabajar en la península, donde hay empleo todo el año.

El vídeo del día

Así se construye el avión supersónico silencioso X-59 de la NASA
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes