Dinero

Consejos financieros para la segunda ola de Coronavirus

Consejos financieros
photo_camera Consejos financieros

Con los retos afrontados este año, parece increíble ver que ya casi está por acabarse. Y al estar un mes de que se acabe, pensarlo da mucho que desear. Fueron muchos los planes que se atrasaron, muchos eventos los que se cancelaron y hasta muchas las personas que perdieron a seres queridos.

Entre tantos sentimientos encontrados, la palabra “caos” es una de las que mejor describe el 2020. Y el ámbito económico se podría describir precisamente con la misma palabra, ya que el PIB de España fue uno de los más bajos de Europa. No era de esperarse menos, debido a que fue sumamente difícil para la mayoría de las empresas y trabajadores generar los ingresos que estaban estipulados normalmente, porque no se pudo trabajar de la misma manera, ni tampoco había presupuesto para consumir de la misma manera.

Ahora que ha llegado la segunda ola y que parece quedarse hasta incluso el primer trimestre del 2021, es importante tener consideraciones económicas que ya se hayan aprendido durante la primera ola y que ayuden a mantener la estabilidad económica personal.

Factores económicos para tomar en cuenta

En estos momentos, puede que sea prácticamente imposible mejorar en gran medida la economía, para ello, es necesario implementar mucho más tiempo y más medidas. Lo que sí se puede hacer es considerar algunas variables y hacer pequeños cambios que puedan ayudar a mantener el equilibrio financiero y evitar agobios nuevamente.

  • Presupuesto estable: Puede sonar contradictorio tomando en cuenta la inestabilidad de la situación actual, pero no es imposible. Es importante realizar un presupuesto estable y lo menos variable posible para saber con exactitud cuáles son las limitaciones y hasta dónde se puede ser flexible a la hora de tomar alguna decisión económica que vaya a tener cierto impacto en el presupuesto.
  • Estimar egresos: Al realizar un presupuesto, los ingresos son importantes, pero la mayor de las prioridades debería estar en los egresos o gastos, ya que estos pueden desequilibrar el presupuesto más rápido de lo que los ingresos pueden estabilizarlo. En situaciones de crisis lo mejor es ahorrar la mayor cantidad de dinero que se pueda. Y esto se logra priorizando los egresos, eliminando los que no son indispensables y estimando un monto para aquellos egresos que se puedan presentar como imprevistos. Si se logra mantener un panorama exacto o muy parecido al planificado con la estimación de egresos, lo más seguro es que se logre ahorrar una cantidad al final de cada mes, siendo esto lo ideal.
  • Facilidades: Este factor es importante, pero siempre va a variar y no dependerá de cada individuo, sino de la situación. Sin importar de quién dependa, siempre hay que estar al tanto de las facilidades que el gobierno o algunas entidades financieras y bancos puedan ofrecer. Es importante saber si se pueden solicitar dichas ayudas que, muchas veces, suelen ser económicas y brindar beneficios adicionales si se cumple con los requisitos.
  • Vías alternas: Cuando se habla de vías alternas se puede decir que se podrían considerar otras maneras que puedan ser útiles para estabilizar el presupuesto. Esto quiere decir, por ejemplo, que la financiación como otra fuente de ingresos puede ser usada a favor de la estabilidad económica. Esto siempre y cuando se estime que el método de financiación elegido sea el más conveniente para el que lo solicita.
  • Opciones: Si se evalúa que un préstamo o crédito es lo más conveniente para estabilizar el presupuesto, lo mejor es realizar una pequeña búsqueda antes de solicitar y evitar tomar la primera oferta disponible, ya que la búsqueda de beneficios puede llevar su tiempo para garantizar que la decisión de solicitar financiación sea rentable. Para encontrar una oferta conveniente, se puede contar con el apoyo de comparadores financieros de confianza como Moneezy, que pueden facilitar y filtrar las opciones de búsqueda más rápidamente.
  • Tiempo: Mientras más rápido se pueda estimar dónde se situará la economía en un futuro cercano, la flexibilidad para tomar decisiones será mayor y, por ende, el resolver más rápido cualquier imprevisto que se presente será mucho más fácil.

 

En general, será complicado mantener un presupuesto estable, especialmente durante tiempos tan impredecibles como los de ahora. Sin embargo; se pueden hacer pequeños ajustes para que las consecuencias no sean tan desfavorables. Lo más importante siempre será la estimación de los egresos y el plantear un presupuesto lo más parecido a la realidad posible. De esta manera, las decisiones financieras que se tomen serán mucho más acertadas.

El vídeo del día

Casado pide a Sánchez respetar la decisión del Supremo sobre los presos.
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes