Dinero

“¿Presidente, vas a cambiar el modelo de Estado?”. La alarmada pregunta de grandes empresarios a Sánchez

Altos ejecutivos del Ibex han querido saber si se ha puesto en marcha el plan de Pablo Iglesias para acabar con la Monarquía y establecer una “nueva República”

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i); habla con secretario general de UGT, Pepe Álvarez (d), tras ofrecer una conferencia bajo el título 'España puede. Recuperación, Transformación, Resiliencia
photo_cameraEl presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i); habla con secretario general de UGT, Pepe Álvarez (d), tras ofrecer una conferencia bajo el título 'España puede. Recuperación, Transformación, Resiliencia

Los comentarios del ministro de Justicia sobre la “crisis constituyente” que -según él- sufre España, y su sugerencia implícita de que hay que ir a otro modelo de Estado, han movilizado en las últimas semanas a la clase empresarial del país. Altos cargos del Ibex han llegado a trasladar su “máxima inquietud” a Pedro Sánchez.

El vídeo del día

Garriga (Vox) justifica la moción como “un deber nacional”.

Según ha sabido Confidencial Digital por fuentes empresariales de alto nivel, en los despachos de algunos de los ejecutivos más destacados del Ibex han comenzado a ver con inquietud cómo, desde aquella declaración del ministro Campo, se han producido acontecimientos tan relevantes como lo siguientes: 1) la salida de España del rey Juan Carlos; 2) la validación de Bildu como interlocutor habitual del Gobierno; 3) la presentación de una Ley de Memoria Democrática que “supone de hecho la ruptura del pacto de reconciliación sobre el que se fundamentó la cultura del consenso”; y 4) la campaña de cuestionamiento de la monarquía emprendida por los ministros de Podemos.

Demolición del actual modelo de Estado

Los citados altos ejecutivos del Ibex han llegado a la conclusión de que todos esos movimientos “no se pueden interpretar como una simple táctica de negociación de los Presupuestos”.

Y reconocen que les preocupa “enormemente” la posibilidad de que “forme parte de un proceso más o menos planificado de demolición de la legitimidad histórica, civil y política del actual modelo de Estado”.

ECD ha podido confirmar que esa inquietud empresarial ha sido trasladada directamente a Pedro Sánchez. Y le han preguntado si sus temores tienen fundamento.

Presidentes de grandes compañías

La comunicación de esa preocupación ha corrido a cargo de los presidentes de algunas grandes compañías.

Pese a que no pocos altos ejecutivos del ÍBEX no consideran al líder socialista “un hombre de pensamiento estratégico, sino más bien instalado en la improvisación y la pirueta más absoluta”, sí les preocupa que su socio Pablo Iglesias tenga un programa oculto en esa dirección. Es decir, un plan de ruptura basado en “un instinto de revancha y una obsesión por la causa republicana derrotada”.

Ante un futuro inmediato trascendental para España, donde las decisiones que se tomen marquen seguramente las futuras generaciones, Iglesias reunió hace unas semanas al Consejo Ciudadano Estatal de Podemos -máximo órgano entre asambleas- para trazar la hoja de ruta y aleccionar a los suyos de cara al mensaje y la actuación política a acometer en los próximos meses. 

Marcó dos caminos claros: los Presupuestos sólo son posibles con los nacionalistas y no con PP y Ciudadanos; y acentuar el ataque a la Monarquía en beneficio de la República.

Si bien la apuesta por el republicanismo no es nueva, Pablo Iglesias la ha situado como un eje fundamental de la acción de Podemos. Erosionar a la Corona con el fin último de cambiar el modelo de Estado. 

“Tenemos que ser capaces de entender el momento de crisis en el que se encuentra la Monarquía y el modelo de estado que ésta encarna. Tener la valentía y audacia de poner sobre la mesa la necesidad de que España avance hacia una nueva República, que la República llegue a la Jefatura del Estado”, proclamó el vicepresidente del Gobierno.

Para Iglesias, tanto la crisis económica y territorial de España se solucionarían o, al menos se encauzarían, cambiando Monarquía por República. Es su planteamiento.

Complicidad Sánchez-Iglesias

A los citados altos cargos les ha movilizado la sospecha de que, con la pandemia en el centro de las preocupaciones ciudadanas, haya surgido entre el presidente y el vicepresidente “la complicidad necesaria como para desmantelar la estructura constitucional de forma solapada”.

El mensaje que varios de ellos han trasladado a Pedro Sánchez, en contactos privados recientes, es que España disfruta de un excelente sistema democrático de monarquía parlamentaria, y cuenta con una Constitución que ya ha cumplido 40 años, donde los empresarios “nos encontramos muy a gusto”.

Salir de la crisis económica

Le han recordado que ahora estamos hablando de articular una salida a la crisis económica provocada por la grave crisis sanitaria. Que el futuro pasa por tener una buena estrategia de salida, y que para eso es necesario contar con la participación de todos los que pueden aportar. Y muy en primer lugar, los empresarios.

Le han trasladado que la alta clase empresarial rechaza que algunos, en clara alusión a los ministros de Podemos de su Gobierno, quieran aprovechar esta crisis para tratar de cambiar el modelo de Estado.

El Círculo de Empresarios

Ese mar de fondo en las organizaciones empresariales ha comenzado a visibilizarse públicamente. Por ejemplo, en un reciente comunicado lanzado por el Círculo de Empresarios, la asociación que agrupa, entre otras, a la mayoría de empresas del Íbex.

En una inusual declaración, arremetió la semana pasada contra el Gobierno por amenazar la recuperación económica tras los ataques de miembros del Ejecutivo al rey, no desautorizados por Pedro Sánchez, y las continuas señales de inseguridad jurídica que lanza en plena recesión económica.

Los empresarios recuerdan ahora que las palabras de jefe del Gobierno el pasado 31 de agosto, durante la conferencia ‘España Puede’, sobre la necesidad de consenso y unidad, que fueron aplaudidas por presidentes del Ibex (Ana Botín fue una de las más entusiastas), no se han materializado. Mientras que, al contrario, se han producido declaraciones que los empresarios consideran “frentistas”.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes