Dinero

Lo que más inquieta al Gobierno del rapapolvo de Bruselas: la carta viene firmada por Moscovici

El equipo de la ministra Calviño ha recibido con “sorpresa” la misiva porque este tipo de escritos suelen ser remitidos por un funcionario a nivel técnico, y no por el comisario

Nadia Calviño, en el Ministerio de Economía.
photo_cameraNadia Calviño, en el Ministerio de Economía.

España se acaba de llevar una dura reprimenda de Bruselas por el borrador de Presupuestos para 2020 que le remitió la semana pasada. Una información que adelantó ECD el pasado viernes. Pero lo que realmente ha llamado la atención es que la carta viene firmada por el comisario Moscovici y remitida directamente a la ministra Calviño.

La Comisión Europea ha advertido al Ministerio de Economía de que, tras un examen preliminar, las medidas contempladas apuntan a un “riesgo de una desviación significativa” de los objetivos fijados para 2019 y 2020 y, además, se apartan de la regla para la deuda pública que fija el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

En el Gobierno reconocen que llevaban varios días esperando ese reproche por escrito de Bruselas. Pero contaban con que fuera el director general de Asuntos Económicos y Financieros del Ejecutivo comunitario el remitente de la misiva.

Pero lo más importante: que el rapapolvo fuera dirigido al secretario general del Tesoro, como representante de España en el Comité Económico y Financiero. Y todo quedase en una cuestión meramente técnica.

Sin embargo, en esta ocasión, Confidencial Digital ha podido constatar la “sorpresa” de algunos técnicos del Ministerio de Economía al recibir la carta. Viene firmada por el comisario y el vicepresidente de Asuntos Económicos y Financieros… y remitida a la propia ministra de Economía.

La misiva, firmada por el comisario Pierre Moscovici y el vicepresidente Valdis Dombrovskis, reconoce “la naturaleza en funciones” del actual Gobierno de Pedro Sánchez, que no ha permitido llevar un proyecto de Presupuestos al Congreso.

Aun así, recuerda a España que su borrador (basado en un escenario de políticas constantes) supone un incremento del gasto del 3,8%, cuando la Comisión Europea le pedía que no excediera el 0,9%. Es decir, cuatro veces más de lo recomendado.

En el Ministerio de Economía no se pasa por alto ahora que la carta enviada por Bruselas el año pasado, pidiendo más información sobre el plan presupuestario, era un “documento técnico”, en el que simplemente se requería determinada información con el fin de facilitar el análisis de los servicios de la Comisión Europea.

Reclamaba los anteproyectos de Ley aprobados por el Consejo de Ministros y un “escenario presupuestario inercial a políticas constantes”.

Pero esta vez, en el equipo de Nadia Calviño se admite a ECD que Bruselas ha subido el tono. Y están convencidos de que ha querido mandar un mensaje. No se ha conformado con exigir responsabilidades a nivel técnico, “de funcionario a funcionario”, sino que ha elevado la protesta al más alto escalafón político.

La queja formal ha llegado, sin esperarlo, al despacho de la propia ministra de Economía, que es lo que más inquietado al Gobierno de la reprimenda lanzada por la Comisión Europea.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?