Dinero

El Gobierno frena un movimiento de Air France para arrebatar Air Europa a Iberia

La compra todavía no está cerrada y la aerolínea francesa, con la ayuda de Macron, está dando pasos en Bruselas para hacerse con la compañía de Globalia

Avión de Air Europa.
photo_cameraAvión de Air Europa.

El Gobierno está preparando ayudas financieras urgentes a Iberia para impedir su asfixia económica por el parón de la actividad aérea como consecuencia del estado de alarma. Sin embargo, la mayor preocupación ahora mismo del Ejecutivo es que la aerolínea de bandera española cierre cuanto antes la compra de Air Europa, ante la creciente amenaza de Air France.

El vídeo del día

La pandemia de coronavirus supera los 43 millones de casos con 1,15 millones de muertos.

La postura del Ministerio de Transportes ha sido hasta el momento la de esperar a que la Comisión Europea termine de perfilar el nuevo marco legal de ayudas públicas a empresas estratégicas, que hasta la crisis del coronavirus estaban muy limitadas por sus efectos sobre la libre competencia. 

Iberia y Vueling, las compañías aéreas españolas pertenecientes al consorcio IAG, que también incluye a British Airways, han suscrito en los últimos días sendos créditos sindicados con varias entidades bancarias por 1.010 millones de euros, para hacer frente al impacto de la pandemia del coronavirus, que les obliga a mantener parada la mayor parte de su flota, según comunicó IAG el pasado viernes a la CNMV.

Ambos créditos, a cinco años, están condicionados a que los avale el Instituto de Crédito Oficial (ICO), “siendo dicha concesión condición necesaria para la disposición de las mismas”, según señaló IAG. 

Fuentes del sector a las que ha tenido acceso Confidencial Digital confirman que Iberia y el departamento que dirige José Luis Ábalos han venido manteniendo contactos para asegurarse este aval del ICO, en el marco de las medidas adoptadas por el Gobierno para facilitar liquidez a las empresas afectadas por la pandemia

Macron sale al rescate de Air France

Sin embargo, otros países se han adelantado ya a ofrecer esas ayudas a sus aerolíneas, ante la necesidad urgente de liquidez. Francia salió hace más de una semana al rescate de Air France, con una ayuda de 10.000 millones. 

La ayuda estatal ascenderá a 7.000 millones de euros: 4.000 millones serán préstamos bancarios garantizados por el Estado en un 90%. Los otros 3.000 millones consistirán en préstamos directos excepcionales del Estado, en su calidad de accionista (posee el 14% de la aerolínea).

La compra de Air Europa no está cerrada

La inyección de liquidez del Gobierno a Air France inquieta en el Ejecutivo español, según ha podido saber ECD por fuentes del sector, porque Iberia todavía tiene que cerrar la compra de Air Europa, y está pendiente del permiso de las autoridades de competencia europeas.

Una de las claves que explica la toma de Air Europa por Iberia es precisamente evitar que cualquier otro rival, especialmente Air France, compre la compañía y dispute el dominio del ‘hub’ de Madrid y de las rutas a Latinoamérica. 

El holding IAG entró en la crisis del Covid-19 con efectivo y líneas de crédito no dispuestas por 9.300 millones. Ahora mantiene la apuesta del fortalecimiento de Iberia, mientras ha tomado otras decisiones como la suspensión del dividendo complementario.

Renegociar el precio de la operación

Fuentes del Gobierno consultadas por ECD reconocen esa “preocupación” por que la operación se cierre cuanto antes, sin esperar al segundo semestre del año, cuando estaba previsto que las autoridades europeas diesen el visto bueno a la compra. Cuentan que están presionando a la Comisión para una urgente supervisión del expediente.

En los contactos que el Ministerio de Transportes mantiene con Iberia y con Air Europa está apremiando también a ambas partes para que alcancen un acuerdo sobre el precio final de la transacción. 

Iberia sigue adelante con la adquisición, pero tanto la compañía española como IAG son conscientes del deterioro que está sufriendo Air Europa debido a la crisis del coronavirus.

Ambas compañías pactaron el pasado mes de noviembre un único pago de 1.000 millones en efectivo por Air Europa. Un escenario que mejoraba la posible oferta en distintos plazos con la que Air France había tanteado a Globalia.

