Dinero

Los estancos y las gasolineras lideran las bajas laborales durante la pandemia

Un informe elaborado por las mutuas de accidentes de trabajo sitúa la incidencia del coronavirus sobre los empleados de la hostelería en el 5,35%, por debajo de otros sectores como el comercio o el sanitario

Un hombre echa gasolina a su coche en una gasolinera
photo_camera Un hombre echa gasolina a su coche en una gasolinera

Cierre de bares y restaurantes como ha llevado a cabo Cataluña o limitaciones de aforos y restricciones de horarios como tiene vigentes el resto de España.  Entre otras, estas son algunas de las medidas que las administraciones han puesto en marcha para intentar contener el avance de la pandemia del coronavirus.

Prohibiciones tomadas en un primer momento sin conocimiento del enemigo vírico e invisible al que se enfrentaban y que, ahora, siete meses después del estallido de la crisis sanitaria, los datos ponen en cuestión.

En un informe realizado por las mutuas de accidentes de trabajo al que ha tenido acceso Confidencial Digital los números ponen blanco sobre negro.

Según estas estadísticas el sector de la restauración ha sido uno de los que menos bajas laborales por COVID-19 ha presentado entre sus trabajadores.  Destaca el caso de los bares donde, algo menos del 4% han solicitado la baja seguidos de los restaurantes, donde la cifra aumenta hasta cerca del 6% y el catering que supera el 7.6% de incidencia.

En la parte alta de la tabla llama la atención la incidencia del coronavirus en algunos comercios con personal de cara al público como los estancos donde uno de cada diez trabajadores se ha contagiado o las gasolineras cuya incidencia supera el 8,2%.

En los talleres de reparación de vehículos y las grandes superficies de ventas al por mayor también, pese a mostrar porcentajes de incidencia superiores al 5%, la incidencia es notablemente menor que en el resto de actividades comerciales.

En el informe también se recoge la situación que ha vivido y vive el sector sanitario durante la pandemia.  En este ámbito y acorde a los datos consultados por ECD las residencias son los lugares - el informe no habla de los hospitales ni centros de salud - donde los contagios laborales son, dramáticamente altos con una incidencia de casi el 38%.  Una cifra que duplica a la de las bajas tramitadas entre el personal de servicios sociales donde dos de cada diez trabajadores se han visto afectados.

Cifras que, si bien no muestran los datos reales de contagios en cada uno de los sectores, ya que las bajas laborales, en este caso y según las últimas directrices de algunas comunidades autónomas como es el caso de la Comunidad de Madrid, también contemplan aquellos trabajadores que deben encargarse de sus hijos en cuarentena por COVID-19.  Con todo y con ello sí que son un termómetro, aseguran desde la patronal de la hostelería en Madrid, de la situación interna que viven los negocios españoles.

Peligro entre familiares y amigos

Este lunes el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, dependiente del Ministerio de Sanidad, hacía público el último balance de contagios de COVID-19 desglosado por actividades y círculos sociales.

El vídeo del día

Ministro de Justicia sobre el rey emérito: “Si fuera llamado, vendría”.

Desde el departamento que dirige Fernando Simón ponen el foco en el ámbito laboral y social como las dos grandes esferas en las que se están registrando un mayor número de contagios.  

En la última semana más del 30% de los casos notificados correspondían al ámbito social.  Entre ellos destacan los brotes relacionados con reuniones familiares y de amigos que registraron más de 1.260 casos.

Y pese a que continúan produciéndose brotes en centros socio-sanitarios, algo más del 9% de los positivos, en las últimas semanas, también se observa un aumento de los brotes que se producen en residencias de estudiantes. 

Los contagios que tienen lugar en el ámbito laboral suponen el 10,9% de los notificados en esta última semana y el 8,9% de los casos.   De entre ellos destaca la fuerte incidencia sobre el sector empresarial y de la construcción así como el de los temporeros hortofructícolas.

¿Toque de queda?

Este martes la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ponía la posibilidad sobre la mesa: un toque de queda para cuando decaiga el Estado de Alarma en los nueve municipios de la región, incluida Madrid capital, y con él las restricciones de libre movimiento de los ciudadanos.  

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, tras el Consejo de Ministros, mostraba su predisposición a poner en marcha este toque de queda.  Pese a ello Illa aseguraba querer estudiar la medida con “detenimiento” para poder encarar jurídicamente esta nueva restricción y decía querer encontrar el consenso mayoritario con las comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial que se celebrará este jueves de manera telemática.

Desde la patronal de la hostelería madrileña aseguran a ECD que las restricciones hacia la hostelería “no son el foco de contagio”; en consecuencia, los hosteleros solicitan la relajación de las restricciones horarias así como la vuelta al consumo en las barras y la supresión de los aforos tanto en terrazas como en el interior de los locales. Aun con todo, los hosteleros, aseveran a este diario, no valoran “negativamente” la imposición de un toque de queda siempre y cuando, puntualizan, sea “como mínimo” a partir de las doce de la noche.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?