Dinero

El Gobierno no tiene dinero: los funcionarios no han cobrado la subida de 100 euros prometida para julio

Tres millones de empleados públicos debían haber recibido hace dos meses el incremento ligado al PIB. Hacienda alega que no ha podido programar la nómina de agosto

Funcionarios en una oficina de la administración.
photo_cameraFuncionarios en una oficina de la administración.

No sólo las comunidades autónomas se están viendo afectadas por la decisión del Gobierno en funciones de retrasarles la transferencia de los 7.000 millones de las entregas a cuenta. Los funcionarios tampoco han cobrado todavía una subida de sueldo prometida para julio.

Tal y cómo se reveló en ECD la semana pasada, Bruselas investiga si el Ejecutivo se ha gastado el dinero de las autonomías en los polémicos decretos de los “viernes sociales”. La UE reclamará a España que justifique de dónde han salido los fondos para permisos de paternidad, subsidios a parados mayores de 52 años, ayudas al alquiler… por si proceden del dinero destinado a las CCAA.

Por si esto fuera poco, el Gobierno en funciones lleva dos meses sin abonar a los funcionarios una subida de sueldo que estaba comprometida para el 1 de julio.

Hacienda y los sindicatos formalizaron el pasado 14 de junio el incremento salarial del 0,25% a los empleados públicos, y la ministra María Jesús Montero confirmó entonces que estaba previsto incluir el alza en la nómina de julio.

El Ministerio tenía todavía que formalizar la subida en un Consejo de Ministros, por lo que no estaba claro en qué mes llegaría el alza a la nómina de los trabajadores, aunque en todo caso con efectos de 1 de julio.

La programación de las nóminas de julio y agosto

Pues bien. Según ha podido saber Confidencial Digital, por fuentes de la Administración conocedoras del proceso, tres meses después de la fecha prometida por el Gobierno los empleados públicos no han cobrado el incremento, de unos 100 euros de media.

El argumento que esgrime Hacienda es que las nóminas de julio y agosto se programan prácticamente a la vez en los servicios de habilitación de los ministerios, y esa circunstancia ha dificultado la actualización de los pagos durante los dos meses de verano.

El Gobierno se comprometió a la subida en julio

En principio, Hacienda tenía que elevar el sueldo de los funcionarios un 0,25% adicional a partir del 1 de julio.

Esta mejora se suma al 2,25% que ya subieron los sueldos anuales de los funcionarios a principios de año, todo ello fruto de la negociación que los sindicatos iniciaron con el anterior ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y que asumió después el Gobierno del PSOE.

El acuerdo estableció un incremento variable del 0,5% anual, del que la mitad, esto es, el 0,25%, quedó ligado a la evolución de la economía y se aplicaría en la nómina de julio. El Producto Interior Bruto (PIB) debía crecer concretamente un 2,5% el pasado año.

Como la cifra final de contabilidad nacional ha elevado el avance de la economía al 2,6% en 2018, los funcionarios debían ver incrementado su sueldo anual en un 0,25% desde julio.

Los problemas de un Gobierno en funciones

Tal y cómo se contó en ECD en junio, la subida de sueldo el 1 de julio prometida a los tres millones de funcionarios corría peligro. El Gobierno de Pedro Sánchez, que se encuentra en funciones desde que se celebraron las elecciones generales el pasado 28 de abril, estaba encontrando obstáculos para tramitar el incremento.

El procedimiento exige que el Ejecutivo habilite esa subida a través de un acuerdo del Consejo de Ministros.

El Gobierno tendría que haber llevado a cabo la aprobación del incremento de gasto en la reunión del viernes 14 de junio, como muy tarde, para que entrara en vigor el 1 de julio. El motivo de esta urgencia es que las nóminas se cierran en la primera quincena del mes anterior.

Sin instrucciones para incluir el aumento

A día de hoy, según los técnicos consultados por ECD, los responsables de la confección de las nóminas en los diferentes ministerios, consejerías autonómicas y ayuntamientos todavía no han ejecutado la subida. Hacienda no ha dado instrucciones para incluir el aumento en los pagos… ni en la nómina de septiembre.

En el Ministerio habían surgido dudas sobre que el Consejo de Ministros pudiera dar luz verde al incremento al tratarse de un Gobierno en funciones, puesto que la financiación de la medida exige un incremento del gasto de casi 400 millones.

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD ya advirtieron de que, sólo en el caso de que se formase un nuevo Gobierno antes del 15 de junio -algo que no se produjo-, habría tiempo para que un Ejecutivo con plenas facultades dictase la subida para que tuviera efectos a 1 de julio.

Tres millones de funcionarios perjudicados

Así las cosas, el retraso está perjudicando a alrededor de 500.000 empleados públicos pertenecientes a la Administración General del Estado -funcionarios, personal laboral y eventuales-. Es decir, a aquellos que prestan servicio en los ministerios, así como a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

También afecta a los funcionarios de las comunidades autónomas y de los ayuntamientos. Todos ellos están a la espera de la decisión definitiva del Estado para poder aplicar los incrementos salariales en los organismos locales, lo que tiene a la espera a más de tres millones de empleados públicos en todo el país.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?