Dinero

Iberdrola enfurece al Gobierno por el fichaje de Carmona: “Habríamos preferido a Iván Redondo”

Moncloa considera que Sánchez Galán se ha “equivocado” si cree que con este movimiento va a reconducir su relación con el Ejecutivo

Antonio Miguel Carmona.
photo_camera Antonio Miguel Carmona.

El nombramiento del socialista Antonio Miguel Carmona como vicepresidente de Iberdrola España ha encendido al Gobierno. Hasta el punto de que en Moncloa ironizan sobre la verdadera utilidad del fichaje para el presidente de la eléctrica, Ignacio Sánchez Galán, si realmente quiere mejorar las tensas relaciones que mantiene con el Ejecutivo.

Por si fuera poco, el movimiento ha irritado también a los socios de Pedro Sánchez en el Gobierno. Unidas Podemos ha cargado contra el salto del ex candidato a la alcaldía de Madrid a la empresa privada, que ha tildado de “puertas giratorias” y de “puñalada” hacia sus compañeros de partido, desde donde también ha recibido críticas.

Carmona no ostenta ahora ningún cargo dentro del PSOE, pero ha sido una cara visible del partido desde 1999, cuando fue elegido diputado para la Asamblea de Madrid. Ha representado además al PSOE en numerosas tertulias de medios de comunicación, donde suele prodigarse habitualmente.

Desde Ferraz, el secretario de Organización, Santos Cerdán, no ha ocultado públicamente su indignación en las últimas horas: “No tengo nada contra Iberdrola ni contra Carmona. Pero si se confirma la noticia de su fichaje, me parece un mal mensaje el que emiten”.

“Sánchez Galán la ha cagado (sic)”

Carmona, que tiene una amplia trayectoria política, tanto en la Asamblea de Madrid como en el Ayuntamiento de la capital, asume ese puesto ejecutivo de la filial española de la compañía en plena batalla de las eléctricas contra el Ejecutivo por las medidas adoptadas en las últimas semanas para abaratar el recibo de la luz ante los desorbitados precios del mercado mayorista.

El Gobierno ha aplicado un tijeretazo a los beneficios de las eléctricas, sobre todo a Iberdrola y Endesa, que eran inicialmente de 2.600 millones y que con los actuales precios supera ya los 4.000 millones.

Este movimiento se produce, además, en una situación de imagen social e inversora algo delicada por parte de esta gran empresa española y multinacional.

En medio de esta crisis, el nombramiento de Carmona ha encendido los ánimos en el equipo de Pedro Sánchez y en el de la vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera. Fuentes del Gobierno a las que ha tenido acceso Confidencial Digital aseguran que Moncloa ha sentenciado a Ignacio Sánchez Galán: “La ha cagado” (sic), resumen con contundencia.

No va a mejorar las relaciones

Fuentes próximas a Iberdrola explican que el presidente de la compañía ha recurrido al ex dirigente socialista madrileño y doctor en Economía -al que conoce desde hace varios lustros- como rostro institucional de Iberdrola para mejorar la relación con el Gobierno, con los medios y con los inversores.

“Pero el Gobierno ya tiene una interlocución con las eléctricas antes, durante y después de su nombramiento. No necesitábamos a Carmona”, responden en el Ministerio de Transición Ecológica, el que se encarga más directamente de la relación con las grandes compañías energéticas.

En el entorno del economista insisten en explicar que su elección del nuevo vicepresidente de Iberdrola España tiene como objetivo “reconducir las relaciones institucionales y la comunicación” de la compañía.

 

“Pues si esa era la intención, que se vaya olvidando. La postura del Gobierno es la que es, y si encima vienen con Carmona, no va a encontrar demasiadas puertas abiertas en Moncloa”, explican.

“Habríamos preferido a Iván Redondo”

“Antes habríamos preferido que Galán fichara a Iván Redondo”, sentencian a ECD en el entorno del presidente del Gobierno, no sin cierta sorna. No olvidan que Antonio Miguel Carmona es una figura todavía reconocida por su presencia mediática. Es un habitual de numerosas tertulias, y en los últimos tiempos ha sido muy crítico con algunas de las decisiones políticas de Pedro Sánchez, como los pactos con Bildu y los independentistas catalanes. “Y por si esto fuera poco, es amigo de Tomás Gómez”, añaden.

En el Ejecutivo no han pasado por alto que el ex director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno utilizó la entrevista con Jordi Évole del pasado domingo para buscar sitio en la gran empresa. “Si Galán hubiera fichado a Iván Redondo hubiera incomodado mucho menos en Moncloa”, explican. “Está menos identificado y significado con el PSOE”.

Hay que recordar que Redondo abrió el pasado domingo la posibilidad de fichar, como asesor, por cualquiera de las grandes compañías del Ibex, incluso por alguna eléctrica, como acaba de hacer Carmona.

“Tendría que valorarlo”, afirmó, sin cerrar la puerta a nada y recordando que en su día, antes de ser contratado por Sánchez, ya ejerció de “consejero independiente de varias compañías”. El consultor vasco, que define Moncloa como “el mejor lugar del mundo” para trabajar, asume que a sus 40 años “no he hecho nada todavía” y que, por tanto, está dispuesto a “escuchar ofertas vengan de donde vengan”.

Sánchez no cederá ante las eléctricas

En el entorno de la vicepresidenta de Transición Ecológica anticipan a ECD que “nada va a cambiar en la posición del Gobierno pese al fichaje de Carmona”. Aseguran que el presidente del Gobierno también comparte que los beneficios de las eléctricas son “groseros” o “excesivos” y hasta insinúan que están engañando a sus clientes.

El Ejecutivo de Sánchez busca rearmarse en todos los frentes para que esa subida desbocada no se traslade a la factura del consumidor, máxime si llega otro invierno gélido.

En el exterior, Moncloa sigue presionando a Bruselas para desplegar un sistema de compras comunitario, y dentro, con un paquete de medidas que contempla bajadas de impuestos y el polémico recorte de los beneficios extraordinarios de las eléctricas.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?