Por ello, en el Ejecutivo se tiene en cuenta que un paso atrás en la operación con Iberia dejaría a Air Europa en el escaparate posiblemente a precio de saldo.

Air France supone una amenaza real

No se pasa por alto que el Gobierno de Macron ya salió en defensa de su aerolínea de bandera, Air France, tras anunciarse por parte de Iberia la compra de Air Europa. 

Desde entonces, Francia ha intensificado sus contactos diplomáticos con la Comisión Europea, a través de su embajada en Bruselas, para resucitar las dudas sobre la ‘españolidad’ de Iberia después del Brexit.

Air France, reforzada en su alianza con la holandesa KLM, ha desplegado toda una batería de contactos, a través de la embajada de Francia en Bruselas, para impulsar el ‘lobby’ que viene desarrollando en la capital europea.

El mensaje que Air France está trasladando a altos cargos de la UE se apoya en la normativa comunitaria de transporte aéreo, que impide los vuelos internos dentro del espacio de la Unión a las compañías que no cuenten con una mayoría de capital comunitario.

Es lo que podría suceder con Iberia y Vueling si IAG, como accionista de control, pierde su pasaporte europeo con el Brexit. La compañía española no podría operar en ese caso ni siquiera el puente aéreo Madrid-Barcelona, ya que no podría conectar vuelos domésticos ni conectar países de la Unión Europea.

Por todo ello, según las fuentes consultadas por ECD, la ofensiva de Air France tiene un fuerte calado político.

Ofensiva sobre Barajas

Ahora, Francia ha intensificado su ofensiva diplomática para intentar desmontar o, cuando menos, alterar la estabilidad del ‘hub’ que Iberia tiene en el aeropuerto de Barajas para sus vuelos internacionales.

Considera que, si contribuye a alimentar la incertidumbre sobre la españolidad de Iberia, provocando que cale la idea de que se trata de una empresa extracomunitaria, las opciones de Air France para lanzar una ofensiva sobre Air Europa serán mucho mayores.

Fuentes del sector consultadas por ECD destacan que este es el verdadero peligro para la aerolínea española, y el principal quebradero de cabeza del Gobierno de Pedro Sánchez a la hora de buscar una salida de emergencia que garantice la plenitud operativa de Iberia tras consumarse el Brexit el pasado 31 de enero.

Se ha descartado la nacionalización

En todo caso, las ayudas del Gobierno a Iberia serían en forma de préstamos blandos con las garantías del ICO, y no implicarían entrar en el capital de la aerolínea. 

El Ejecutivo está siguiendo muy de cerca toda la situación del transporte, pero se ha descartado cualquier operación de nacionalización, según confirman a ECD en el departamento que dirige José Luis Ábalos.

Estos préstamos iniciales podrían dar paso posteriormente a ayudas directas del Estado, si así se contemplan en el nuevo marco legislativo europeo.

Iberia bloqueó a Air France con Air Europa

Fuentes del sector recuerdan a ECD que las maniobras de Francia son una “venganza” contra Iberia por la fallida compra de Air Europa.

Iberia, a través de su matriz IAG, bloqueó a principios de noviembre una gran operación de la franco-holandesa Air France-KLM con quien iba a ser su socio en América Latina: Air Europa.

Air Europa había firmado un acuerdo de ‘joint venture’ con Air France-KLM para volar a América Latina. Lo hizo tras fracasar a comienzos del año pasado el pacto que había sellado previamente con Ryanair.

América Latina

La alianza con la franco-holandesa tenía el objetivo de mejorar las conexiones a través de vuelos directos entre Europa y América Latina, ampliar la oferta de ambas aerolíneas, y empezar a operar nuevas rutas.

La aerolínea propiedad de Globalia trataba de plantar cara a Iberia, que ahora trata de hacerse con el 100% de su capital, después de que ésta anunciara un aumento de su oferta con Brasil, Ecuador, Colombia, México, Perú y Uruguay. Este movimiento convirtió a Iberia en la primera aerolínea en alcanzar el récord de 300 vuelos semanales entre España y Latinoamérica.

Con esta operación de compra, IAG se quitaba finalmente de encima a un competidor directo y eliminaba la posibilidad de que Air France pudiera pujar por ella.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes