Dinero

El Corte Inglés propondrá una congelación de sueldos durante dos años tras el ERE

Condicionada a la evolución de las ventas, no eliminará las pagas extra y mantendrá el nivel de empleo fijo hasta 2023

Centro comercial de El Corte Inglés en el Paseo de la Castellana.
photo_camera Centro comercial de El Corte Inglés en el Paseo de la Castellana.

El Corte Inglés acaba de presentar el primer ERE de su historia. Una medida drástica que hasta ahora había conseguido evitar. Pero la cúpula de la compañía asume que la crisis por la combinación de las restricciones de la pandemia, y el cambio de hábitos de los consumidores, obligará a nuevos ajustes en los próximos años.

La intención inicial de la empresa que preside Marta Álvarez es que 3.000 trabajadores se acojan al ERE “de forma voluntaria”. Aproximadamente 500 procederán de servicios centrales y los 2.500 restantes saldrán de las tiendas. Algunos puntos de venta también cerrarán tras años arrastrando pérdidas.

En medio de este proceso, hay que recordar que unos días antes del anuncio del ERE de El Corte Inglés, la patronal del sector (Anged) había planteado una congelación salarial durante los próximos cuatro años y un aumento de domingos y festivos en los que se debía trabajar para las más de 200.000 personas que se rigen por el convenio de grandes almacenes.

El vídeo del día

Detenidos 6 miembros de una violenta banda en Valdilecha, Madrid

Condicionada a las ventas

Fuentes próximas a la dirección de El Corte Inglés explican a Confidencial Digital que la compañía asumirá el convenio que se pacte con los sindicatos en el sector de los grandes almacenes, pero está dispuesta a negociar con sus trabajadores algunos de los aspectos más lesivos como la propuesta de congelación salarial durante cuatro años.

Se tiene en cuenta que otras empresas del sector, como Carrefour, Ikea o Alcampo, no han acometido por ahora recortes de plantilla para afrontar el empuje de la venta online y la caída de las operaciones de compraventa presenciales. Por lo tanto, El Corte Inglés asume que la negociación con sus trabajadores se antoja más complicada.

Así, la compañía que preside Marta Álvarez propondrá que el nuevo convenio no sea de cuatro años como viene siendo habitual, sino de dos, debido al panorama cambiante del sector y a que el escenario va a ser entonces muy distinto al que se registra actualmente.

Además, El Corte Inglés está dispuesto a vincular las subidas a la evolución del consumo en los próximos años, y a incluir necesariamente las ventas online en el nuevo convenio porque se han convertido en una realidad insoslayable para todas las empresas del comercio, que han visto cómo se dispara su interés online durante la pandemia. 

No eliminará las pagas extra

Según las fuentes conocedoras de los planes de la empresa, otro de los compromisos de El Corte Inglés a cambio del ajuste salarial es renunciar a la eliminación de alguna de las pagas extra que perciben los empleados.

Los trabajadores reciben su salario anual distribuido en doce pagas mensuales más las pagas extras de verano y Navidad. El compromiso es el mantenimiento de la cuantía económica anual.

Hay que recordar que El Corte Inglés alcanzó el año pasado un acuerdo con el Comité Intercentros. Los trabajadores vieron incrementada su nómina mensual ya que se prorratearon dos de las pagas extras (las de abril y octubre), pasando a percibir 14 en vez de las 16 tradicionales del grupo.

Mantener el empleo hasta 2023

Las fuentes internas a las que ha tenido acceso ECD explican que la empresa también se ha mostrado abierta a plantear propuestas encaminadas al mantenimiento del empleo fijo al menos hasta 2023. Sin embargo, está por ver que pueda conseguir que el empleo se garantice más allá, o al menos que se mantenga en su morfología actual. 

Advierten de que las empresas de retail continúan teniendo demanda pero los perfiles que se necesitan ahora son algo diferentes: más mozos de almacén o especialistas en atención al cliente telemática, por ejemplo, y menos personal de tienda.

Rechazo a trabajar más festivos

Desde Fasga, sindicato mayoritario en El Corte Inglés, se reclama que el nuevo convenio incluya “incrementos salariales fijos sostenibles e incrementos variables en base a la productividad del sector”, además del mantenimiento del empleo y una vigencia de dos años.

También rechazan aumentar el número de domingos y festivos a trabajar. “Entre todos debemos de impulsar un sistema que permita la supervivencia de las empresas y, por consiguiente, garantizar el empleo. Pero esta transformación debe redundar en un empleo de calidad: mejores salarios, más seguridad y mayor conciliación”. 

Desde este sindicato se recuerda los esfuerzos que han realizado los empleados en el último año, tanto los que trabajaron en servicios esenciales durante las peores semanas de la pandemia como los afectados por ERTE, que han cobrado “tarde y mal” las prestaciones del SEPE.

El duro golpe de la pandemia

Fuentes internas de El Corte Inglés admiten a ECD que la compañía no pudo levantar el ejercicio pasado durante la campaña navideña, pese a que confiaba en que el largo periodo de descuentos iniciado con el Black Friday, que se ha extendido hasta las rebajas, podría salvar las ventas. 

Con las restricciones sobre el sector en marcha, la compañía descartó contratar personal en el periodo navideño por primera vez en su historia. Un dato que aventuraba los malos datos de facturación en este periodo. 

Además, durante la segunda y la tercera ola del coronavirus ha mantenido diferentes ERTEs aprobados conforme a las limitaciones al comercio que iban poniendo en marcha las distintas administraciones y que afectaban a las grandes superficies.

Tampoco se pasa por alto el cambio que está experimentando el sector a raíz de la crisis del coronavirus, con un incremento de más del 60% en la venta por internet o telefónica. Unos hábitos de consumo que han girado más hacia la omnicanalidad.

Rejuvenecer la plantilla

El grupo de grandes almacenes contaba en febrero de 2020, últimos datos públicos disponibles, más de 88.000 empleados, la mayoría de los cuales -56.000- son mujeres. 

De acuerdo con la pirámide de edad que dibuja la propia empresa en las cuentas, el 27,1% de los trabajadores superaban los 50 años, 4,1 puntos porcentuales más que un año antes. El grupo de edad más numeroso sigue siendo el de trabajadores entre los 30 y los 50 años, con un 58,4% del total, 3,5 puntos menos que en el ejercicio 2018. 

Estos datos dejan entrever un envejecimiento de la plantilla que se acrecienta cada año que pasa. Así, en la empresa defienden que un nuevo plan de salidas voluntarias incentivadas para las franjas de edad más mayores o las prejubilaciones podrían ser las mejores soluciones para “aligerar la estructura” con el ERE al tiempo que se rejuvenece. 

El Corte Inglés ha promovido durante los últimos años varios planes de este tipo para empleados desde los 58 años. Así por ejemplo, el grupo estableció uno de estos planes para aquellos trabajadores interesados en extinguir la relación laboral con los grandes almacenes. 

Estos empleados recibirían el 70% del salario neto hasta alcanzar la edad de 63 años más una prima de salida equivalente a seis meses de salario neto. Para poder adscribirse al plan era necesario, entre otros requisitos, haber trabajado durante al menos 15 años en la sociedad y contar en su vida laboral con 35 años de cotización efectiva.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?