Dinero

Gestiones del Gobierno con el Santander para salvar a Dia en vísperas de las elecciones

Ana Botín se implicó en las negociaciones de última hora para desbloquear el acuerdo con la banca acreedora que evita el preconcurso de acreedores

Supermercado Día.
photo_cameraSupermercado Día.

El fondo Letterone, propietario de casi el 70% del capital de la cadena de supermercados Dia, logró in extremis un acuerdo con el Santander para refinanciar la deuda del grupo. De los 16 bancos acreedores, la entidad presidida por Ana Botín era la única que faltaba por convencer. El Gobierno se movilizó para salvar a la compañía.

El primer accionista de Dia, con un 69,76% del capital tras la opa lanzada sobre la cadena, y el Santander, el primer banco acreedor, habían mantenido contactos durante todo el fin de semana.

Sin embargo, a primera hora de la tarde de este lunes, el bloqueo seguía en el mismo punto. El Santander no aceptaba la negativa del magnate ruso, Mikhail Fridman, a amortizar deuda bancaria hasta 2023, mientras preveía repagar el bono de 305 millones que vence en julio.

La presión de Letterone sobre el Santander

Pero el tiempo se acababa. La cadena de distribución entraba en preconcurso de acreedores si el pacto no se cerraba a lo largo de este lunes. Letterone había venido presionando al Santander en los últimos días.

Por un lado, su posición en la negociación, que lleva produciéndose durante semanas, se había vuelto más fuerte después de conocerse el resultado de la opa, con la que ha alcanzado el 68,76% del capital de Dia.

Además, el fondo del magnate ruso reveló el pasado viernes un preacuerdo con 16 de sus 17 bancos acreedores, lo que dejaba al Santander solo en su negativa a firmar.

Mediación del Gobierno en vísperas del 26-M

Pues bien. Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes conocedoras de las conversaciones, miembros de la cúpula económica del Gobierno se movilizaron durante el fin de semana, pero sobre todo durante la jornada de este lunes, para que ambas partes se entendieran por el bien de la plantilla y de los accionistas.

Es el mensaje, aseguran, que se hizo llegar desde Moncloa y el Ministerio de Economía a la dirección del Santander.

Ante la avalancha de informaciones que apuntaban en los últimos días a un fracaso de las negociaciones, el Ejecutivo trasladó su máxima preocupación al entorno de Ana Botín. Sin la firma del Santander, Dia quedaba abocada al preconcurso de acreedores y, por extensión, ponía en peligro los más de 43.000 empleos directos e indirectos que mantiene el grupo.

El deseo del Gobierno era, además, evitar una crisis de graves consecuencias mediáticas y económicas en vísperas de las elecciones del próximo domingo, por lo que hizo también una llamada in extremis a la sensatez de ambas partes para alcanzar un acuerdo.

No se pasa por alto que la cadena de supermercados es el tercer mayor distribuidor en España, con más de 3.000 franquiciados y unos 1.000 proveedores.

En 2018 anunció pérdidas de 352 millones de euros y una importante caída en las ventas. En quiebra técnica desde que anunció estos resultados en diciembre, el arranque de este año no ha sido mucho mejor y hace unas semanas se anunciaron pérdidas de 144 millones.

Ana Botín se implicó en las negociaciones

De ahí que las negociaciones de última hora fueran al más alto nivel. Y con la irrupción de los primeros espadas de todas las partes implicadas, según explican a ECD fuentes conocedoras de las conversaciones.

Prueba de ello es que fue la propia presidenta del Santander, Ana Botín, la que oficializó públicamente el acuerdo, pocas horas antes del final del plazo. Fuentes financieras destacan que no es habitual que el banco anuncie este tipo de acuerdos, puesto que suele ser la otra parte la que da a conocer el pacto.

En su cuenta de Twitter, Botín afirmó que “finalmente el presidente de LetterOne se ha comprometido a trabajar para eliminar la discriminación entre bonistas y bancos de Dia, lo que creemos es un tratamiento justo. Santander, de manera responsable, ha decidido apoyar a Dia y sus empleados”.

El acuerdo es clave para la supervivencia de la cadena, que tenía hasta este lunes de plazo para convencer a los bancos si quería evitar el preconcurso de acreedores.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes