Dinero

Crisis en el transporte: las empresas recurren a contratar camioneros de Latinoamérica por la falta de relevo generacional

La patronal advierte de que se van a necesitar 5.000 profesionales en los próximos tres años

photo_camera Un camión reposta en una gasolinera.

Con la Navidad, y el aumento del consumo, el transporte de mercancías pasa a ser percibido como un sector fundamental para la sociedad. Conseguir que todo tipo de productos -desde los alimentos hasta los dispositivos de última tecnología- lleguen a las tiendas y a los hogares españoles no es tarea fácil.

Sin embargo, el transporte por carretera de larga y media distancia atraviesa un momento delicado. Ramón Valdivia, vicepresidente ejecutivo de la Asociación de Transporte Internacional por Carretera (ASTIC), ha explicado a Confidencial Digital que “España lleva años sin cubrir el sector. En un país en el que se duplica la tasa de paro de la OCDE estamos perdiendo la fuerza productiva porque 1 de 4 trabajadores tiene menos de 50 años, y solo 2 de cada 100 son mujeres. Esta situación está obligando a abrir el mercado de trabajo a países de Latinoamérica”.

Ello implica que los empresarios se vean obligados a superar algunas trabas burocráticas, como el hecho de tener que ofertar los puestos en esos lugares, o conseguir los permisos necesarios para trabajar en España. Pese a todo, ya hay empresas en las que el 70% de sus nuevas contrataciones provienen de países como Cuba, Colombia, Perú, Ecuador o Argentina. Hace algunos años los camioneros originarios de países de la Unión Europea eran la primera opción de contratación extranjera, pero también se agotó esa vía, que a su vez fue sustituida por personal ucraniano, moldavo, ruso y bielorruso.

El problema del relevo generacional

El secretario general de la Confederación Española del Transporte de Mercancías (CETM), José María Quijano, achaca la problemática del relevo generacional a la demanda de trabajos más cercanos: “Muchas personas, a pesar de tener sus permisos vigentes, optan por dedicarse a otras ramas de la conducción ya que el transporte de mercancías de larga distancia significa estar días fuera de casa y alejado de la familia”.

Por su parte, desde ASTIC comentan que “los jóvenes prefieren ser riders y vivir cerca de su núcleo urbano ganando 800 euros al mes en vez de ser conductores y llegar hasta los 2.800€. El ocio es muy prioritario frente a lo que ocurría con otras generaciones. Con todo ello, en los próximos tres años se necesitan cubrir 5.000 puestos de trabajo en un sector en el que actualmente se están ofertando entre 10.000 y 14.000 desplazamientos”.

Asimismo, el desempeño del trabajo conlleva condiciones laborales complicadas. A nivel europeo, el principal motivo por el que las mujeres abandonan la profesión es por la inseguridad en las zonas de descanso, causa que baja hasta la tercera posición en el caso de los hombres.

“Es un trabajo duro porque hay instalaciones que no se han creado para descansar de forma segura. En ocasiones durante las cargas y descargas los empleados no tienen ni la adecuación para hacer sus necesidades”, asegura Ramón Valdivia.

La importancia de los transportistas

De acuerdo con los datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo el sector del transporte en España representa el 7,9% del PIB español. En este contexto, el 75% de las mercancías que se exportan e importan a la Unión Europea lo hacen por camión. Desde las patronales apuntan que “en las grandes urbes la población no podría vivir si no hubiera una buena conexión” por lo que el transporte por carretera es “un servicio estratégico para España”.

“Causa perplejidad e incertidumbre el trato que en ocasiones se nos otorga por parte de la Administración. Necesitamos una previsión de zonas seguras y de confort, y además estamos luchando para que -como ya ocurre en España- la Unión Europea prohíba que los conductores tengan que realizar la carga y descarga ellos mismos”, manifiestan en ASTIC.

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable