Dinero

Repunta esta tendencia por el proceso independentista

Los lectores de ECD, divididos sobre si hay que hacer boicot a los productos catalanes

Un 38% considera que perjudica a proveedores de otras zonas de España

Supermercado.
photo_cameraSupermercado.

Se trata de un fenómeno que fluctúa en los últimos años, sube y baja en función de la situación económica. El boicot que consumidores del resto de España hacen para no comprar productos catalanes, y así (en su opinión) no beneficiar a los independentistas, provoca división de opiniones antes de una nueva campaña de Navidad.

“Sí, se nota el boicot”: la presidenta de Cordoníu, Mar Raventós, admitió recientemente que su empresa de cava ya estaba notando una bajada en las ventas directas y pedidos del resto de España en estos meses previos a la Navidad, la temporada alta para este producto catalán.

Al igual que Codorníu, otras empresas con sede en Cataluña sufren ya un repunte de la campaña que anima a no comprar productos catalanes para presionar así a los independentistas. La gravedad de la situación actual, tras la declaración unilateral de independencia y con la Generalitat en clara rebeldía, las previsiones más pesimistas contemplan un boicot récord.

Sin embargo, tal y como contó ECD hace dos semanas, algunos empresarios están tratando de frenar este movimiento de los consumidores argumentando que el no comprar botellas de cava catalán u algunos otros productos de empresas catalanas perjudica también a la economía de otras zonas de España, desde Aragón a Andalucía pasando por Extremadura y Murcia, ya que de esas otras comunidades proceden las materias primas.

Ante este fenómeno, El Confidencial Digital planteó a sus lectores una encuesta el pasado 31 de octubre con la siguiente pregunta: “¿Castiga a Cataluña con un boicot a sus productos?”, para conocer los hábitos de consumo sobre esta polémica política.

La mitad creen que “se merecen” el boicot

“Sí, porque se lo merecen”: esta fue la opción por la que se decantaron una gran parte de los lectores que respondieron a la encuesta. Concretamente, el 49,42% se posicionaron así en este debate sobre el boicot a los productos catalanes.

Sin embargo, la división es notable en torno a este asunto, al haber un porcentaje nada desdeñable que rechaza practicar y fomentar la campaña de no comprar productos elaborados en Cataluña. El 37,55% de los encuestados se decantaron por el “no” a si ellos castigan la deriva independentista dejando de comprar esos productos, ya que consideran que hacerlo “perjudica a proveedores de otras zonas de España”.

Algo más del 11% de los lectores que respondieron a esta pregunta planteada confesaron que han llevado a cabo alguna vez este tipo de acciones dirigidas a hacer caer las ventas de productos catalanes, comprando en su lugar bienes procedentes de otras regiones de España.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo