Dinero

“Esquerra nos roba”, la reacción de los barones socialistas al pacto presupuestario con ERC

Han trasladado a Moncloa que devolver al Estado la recaudación del Impuesto de Patrimonio les arrebata a sus comunidades unos ingresos de 1.000 millones de euros

Gabriel Rufián con Adriana Lastra y Rafael Simancas
photo_camera Gabriel Rufián con Adriana Lastra y Rafael Simancas

Pedro Sánchez vuelve a incendiar al PSOE, poco después de que destacados dirigentes del partido criticaran hace unos días el pacto del Gobierno con Bildu. La nueva bronca en el partido se ha desatado por la propuesta de ERC para la armonización fiscal, que ha provocado la rebelión contra Moncloa de algunos presidentes autonómicos socialistas. 

Pese a que esa armonización fiscal afectaría a todas las comunidades, Esquerra ha vendido el acuerdo con el Gobierno central como un ataque solo contra la Comunidad de Madrid, a la que el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha calificado de “paraíso fiscal”.

Sin embargo, el planteamiento consistiría en subir los impuestos no solo a los madrileños, sino que implicaría igualar en todas las autonomías esos tributos o, al menos, fijar unas franjas que no se puedan rebasar ni al alza ni a la baja (unos topes máximos y mínimos de tributación a los que tendrían que ceñirse).

En la práctica, si esto se lleva adelante, supondrá una subida de impuestos para los contribuyentes de las comunidades con fiscalidad más baja -no sólo para los residentes en la Comunidad de Madrid-, pero también implicará una bajada para aquellas que tienen impuestos más altos, en las que los contribuyentes saldrán beneficiados.

Devolver al Estado el control de Patrimonio

Según fuentes conocedoras de la propuesta que negocian el Gobierno y ERC, el objetivo oculto de esa reforma es que el Estado se haga con el control del Impuesto de Patrimonio, tributo totalmente cedido ahora a las comunidades autónomas, y determinar desde el Ministerio de Hacienda qué impuestos sobre la riqueza se pagan a nivel estatal.

Ese planteamiento permitiría a su vez sortear la resistencia de Isabel Díaz Ayuso, quien se niega en redondo a cobrar este impuesto en la Comunidad de Madrid, pero a la vez fulminaría de un plumazo una competencia autonómica clave a nivel fiscal. 

La Ley de financiación otorga a las autonomías la capacidad de decidir sobre el mínimo exento del Impuesto de Patrimonio, sobre el tipo de gravamen y sobre sus deducciones o bonificaciones.

Claro mensaje a Moncloa: “ERC nos roba”

Así las cosas, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes próximas a varios líderes autonómicos socialistas, tres de los más destacados presidentes regionales del PSOE, Guillermo Fernández Vara, Emiliano García Page y Javier Lambán, se han dirigido a Pedro Sánchez para que descarte de inmediato la propuesta de ERC.

El mensaje que han hecho llegar al equipo del presidente en Moncloa, y a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, es contundente: “ERC nos roba”, en clara respuesta al eslogan-queja manejado durante años por los independentistas catalanes, con la frase “España nos roba”. 

El vídeo del día

Finaliza la misión de la sonda de calor interno de Marte

“Los que se quieren ir de España son ahora los que, solo con el objetivo de castigar a Madrid, pretenden decidir los impuestos de todos los españoles. Y, lo que es más incoherente, para conseguirlo plantean una recentralización”, protesta un destacado líder autonómico socialista.

Desde varias de las comunidades del PSOE han trasladado también al Gobierno que no van a tolerar el desarrollo de la propuesta en esos términos. “Armonización fiscal sí, pero recentralización de impuestos no”, proclaman.

El pacto les arrebata 1.000 millones de euros

Lo que está detrás es que el Impuesto de Patrimonio es un tributo cuya recaudación está cedida a las autonomías, y el año pasado recabó 1.130 millones de euros. Con amplias diferencias, ya que Madrid lo bonifica al 100% -e ingresó apenas tres millones-, frente a comunidades como Cataluña y Baleares que recaudaron en 2019 un 0,2% de su PIB.

Las fuentes consultadas por ECD recuerdan que un contribuyente con 800.000 euros de patrimonio, excluyendo los 300.000 de vivienda habitual, debería pagar cada año 1.164 euros en Aragón, 1.099 en Extremadura y 769,5 en Cataluña, frente a los 50 euros de La Rioja o los 0 en Madrid en el mismo caso.

Por ello, los presidentes autonómicos se oponen frontalmente a la medida lanzada por ERC: sus territorios, Extremadura, Castilla La Mancha y Aragón, cobran ese impuesto, pero, si se convierte en estatal, dejarán de percibirlo.

“Están obsesionados con castigar a Madrid”

Han transmitido también al presidente del Gobierno que la propuesta de Gabriel Rufián -apoyada por Pablo Iglesias- nace simplemente de “la obsesión de ambos por castigar a Madrid y a Díaz Ayuso”, algo que Page, Vara y Lambán tratan de evitar que asuma también Sánchez ya que esta vez sus propios territorios saldrían perjudicados.

La Comunidad de Madrid es la única región española que tiene bonificado al 100% ese impuesto, por lo que desde 2008 ningún contribuyente madrileño tiene que pagar nada por Patrimonio.

La ineficacia, las distorsiones y las duplicidades que generaba este impuesto, llevaron al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero a suprimirlo en 2008 a nivel estatal, pero en 2011, en plena crisis económica, el mismo Ejecutivo decidió recuperarlo, y se ha ido prorrogando cada año desde entonces, incluso durante los mandatos de Mariano Rajoy.

Así, si la armonización fiscal del Gobierno y ERC del Impuesto de Patrimonio prospera, serán los contribuyentes madrileños los más perjudicados por su puesta en marcha. En 2017, hubo 18.132 declarantes por este tributo en la región, con más de 9 millones de euros de media.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?