Dinero

El infierno de las farmacias para conseguir mascarillas: engaños, falsificaciones y precios desorbitados

Los distribuidores extranjeros exigen pagos por adelantado y el material no llega. El valor del producto ha subido un 200%

Imagen de la la distribuidora COFARES para explicar las mascarillas falsificadas
photo_cameraImagen de la la distribuidora COFARES para explicar las mascarillas falsificadas

Las farmacias están viviendo un auténtico infierno para conseguir mascarillas. Sus distribuidores habituales han dejado de vender y los empresarios farmacéuticos tienen que recurrir a distribuidoras extranjeras en un verdadero “mercado negro”: engaños, pedidos que nunca llegan, falsificaciones de productos y subida de precios de hasta un 200%

El debate sobre si utilizar o no mascarillas en los trayectos de la calle no se ha cerrado desde que comenzó la crisis del coronavirus. Pero se ha reavivado, más si cabe, desde que el Gobierno la semana pasada abriera la puerta a que su uso pase a ser obligatorio. 

No hay mascarillas en las farmacias desde que el Ejecutivo anunció que podía intervenir el material sanitario. Los proveedores de confianza han dejado de venderlas y la industria farmacéutica ha tenido que buscar alternativas ante el riesgo de intervención. 

Esto ha provocado el colapso de la distribución. No hay mascarillas y los profesionales piden que la gente “no acuda en masa” a sus establecimientos para buscarlas. “Ni siquiera tenemos para uso propio”, explican desde el Colegio de Farmacéuticos de Madrid. 

Mascarillas falsificadas 

“Nosotros hemos alertado a las farmacias que los proveedores a los que están recurriendo no son seguros”, explican en el Colegio de Farmacéuticos de Madrid

De hecho, proveedores habituales como COFARES, han detectado ya falsificaciones de sus propias marcas. Por ejemplo en Aposán, una de sus marcas, cuyas mascarillas llegan en una caja y en algunas farmacias están llegando los productos envueltos en un plástico pero con el etiquetado "oficial"

La distribuidora advierte que no son originales y que no garantizan la seguridad de su uso. 

Precios desorbitados 

Si antes 25 mascarillas quirúrgicas costaban 0,50 céntimos a la farmacia, ahora pueden llegar a costar 2,50. “Es un precio elevadísimo, de hasta un 200%”, cuenta Rubén Martín, vicesecretario de Adefarma.

Los profesionales quieren recalcar que no son ellos los responsables de las subidas de precios de cara al consumidor. Una subida que reconocen que “no es ética”

“Casi no podemos comprar y lo que podemos es a precio de oro”, dice Luis González, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Madrid. Además, denuncian que ahora tienen que ir incluso a buscarlas. 

Pagos por adelantado y productos que no llegan 

“Nos llegan mails de empresas que aseguran que tienen millones de mascarillas y que piden pagos por adelantado”, cuentan en el Colegio de Farmacéuticos. “Nosotros se lo pasamos a las autoridades sanitarias para que investiguen y sancionen”. 

González, por ejemplo, lleva días esperando un pedido, cuyo distribuidor dice que está retenido en la aduana. “Hay millones de mascarillas retenidas, o eso dice el distribuidor”. “Corres el riesgo de quedarte sin mascarillas y sin dinero”, explica Sánchez. 

De todas formas, recuerdan que los geles polialcohólicos sucedió lo mismo. “Los geles de medio litro que valían 5 euros llegaron a costar hasta 17. Ahora ya están las cosas estabilizadas”. Por eso, confían en que poco a poco el mercado se vaya regulando. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes