Dinero

Los inquilinos que han visto paralizado un desahucio no tendrán que pagar al banco intereses de demora extras por los dos años de suspensión

El Gobierno ha paralizado dos años los desahucios de colectivos vulnerables. Y se ha guardado otro as en la manga para ayudar a los inquilinos que han podido evitar ser expulsados de sus viviendas: obligará a los bancos a rebajarles los intereses de la deuda, para que puedan hacer frente a su hipoteca tras estos dos años de gracia.

Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes del Gobierno, el Ejecutivo negocia ya esta medida con los bancos que se acogieron en su día al Código de Buenas Prácticas, para ayudar así a los colectivos vulnerables que están consiguiendo parar sus desahucios por una situación extrema.

El objetivo del Gobierno es precisamente que, una vez que transcurra el plazo de dos años, los afectados no vean como los intereses de demora se han disparado. Persigue, por tanto, frenar esos altos intereses que se acumulan a la deuda.

Paralizar el crecimiento de los intereses

La paralización de los desahucios es una medida temporal, por la que la expulsión de la vivienda se detiene por dos años. En ese periodo, los afectados pueden permanecer en su casa sin coste alguno. Pero el problema puede llegar después de estos 24 meses.

Las fuentes del Ejecutivo a las que ha tenido acceso ECD explican que el plan que el Gobierno ha propuesto ya a los bancos es que durante estos dos años, se paralice el crecimiento de los intereses de demora a los colectivos más vulnerables.

Se busca que puedan recuperarse económicamente, y que pague al banco, una vez terminado ese plazo, la deuda hipotecaria pendiente. Y entienden que, si la deuda sigue aumentando considerablemente, difícilmente van a poder afrontarla tampoco a los dos años.

Los bancos están dispuestos a una rebaja

Fuentes financieras consultadas por ECD comentan que los bancos sí estarían dispuestos a una rebaja de losintereses de la deuda hipotecaria, pero no una paralización total.

Desde las entidades financieras defienden que hay que asegurar que las cantidades prestadas por los bancos sean recuperadas, es decir, que garantizar el pago de la deuda. “Las hipotecas hay que pagarlas”, insisten.

 

Dirigido a los colectivos más vulnerables

La paralización de los desahucios durante dos años va dirigida a los que tengan estás situaciones: rentas menores de los 19.000 euros al año; que la carga hipotecaria se haya multiplicado, al menos, por un 1,5% en los últimos cuatro años; que la cuota hipotecaria supere el 50% los ingresos netos; y que se trate de un crédito garantizado con hipoteca sobre la única vivienda en propiedad.

También se benefician de esta medida las familias numerosas, quienes tengan a su cargo un menor de tres años, sean deudores en paro y sin prestación por desempleo, tengan una persona con discapacidad o en situación de dependencia y en determinados casos de violencia de género, entre otros.

El centro comercial de la ciudad de Kremenchuk después de haber sido atacado por Rusia

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable