Dinero

No habrá ayudas para el turismo español hasta el otoño

Industria ha rebajado el plan de reactivación del sector anunciado por Pedro Sánchez a unas líneas de avales del ICO. La causa: ahora no hay dinero

Reyes Maroto, ministra de Industria.
photo_cameraReyes Maroto, ministra de Industria.

El plan de reactivación del turismo anunciado por Pedro Sánchez tardará todavía varios meses en convertirse en un verdadero rescate del sector. Las ayudas directas, más allá de las líneas de avales del ICO facilitadas por el Gobierno, no llegarán hasta que Bruselas acuerde el anunciado plan de recuperación europeo.

Sánchez ha reconocido este miércoles, durante el pleno en el Congreso para prorrogar por sexta vez el estado de alarma, el grave impacto de la crisis de la Covid-19 en el turismo, “un sector de prestigio internacional, y de gran capacidad de crear empleo”, si bien ha asegurado que el sector “va a seguir siendo apoyado por el Gobierno”.

Solo ha avanzado que el Ejecutivo ultima un plan “de relanzamiento del turismo” basado en medidas de apoyo económicas y laborales que se sumarán a las ya aprobadas y en el “reposicionamiento de España como destino seguro y sostenible”.

Precisamente, Pedro Sánchez se garantizó el apoyo de Ciudadanos en esta nueva votación al acordar que se apruebe antes del día 15 de junio un plan de reactivación del sector turístico dotado de 2.500 millones de euros de líneas de avales ICO para garantizar su liquidez.

Las ayudas directas dependen de Europa

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes conocedoras de las conversaciones del sector con el Ministerio de Industria, el elevado déficit resultante por no haber controlado el gasto le pasa ahora factura al Gobierno de Sánchez, que tiene las manos atadas a la hora de estimular a la economía por otra vía que no sea la del crédito.

Así las cosas, el Ejecutivo ha trasladado al sector en los últimos días que se va a ver  obligado a apoyarse casi exclusivamente en préstamos para reactivar al sector a la espera de que Bruselas apruebe su plan de choque. Se transferirán en el caso de España alrededor de 77.000 millones de euros en forma de subsidios a fondo perdido.

El plan, sin embargo, tiene todavía por delante un largo y espinoso camino, entre otras cosas, porque está vinculado al nuevo Marco Financiero Plurianual (2021-2027), lo que aleja todavía varios meses la llegada del dinero a España.

Después de que los ingresos turísticos se hundieran un 63% en marzo, con sólo 15 días de estado de alarma, según el Banco de España, y que en abril no entrara ni un sólo turista por las fronteras nacionales (el desplome en las llegadas fue del 100% según el INE); la incertidumbre sobre qué ocurrirá este verano es máxima y la situación queda condicionada también al ritmo de eliminación de las restricciones a la movilidad.

Por el momento, como decimos, el Gobierno reservará un subtramo preferente por importe de unos 2.500 millones de euros para el sector turístico dentro de las líneas de avales del ICO ya anunciadas, por lo que no se tratará por ahora de fondos adicionales.

Italia y Francia han rescatado al sector

En cambio, Italia ya aprobó hace varias semanas un decreto económico que contempla ayudas por valor de unos 4.000 millones de euros para sostener el mercado, que será sustancialmente de carácter interno este verano. El turismo tiene un peso del 13% en el PIB italiano y la pandemia de Covid-19 provocará elevadísimos daños al sector.

El crédito vacacional, dotado de unos 2.400 millones, irá destinado a familias con rentas no superiores a 40.000 euros anuales. Servirá para pagar a empresas italianas que presten servicios de alojamiento y restauración.

El importe varía: 500 euros para familias compuestas por tres o más miembros, 300 para familias de dos miembros y 150 para núcleos de una sola persona. La ayuda podrá usarse del 1 de julio al 31 de diciembre de 2020. El 80% como descuento en el establecimiento y un 20% como deducción del IRPF.

El Gobierno francés también ha salido al rescate del turismo nacional con un plan de hasta 18.000 millones de euros. De esta cantidad, 1.300 millones serán inversión pública directa y el resto incluye exenciones, ayudas al paro y a las empresas.

El objetivo es rescatar de la crisis en el que el coronavirus ha hundido a este sector considerado como prioridad nacional por su peso en la economía: genera unos dos millones de empleos directos e indirectos y supone casi el 8% de su PIB.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?