Dinero

El Corte Inglés ultima un ERTE de 5.000 empleados por el cierre de centros con la pandemia

La clausura de grandes almacenes afecta ya a tres autonomías, una de ellas la más rentable para el grupo: Cataluña. No se comprometerá a pagar el 100% del sueldo

Edificio de El Corte Inglés del Paseo de la Castellana
photo_camera Edificio de El Corte Inglés del Paseo de la Castellana

El Corte Inglés se prepara para un nuevo ERTE por la pandemia. La compañía ha tratado de encontrar fórmulas para evitar otro expediente de regulación temporal de empleo, pero finalmente va a seguir la tendencia de todo el sector. Un plan de despidos temporales que, en su caso, afectará a las autonomías más afectadas por las restricciones sanitarias.

Firmas como H&M, Primark, Mango, Parfois o Carolina Herrera también ultiman ajustes, que afectarán a los empleados de las tiendas ubicadas en centros comerciales y a las grandes superficies de más de 800 metros cuadrados, que deben reducir su aforo en varias comunidades autónomas y, por lo tanto, personal.

La compañía textil sueca ha confirmado que cerrará trece de sus establecimientos en Cataluña y en otros seis aplicará reducción de la jornada a la plantilla. El resto de locales, siete, mantendrá su actividad. En Mango explican que las tiendas que se han visto obligadas a cerrar estarán afectadas por un ERTE mientras duren las restricciones.

Se verán afectados unos 5.000 empleados

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes conocedoras de los planes de la compañía, El Corte Inglés, una de las diez empresas con más facturación por ventas de España, estudia presentar en los próximos días un nuevo expediente de regulación temporal de empleo (ERTE).

El ajuste de plantilla afectará inicialmente a 5.000 trabajadores de la firma y se aplicará en las tiendas de la compañía localizadas en las autonomías que han decretado el cierre de los establecimientos comerciales para frenar los contagios, como es el caso de Cataluña (donde el grupo cuenta con los centros más rentables), Asturias y Castilla y León.

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD explican que la cifra definitiva se cerrará en los próximos días en función de las medidas restrictivas que se vayan aprobando en el resto de territorios para controlar la pandemia. “La situación es cambiante cada día”, admiten directivos de El Corte Inglés.

De hecho, la compañía se plantea que la duración inicial del ERTE sea de 14 días pero podrá ser prorrogable y extenderse a otras comunidades autónomas.

Un ERTE por fuerza mayor

A falta de concretar la cifra definitiva, la empresa tiene la intención de acogerse a un ERTE por fuerza mayor, que le permite un ahorro por la exoneración en las cuotas de los trabajadores a la Seguridad Social, y comunicará a la plantilla que la decisión se toma “con el objetivo de mantener el empleo”.

Es el planteamiento que ha trasladado a directivos de El Corte Inglés el despacho de cabecera de la empresa, Sagardoy Abogados, según ha podido confirmar ECD, que lleva varios días analizando las alternativas jurídicas más favorables. 

El vídeo del día

La pandemia de coronavirus suma cerca de 630.000 casos a nivel mundial.

También el departamento de Recursos Humanos del grupo está realizando cálculos sobre la plantilla para cerrar el alcance de la suspensión temporal de empleo y estudiar posibles recolocaciones en el área de alimentación, que no se vería afectada en ningún caso por las restricciones.

Fuentes internas del grupo explican, eso sí, que no se registra ahora una avalancha de trabajo en los supermercados, como la que se produjo en los momentos más duros de la pandemia en los meses de marzo y abril.

Además, a diferencia del ERTE de la pasada primavera, el grupo de grandes almacenes no se comprometerá esta vez a complementar las prestaciones por desempleo que ofrece el Gobierno (el 70% de la base reguladora del salario) para que sus empleados cobren el 100% de su sueldo durante el parón de la actividad.

Segundo ERTE tras el de marzo

Durante las semanas de confinamiento en las que el comercio estuvo cerrado, El Corte Inglés sólo pudo abrir el área de alimentación. Después, con la desescalada, se fueron abriendo distintas áreas en algunas regiones. En la Fase 1 se pudieron acotar zonas de atención al público pero de un máximo de 400 metros cuadrados.

La declaración del estado de alarma en todo el territorio nacional obligó a El Corte Inglés a presentar un ERTE a mediados de marzo, que afectó a 25.900 empleados. La mitad de los trabajadores se incorporaron a sus puestos a finales de mayo, cuando algunas comunidades pasaron a la Fase 2 y ya se permitía la apertura de los centros comerciales.

Entonces faltaban por pasar de fase Madrid y Barcelona, que suponen casi el 30% del peso del comercio, lo que retrasó un par de semanas la vuelta al trabajo del otro 50% de la plantilla, alrededor de 13.000 empleados.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?