Dinero

Los grandes empresarios catalanes van a ‘parar los pies’ a Artur Mas y su deriva independentista: “La situación se le ha ido de las manos”

Los grandes empresarios catalanes van a frenar en seco las aspiraciones independentistas de Artur Mas. Opinan que la situación "se le ha ido de las manos". Son defensores del mercado único español, en el que operan casi todos, y su preocupación es que importantes multinacionales, como Nissan o SEAT, opten por marcharse de Cataluña.

Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes empresariales catalanas, el mensaje inmediato que los empresarios van a transmitir a Artur Mas es claro: no están de acuerdo con su deriva independentista, por las graves consecuencias económicas que puede acarrear para Cataluña. Están dispuestos a hacer todo lo posible para ‘pararle los pies’.

Algunos de estos grandes patronos ya están forzando en privado al presidente de la Generalitat para que aparque sus proyectos soberanistas. “La situación se le ha ido de las manos”, asegura un importante directivo catalán consultado por ECD.

Tal cómo se contó en estas páginas –véalo aquí-, Artur Mas preguntó a las patronales catalanas sobre los efectos que una ofensiva independentista tendría sobre la inversión en Cataluña, alguien mal informado le dijo que no pasaría nada porque ya nadie invierte en la comunidad, y él se lo creyó.

Fuga masiva de multinacionales

La posibilidad de que gran número de multinacionales opten por abandonar Cataluña si Artur Mas insiste en sus planes independentistas, es una cuestión que ya se baraja entre altos directivos de grandes empresas catalanas.

Cataluña reúne un significativo número de multinacionales químicas, farmacéuticas, del automóvil, la electrónica, la informática, alimentación...

Compañías como Nissan, SEAT, Nestlé, Danone, Lidl o Sony, con plantas en la comunidad autónoma, se verían afectadas por la entrada en vigor de unos aranceles para las exportaciones, o el uso de una moneda distinta al euro, en caso de una separación de Cataluña del resto de España.

“Esta nueva situación elevaría los costes de manera importante a todas estas empresas, lo que llevaría a muchas de ellas a plantearse si les compensa o tiene sentido continuar en Cataluña”, explican las fuentes consultadas.

Además, difícilmente pueden integrar en su estrategia empresarial un troceamiento del mercado español, que para todos ellos es único.

 

Las empresas familiares catalanas

No se pasa por alto tampoco, entre destacados directivos catalanes, los casos de La Caixa y Banco Sabadell, donde dos tercios de su actividad están en el resto de España, por lo que cualquier alineamiento con el nacionalismo catalán sería letal para su negocio.

También se encuentran en esta misma situación empresas como Planeta, Puig, Codorníu y Freixenet.

Otras compañías, como Mango, Grifols, Abertis, Roca, Pronovias, Cementos Molins y Gas Natural, son menos dependientes del mercado español debido a las estrategias de internacionalización que han puesto en marcha en los últimos años. Estas empresas vendieron en 2011 más fuera de España (53%) que en el resto de comunidades autónomas.

No representa el sentir catalán

El sector empresarial de Cataluña considera que Mas se ha animado a enarbolar la bandera de la independencia tras la manifestación de la Diada catalana, que reunió en las calles de Barcelona a más de 600.000 personas (un millón y medio según los promotores).

Destacan que, aunque no hay que restar importancia a tales cifras, ése “no es el sentir de toda Cataluña. Y por eso hay que pararle los pies. Los mercados no entienden de política, y cualquier señal de ruptura, y más en este momento de crisis económica, puede ser negativo para las empresas catalanas”.

Artur Mas “no va a ninguna parte”

Los empresarios catalanes consultados por ECD coinciden en que la apuesta de Artur Mas “no va a ninguna parte”.

Están seguros de que la sociedad catalana rechazaría la independencia si se convocase un referéndum.

También consideran que Europa tumbaría el plan de la Generalitat de convertirse en un nuevo estado, ya que su reconocimiento debería lograr el voto favorable de todos los países miembros de la UE. “Una unanimidad que es prácticamente imposible”, concluyen.

Fuga de cerebros en Turquía

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?