Dinero

Una ley obliga a Pedro Sánchez a convocar elecciones generales a partir de julio si no hay Presupuestos

El principio constitucional de “anualidad” exige al Gobierno dar luz verde a un proyecto de cuentas del Estado en cada ejercicio

María Jesús Montero, Carmen Calvo y Pedro Sánchez.
photo_cameraMaría Jesús Montero, Carmen Calvo y Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez tendrá que convocar elecciones generales a partir de julio si no consigue aprobar los Presupuestos. Es el escenario que ha comenzado a manejarse en Moncloa y en Hacienda. El Gobierno acaba de ser advertido por la Abogacía del Estado de que debe cumplir con el principio de “anualidad” recogido en la Ley de Presupuestos.

Por ello, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha asegurado este martes con rotundidad que, si no salen adelante los Presupuestos Generales del Estado, Pedro Sánchez convocará elecciones anticipadas en 2019.

“Si no se aprueban los Presupuestos habrá elecciones en 2019”, ha asegurado Montero en una entrevista en TVE. Ha añadido que el presidente del Gobierno ya manifestó esta posibilidad y adelantará los comicios si los Presupuestos no reciben el apoyo mayoritario en las Cortes.

En el “libro rojo” del Presupuesto, donde se explican las cuentas públicas por programas de gasto, el Ejecutivo ya publicó que no se descartaba el escenario de que puedan celebrarse en 2019 las elecciones generales de manera anticipada.

Los Presupuestos, sujetos al principio de “anualidad”

Pues bien. Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes del Gobierno, el anuncio de la ministra de Hacienda, además de servir como clara advertencia a los partidos independentistas, esconde también un nuevo escenario que ha comenzado a manejar el Gobierno.

En Moncloa se tiene en cuenta que, aunque la Constitución contempla la posibilidad de prórroga del Presupuesto del ejercicio anterior, para evitar que se paralice la actividad del Estado, establece claramente que ésta es válida “hasta” que se dé luz verde al correspondiente al año en curso.

Así, el principio constitucional de “anualidad” obliga a la “aprobación de una nueva Ley de Presupuestos Generales del Estado en cada ejercicio”.

Por lo tanto, si las cuentas del Estado no han sido remitidas al Parlamento a primeros de abril, con vistas a ser aprobadas a finales de junio, se entiende la imposibilidad definitiva del Gobierno de sacar adelante, incluso con retraso, la ley más importante del año, la que define su proyecto político y su capacidad para ejercer el poder.

Pedro Sánchez se ha dado tres meses de margen

Con esos plazos, en el Ejecutivo defienden que Pedro Sánchez tenía plazo aún, al menos hasta abril, para remitir a las Cortes un proyecto de Presupuestos para 2019. Sin embargo, la ministra de Hacienda lo ha presentado en el mes de enero en el Congreso para contar con tres meses más de margen para negociar con el resto de grupos parlamentarios.

El límite de abril para presentar el proyecto, y el de finales de junio para que sea aprobado, se justifica porque una vez sobrepasado ese plazo, el Gobierno entraría en plazo de elaboración de las cuentas del ejercicio siguiente, con la aprobación previa de la senda de estabilidad conocida como techo de gasto.

No se pasa por alto que, para modificar los Presupuestos prorrogados mediante decretos leyes, es necesario tener aprobado el techo de gasto y fijados los objetivos de déficit. Este límite ya se aprobó en 2018 para poder realizar el presupuesto de 2019.

Pero el Gobierno necesitaría ahora aprobar el techo de gasto y los objetivos de déficit para 2020 antes del próximo mes de julio.

Zapatero anunció elecciones en julio para noviembre

Según las fuentes consultadas por ECD, el calendario que ha comenzado a valorar Pedro Sánchez para este año sería similar al que Zapatero trazó en el complicado 2011. Un ejercicio en el que España estaba sumida en una profunda crisis económica, con la oposición reclamando elecciones anticipadas, y sin visos de aprobar los Presupuestos.

En aquel momento, el entonces presidente socialista venía asegurando, sin embargo, que era partidario de agotar la legislatura, lo mismo que en este momento defiende Sánchez.

Finalmente, los comicios se celebraron el día 20 de noviembre de ese año, cuatro meses antes de la fecha límite para agotar el mandato (en marzo de 2012), y una vez constatada también la hecatombe del PSOE en las autonómicas y municipales de mayo de 2011.

La convocatoria oficial tuvo lugar el 26 de septiembre y lo más insólito del paso que dio José Luis Rodríguez Zapatero es anunciarlo casi dos meses antes del adelanto electoral.

Argumentó que el debate sobre el adelanto estaba interfiriendo demasiado en la agenda política. Además, consideró que el Gobierno que saliera elegido en las urnas debía afrontar desde el 1 de enero el ejercicio económico y las responsabilidades del país.

Rajoy apuró dos años consecutivos el límite legal

Fuentes parlamentarias recuerdan también que el Gobierno de Mariano Rajoy prorrogó las cuentas de 2017 y 2018 ante la falta de apoyos parlamentarios para tener una nueva ley presupuestaria para el inicio del año.

Sin embargo, el PP presentó finalmente los Presupuestos en el Congreso en ambos ejercicios, en torno al mes de abril, y fueron aprobados al borde del límite legal, en la última semana de junio.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes