Dinero

Los bancos están dispuestos a deslocalizar sedes como respuesta al impuesto a la banca anunciado por Sánchez

Han trasladado al Gobierno que no les quedará otro remedio para reducir costes y Moncloa ha respondido amenazando con derogar el decreto que permite cambios de domicilio de forma rápida

Pedro Sánchez.
photo_camera Pedro Sánchez.

Los bancos han roto con Pedro Sánchez. Pese a la comedida reacción en público por ahora, y la colaboración durante la pandemia, las grandes entidades financieras del país han trasladado en privado un claro mensaje al Gobierno: están dispuestas a deslocalizar sedes como respuesta al impuesto a la banca anunciado por el presidente.

En un tono conciliador, pero en un claro ‘aviso a navegantes’, los altos ejecutivos de varios grandes bancos han recordado al equipo económico de Sánchez que las entidades se encuentran en condiciones de abandonar España en 24 horas si la nueva tasa que planea el Ejecutivo afecta negativamente a sus balances, según ha podido confirmar Confidencial Digital por fuentes conocedoras de las conversaciones.

El Gobierno de Mariano Rajoy aprobó, tras el referéndum del 1 de octubre en Cataluña, un decreto ley que permite cambios de domicilio social de forma exprés.

Se trata de una normativa que libera a las empresas de tener que convocar a las juntas de accionistas para trasladar la sede y fija que es suficiente con una aprobación avalada por el consejo de administración. Por tanto, un proceso que solía tardar semanas y debía someterse a una incierta votación en la junta, se puede ejecutar ahora en poco más de un día.

Hay que recordar que más de 3.000 empresas con sede en Cataluña aprovecharon este nuevo marco legal para abandonar la comunidad por la deriva independentista.

Amenazan con cambiar la estructura legal

Fuentes financieras de alto nivel, a las ha tenido acceso ECD, aseguran que algunos bancos han llegado a concretar, en los contactos mantenidos de urgencia en las últimas horas con el Ministerio de Economía que, si finalmente se crea esta figura, modificarán su estructura legal en España.

Critican que la eventual subida de tipos de interés del BCE, argumentada por Sánchez para imponer el impuesto, no asegura necesariamente una mejora de la rentabilidad de los bancos, “ni se traduce en beneficios extraordinarios, sino que responde a la subida de la inflación y puede provocar una menor actividad económica”.

Aseguran que la banca también va a sufrir los costes de la inflación y recuerdan que unos tipos más altos suponen unos créditos más caros, que pueden provocar que la tasa de morosidad aumente y que los bancos tengan que hacer mayores provisiones. “El crédito se va a moderar y además se va a encarecer”, explican en una de las entidades.

“Parece una cosa completamente improvisada”

Por si fuera poco, tal y cómo ha denunciado públicamente la Asociación Española de Banca (AEB), “el sector no ha sido consultado ni informado a pesar de mantener un diálogo permanente con el Gobierno”.

 

La banca ha echado de menos una explicación de cómo se va a poner en marcha y también han echado en falta que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, explicará después algún detalle más. “Parece una cosa completamente improvisada”, comentan fuentes del sector bancario.

Desde el Gobierno apuntan que todavía no está definido el impuesto, que lo están creando. No obstante, la ministra ha apuntado que el impuesto será para las entidades que facturen más de 1.000 millones de euros.

Derogar el decreto para cambiar sedes

En varias entidades financieras revelan a ECD que la dura advertencia de la banca no ha sido entendida por el equipo del presidente. Pese a que se comprende la oposición de las entidades, el entorno de Sánchez justifica que el Gobierno representa el interés general y no el particular de los banqueros y que, por lo tanto, “se pondrá el impuesto”.

Hasta el punto de que ha llegado a amenazar a los bancos con derogar este decreto que facilita los cambios de sedes. Un anuncio que los presentes relacionaron con uno de los puntos de la llamada “agenda del reencuentro” de Pedro Sánchez con Cataluña, y que tratará de sacar adelante en los próximos meses en un claro gesto de normalización de relaciones con el Govern de Pere Aragonès.

“No me preocupa la caída en Bolsa”

Una reacción en línea con la que ha protagonizado el propio Sánchez este miércoles en la respuesta al portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, durante la segunda jornada del Debate sobre el Estado de la Nación. El anuncio del presidente provocó el día anterior el desplome de los bancos en Bolsa, que se dejaron 5.300 millones de euros.

Un fuerte impacto económico que el jefe del Ejecutivo se encargó de minimizar en el debate. “Tampoco me preocuparía por la evolución en Bolsa”, aseguró. Añadió además que los nuevos impuestos no suponen “estigmatizar a nadie”. Señaló que si “la Administración está dispuesta a dar un paso para proteger a familias y empresas, las grandes compañías que se están viendo beneficiadas tendrán que contribuir”.

La experiencia de CaixaBank y Sabadell

Según las fuentes consultadas, los altos ejecutivos han hecho saber también al equipo económico del presidente que la experiencia de CaixaBank y Sabadell, con su salida por la vía rápida de Cataluña, ha demostrado que “no se trata tampoco de un proceso tan traumático”.

Por lo pronto, el principal cambio operativo que han sufrido es que la obligatoriedad de convocar sus consejos de administración en sus nuevos domicilios sociales, donde también presentan sus resultados desde que abandonaron Barcelona. En cambio, destacan que las plantillas apenas se han visto afectadas por la deslocalización de las sedes.

Arabia Saudi 1-2 México
                Copa Mundial de la FIFA Catar 2022                

México se queda fuera del Mundial por un gol
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?