Dinero

Los trabajadores de las oficinas de Empleo echan la culpa del acoso en la calle a Yolanda Díaz

Atribuyen las protestas ciudadanas a las “falsas expectativas” que genera la ministra de Trabajo en sus comparecencias sobre el cobro de los afectados por ERTE

Oficina de empleo
photo_cameraOficina de empleo

Aumenta el clima de hostilidad hacia los funcionarios del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) ante el retraso que se está produciendo en el pago de prestaciones, especialmente a los inmersos en ERTE. Algunos afectados llevan casi tres meses sin cobrar. Los trabajadores echan la culpa del acoso en la calle a la ministra Yolanda Díaz.

Aseguran que la situación ha generado un clima de tensión entre los afectados, que ha dado lugar a episodios de hostilidad hacia empleados de las oficinas de Empleo, con amenazas verbales, situaciones de acoso e incluso intentos de agresión.

“La ministra genera falsas expectativas”

Fuentes internas del SEPE insisten en que miles de personas afectadas por un ERTE todavía siguen pendientes de recibir su prestación, pese a que, según remarca por ejemplo el sindicato CSIF, “la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, indica que esta cuestión está resuelta”.

Esta situación genera incertidumbre, decepción y, desde luego, vulnerabilidad en este colectivo de desempleados, que traslada su profundo malestar a los trabajadores del SEPE, que son quienes dan la cara con su trabajo diario ante la irresponsabilidad reiterada de las declaraciones políticas”, ha insistido el sindicato en las últimos días.

Los funcionarios pagan la frustración

El número de beneficiarios que no han cobrado sus prestaciones o las han cobrado mal no se conoce con precisión. Desde el pasado mes de abril, el Ministerio de Trabajo viene repitiendo que no hay más problema que el del volumen de expedientes que ha recaído sobre los trabajadores del SEPE.

Tal es así, que se suceden episodios puntuales de acoso a personal funcionario a la entrada de las oficinas de los servicios públicos de Empleo por parte de algunas personas que expresan así su profundo malestar y frustración.

Así ocurrió hace unos días, por ejemplo, en la oficina de la calle Mateu Enric Lladó, de Palma de Mallorca, donde incluso se tuvo que avisar a la policía varios días. Y no es un episodio puntual, se ha reproducido también en algunas otras provincias.

Retrasar apertura hasta cumplir con los pagos

Ante esta situación, el servicio de empleo todavía negocia con sus trabajadores cómo afrontar la reapertura de las oficinas al público.

No descarta que se retrase la apertura de sus puertas al público hasta verano, más tarde que otras áreas de la Administración Pública que comenzarán desde el próximo lunes a retomar la actividad.

Al menos, dado el caos y el clima de tensión, hasta que no se resuelva el problema del pago de las prestaciones pendientes a los cientos de miles de trabajadores que no han logrado cobrar su ERTE después de tres meses y no se estabilice el flujo normal del abono.

Los sindicatos alertan de que en muchas oficinas no está garantizada la presencia de vigilantes de seguridad, ya que la misma depende de las comunidades autónomas -en la mayoría de las oficinas el servicio estatal comparte dependencias como los servicios autonómicos- que no disponen de personal de seguridad.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?