Dinero

El Gobierno busca compensar con los dos macropuentes de 2021 los festivos perdidos por el confinamiento

Destaca que el 12 de octubre (martes) es una “fiesta insustituible” y la sustitución del 8 de diciembre (miércoles) “no impediría encadenar cuatro días de descanso”

Calendario Laboral 2021.
photo_camera Calendario Laboral 2021.

El calendario laboral de 2021 permitirá dos “macropuentes” festivos en España, los llamados popularmente “acueductos”. Habrá también varios fines de semana largos. El Gobierno ha buscado compensar así los días de fiesta que los españoles no han podido disfrutar este año por el confinamiento.

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes del Ejecutivo, el Ministerio de Trabajo no ha incorporado la polémica reforma de los festivos, pero ha establecido una distribución que permita compensar en parte los días de fiesta que el estado de alarma por el coronavirus ha impedido disfrutar este año.

Por lo pronto, ha decidido mantener en su día el 12 de octubre (martes) porque es una “fiesta insustituible” y ha evitado también la sustitución del 8 de diciembre (miércoles), ya que “tampoco impediría encadenar cuatro días de descanso”.

En este último caso, disponiendo de un día laborable, será posible cogerse un “macropuente” de cinco días que abarque desde el 4 (sábado) al 8 de diciembre (miércoles, fiesta de la Inmaculada Concepción) ya que el 6 (lunes) será también festivo en toda España al celebrarse el Día de la Constitución.

Así, el calendario laboral de 2021 recoge 14 días de fiesta, como es habitual. Ocho festividades se celebran en toda España, mientras que cuatro las decide cada comunidad autónoma y otras dos corresponden a los ayuntamientos.

Los ocho festivos que se disfrutarán a nivel nacional son: 1 de enero (viernes, Año Nuevo), 6 de enero (miércoles, Epifanía del señor), 2 de abril (Viernes Santo), 1 de mayo (sábado, Fiesta del Trabajo), 12 de octubre (martes), Fiesta de la Hispanidad), 6 de diciembre (lunes, día de la Constitución), 8 de diciembre (miércoles, Inmaculada Concepción), 25 de diciembre (sábado, Natividad del Señor).

Dos puentes, sin tocar fiestas

Pese a permitir dos puentes festivos, el Gobierno de Pedro Sánchez va a esquivar el coste político que asumiría si acaba con esta histórica costumbre española, algo que el PP nunca llegó a aplicar cuando estaba en el poder.

Fue una promesa de Mariano Rajoy, que incumplió durante los siete años de Gobierno. En el discurso de investidura de 2011, se comprometió a que los días festivos que cayeran entre semana se trasladarían al lunes o al viernes más cercano, con el fin de suprimir los largos puentes, conocidos popularmente como acueductos.

Defendió en el Congreso de los Diputados que esa medida contribuiría a ahorrar costes, aumentar la competitividad de las empresas, y evitaría la sangría de “millones y millones de euros” que dejan de generarse cuando los españoles se van de puente.

El vídeo del día

Endesa lanza un 'megaplan' inversor de 25.000 millones a 2030.

Ahora, el Ejecutivo socialista no olvida que en algunas comunidades autónomas, y gobierna en muchas de ellas, existe una enorme resistencia a trasladar o suprimir sus fiestas locales, por el fuerte arraigo social que tienen.

Compensar los festivos no disfrutados

Hay que recordar que el Ejecutivo no se mostró partidario de trasladar los días festivos de Semana Santa, esto es el Jueves Santo (jornada no laborable en todas las comunidades autónomas, excepto Cataluña y Comunidad Valenciana) y el Viernes Santo (festivo nacional) a otro momento del año, a pesar de que el confinamiento de los trabajadores por el coronavirus impidió disfrutar de aquellos días de forma normal.

Este año, ambos festivos cayeron el 9 y el 10 de abril, y, aunque se mantuvieron como de descanso laboral para los trabajadores, hay que recordar que la restricción de movimientos en cumplimiento de las medidas del estado de alarma no permitió esta vez a millones de españoles su pleno disfrute.

Incluso, el Vaticano había planteado que las procesiones de Semana Santa se pudiesen trasladar al lunes 14 y martes 15 de septiembre.

Nunca se pensó en trasladar los festivos

Tal y cómo se contó entonces en ECD, la Dirección General de Trabajo no se planteó en ningún momento trasladar los festivos de Semana Santa, es decir, la opción de poder celebrarlos más adelante, una vez superado el estado de alarma y el confinamiento domiciliario.

Esa decisión depende del Ministerio de Trabajo, según se establece en el Estatuto de los Trabajadores, pero dada la situación excepcional que atravesaba el país, la última palabra la tenían en esta ocasión La Moncloa y el Ministerio de Sanidad.

Se respetan cuatro fiestas de ámbito nacional

El punto 2 del artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores es claro: “Las fiestas laborales, que tendrán carácter retribuido y no recuperable, no podrán exceder de catorce al año, de las cuales dos serán locales.

En cualquier caso se respetarán como fiestas de ámbito nacional las de la Natividad del Señor, Año Nuevo, 1 de mayo, como Fiesta del Trabajo, y 12 de octubre, como Fiesta Nacional de España.

Respetando las expresadas en el párrafo anterior, el Gobierno podrá trasladar a los lunes todas las fiestas de ámbito nacional que tengan lugar entre semana, siendo, en todo caso, objeto de traslado al lunes inmediatamente posterior el descanso laboral correspondiente a las fiestas que coincidan con domingo”.

El Jueves y el Viernes Santo eran sustituibles

Fuentes sindicales explicaban en aquel momento a ECD que ni el Jueves ni el Viernes Santo se incluyen entre los días que el Estatuto de los Trabajadores recoge como fiestas de ámbito nacional que deban mantenerse. No así el 1 de mayo, otro de los festivos que coincidió con el confinamiento pero se encuentran entre las “fiestas insustituibles”.

Además, los representantes de los trabajadores recordaban que la fecha propuesta por el Vaticano para poder trasladar las procesiones de Semana Santa al mes de septiembre coincide precisamente con un lunes (14 de septiembre).

Así, el Gobierno hubiera podido hacer uso en este caso de la facultad de traslado al lunes de todas las fiestas de ámbito nacional que tengan lugar entre semana que prevé el Estatuto de los Trabajadores.

14 días no laborables al año

Hay que tener en cuenta que, a los 12 días festivos autonómicos y estatales, cada municipio puede declarar otros 2 días festivos en el año.

España es uno de los países con más días no laborables de Europa, 14 festivos al año. Se recogen 10 días festivos de carácter nacional, 2 autonómicos y 2 locales. Supera a Austria (13), Alemania (12), Bélgica, Italia y Francia (11 cada uno), Reino Unido e Irlanda (9) y Holanda (8).

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes