Dinero

La llegada de turistas a La Palma en avión cayó un 6% durante los meses de la erupción

Los vuelos a la isla se redujeron un 19% entre septiembre y diciembre. Reyes Maroto aseguró que la actividad geológica podía ser un atractivo turístico

Aeropuerto de La Palma con el volcán en erupción al fondo
photo_camera Aeropuerto de La Palma con el volcán en erupción al fondo

La erupción del volcán Cumbre Vieja ha provocado tres meses de parálisis casi total en la isla. La Palma, que ya veía mermada su actividad económica tras que se decretase la epidemia de Covid-19 en nuestro país, ha visto agravada su situación empresarial después de que el día 19 de septiembre comenzase a brotar magma y ceniza desde el centro de la tierra. El sector turístico, crucial para la isla, ha sufrido las interrupciones del tráfico aéreo y el cierre del aeropuerto durante más de una semana.

El director del Aeropuerto de La Palma, Felipe Sánchez, aseguró que este se iba a mantener operativo “todo el tiempo posible” al ser “conscientes de la importancia” que tiene para la sociedad y economía de la isla.

Durante los primeros día de la erupción del volcán había quien incluso veía en esta actividad geológica un atractivo con el que generar oportunidades de mercado. Así era habitual que en las primeras semanas, multitud de curiosos se desplazaran a los miradores cercanos para apreciarlo. Los turistas que estaban de vacaciones en la isla querían contemplar la erupción y fotografiarla, y también comenzaron a realizarse excursiones a la zona de la fajana para observarla tras el perímetro de seguridad.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, también afirmó que la erupción del volcán podía ser hasta beneficiosa para la isla: “se está dando información para que los turistas puedan viajar y disfrutar de algo inédito de poder ver en primera persona”, explicó. Y aseguró que se podría “aprovechar” como “reclamo para que los muchos turistas que quieran disfrutar de lo que la naturaleza nos ha traído a La Palma lo puedan hacer las próximas semanas”.

En cambio, esto no ha ocurrido. No solo no ha sido así, sino que además el turismo de la isla se ha visto mermado durante los meses que ha durado la actividad volcánica: de septiembre a diciembre. Según ha podido saber Confidencial Digital, durante este tiempo, el número de pasajeros llegados en avión a La Palma se ha reducido un 6% respecto al año anterior, momento en el que nuestro país tenía decretado el Estado de Alarma y estaba prohibido viajar entre comunidades autónomas.

Aunque estas restricciones se circunscribían al ámbito peninsular y Baleares, Canarias también se vio afectada pues aunque no tenía limitaciones en la movilidad entre islas, sí que les impidió recibir a la mayoría de turistas nacionales, que residían en zonas peninsulares que estaban cerradas perimetralmente.

Tendencia ascendente hasta agosto

Este año, el Aeropuerto de la Palma recibió 113.615 pasajeros en agosto. Este ha sido el mes en el que la isla ha recibido más turistas en el 2021. Si estudiamos los datos de enero a agosto, observamos que la tendencia es claramente ascendente. En enero la isla recibió 39.282 pasajeros, en febrero 40.370, en marzo 52.754, en abril hubo un ligero descenso sumando 49.392 viajeros y en mayo se lograron alcanzar los 66.168 pasajeros.

Desde entonces las cifras han crecido todavía más, ya que el día 9 de mayo se suspendió el Estado de Alarma en nuestro país, permitiendo nuevamente la libre circulación de personas entre las distintas comunidades autónomas. Además, coincidiendo con las vacaciones de verano, estos meses registraron una cifra elevada de pasajeros que llegaban a La Palma en avión. En junio se contabilizaron 83.025 pasajeros, en julio se sumaron 100.393 y en agosto se alcanzaron los 113.615 turistas.

Si comparamos porcentualmente estos datos con los registrados en 2020, momento en el que se decretó la epidemia en nuestro país, vemos como desde abril hasta agosto de 2021 las cifras han mostrado un claro aumento en el número de viajeros de avión contabilizados respecto al mismo periodo de tiempo del año anterior. Abril ha sido el mes que ha experimentado un mayor crecimiento porcentual: el año pasado en estas fechas, recién decretada la pandemia, solo 2205 pasajeros utilizaron el avión en la isla, mientras que en las mismas fechas de este año el número de viajeros ha aumentado 2140%. En mayo el número de pasajeros ha crecido 1215,5%, en junio ha aumentado 222,8%, en julio se ha elevado un 43,4% y en agosto lo ha hecho un 28,2%.

 

La erupción del volcán cambia la tendencia

En cambio, tras la erupción del volcán la tendencia se rompió. En septiembre la isla contabilizó 79.658 pasajeros, lo que equivale a un 30% menos que el año anterior. Esto en parte es obvio, pues los datos de agosto siempre suelen ser los mejores del año, pero históricamente las cifras de septiembre tampoco suelen ser malas. En el caso del 2019, antes de que se declarase la epidemia de coronavirus en nuestro país, la variación entre agosto y septiembre solo fue del 10%. En 2021 la diferencia se ha multiplicado por tres. Estos malos resultados se deben a que el día 19 de este mes comenzó la actividad volcánica en la isla. No obstante, hasta esa fecha, las dos primeras semanas y media de septiembre, los resultados fueron positivos, pero todo cambió con la erupción de Cumbre Vieja.

Los datos obtenidos en los meses siguientes fueron muy malos: en octubre solo se contabilizaron 42.004 viajeros y en noviembre las cifras cayeron aún más, registrando 34.668 personas. Estos dos meses han sido los peores del año en cuanto al número de pasajeros en la isla. Es más, han sido incluso peores que las mismas fechas del año anterior, cuando estaba decretado el estado de alarma en nuestro país. Y más aún, en los veintitrés meses que llevamos de pandemia, octubre y noviembre del 2021 se sitúan como el quinto y cuarto mes con datos más bajos de viajeros, superando solo a los meses ‘duros’ de abril, mayo y junio de 2020.

En diciembre las cifras también han sido malas, pero se han recuperado un poco tras que el día 13 de este mes se declarase oficialmente el final de la erupción volcánica. Desde entonces los datos han mejorado, consiguiendo 59.902 pasajeros.

Vuelos cancelados

El aeropuerto de La Palma solo ha tenido que cerrar nueve jornadas y media de las 88 transcurridas desde que comenzase la erupción del volcán hasta su cese. Durante esos días el aeropuerto tuvo que cesar su actividad por la gran cantidad de ceniza volcánica depositada en las pistas de despegue y aterrizaje. En este periodo de tiempo se han cancelado 258 viajes por este motivo. En cambio, la mayoría de las operaciones previstas que han sido canceladas se han debido a decisiones propias de las aerolíneas, que han decidido no realizar el viaje tras detectar ceniza en suspensión en el espacio aéreo. Esto ha ocurrido en 501 vuelos.

Según ha podido saber Confidencial Digital, de septiembre a diciembre de 2021, La Palma ha contabilizado 3954 vuelos, lo que representa una disminución del 19% respecto a las mismas fechas del año anterior, cuando a pesar de que estaba impuesto el Estado de Alarma y se limitaba la movilidad en la mayoría de comunidades autónomas de nuestro país, se registraron 4870 viajes de avión.

En septiembre de este año se han contabilizado 1378 viajes, en octubre solo se han realizado 874 (24% menos que el año anterior), en noviembre se han contabilizado 620 (46,7% menos que en 2020) y en diciembre se han sumado 1082 operaciones.

Peores datos de lo previsto

Este año se esperaba que las cifras obtenidas hubieran sido mejores, ya que no ha habido ningún tipo de limitación en la movilidad entre regiones y la situación epidemiológica es más favorable tras que el 92% de la población mayor de edad haya recibido la vacuna. Por ello se esperaba que las cifras fueran similares a las conseguidas en 2019, último año antes del coronavirus.

No obstante, como se ha demostrado, esto no ha sido así. En comparación con las cifras registradas en los mismos meses de 2019, observamos que en septiembre de este año el número de pasajeros ha disminuido el 32,9%, en octubre se ha reducido el 65,2%, en noviembre el 72% y en diciembre el 53,7%.

El número de vuelos realizados también se ha visto reducido respecto al año anterior de la pandemia, 2019. En septiembre han disminuido el 18,32%, en octubre el 50,68%, en noviembre el 65,94% y en diciembre el 43,33%.

Es decir, los datos registrados de viajeros y vuelos realizados en 2021 no solo no han sido similares a los del 2019, sino que además han sido peores que los del 2020, ‘annus horribilis’ en el que estaba decretado el Estado de Alarma y la vacunación todavía no había comenzado en nuestro país.

Gobierno y oposición difieren en su postura sobre la visita del emérito

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?