Dinero

Fue la propuesta estrella del Gobierno en el pleno del Congreso

Un millón de españoles quedan fuera de la subida de pensiones anunciada por Rajoy

Los requisitos para el incremento de las prestaciones de viudedad son restrictivas: tener más de 65 años, no percibir cualquier otra ayuda pública, no contar con otros ingresos...

Mariano Rajoy comparece en el Congreso para hablar de las pensiones.
photo_cameraMariano Rajoy comparece en el Congreso para hablar de las pensiones.

Fue uno de los grandes anuncios de Mariano Rajoy este miércoles durante el pleno monográfico sobre pensiones en el Congreso de los Diputados. El Gobierno incluirá en los Presupuestos Generales del Estado una mejora de las prestaciones de viudedad. Pero la medida no va a beneficiar ni a la mitad de las personas que perciben esta ayuda.

El Ministerio de Empleo cumple así con el mandato incluido en la reforma de las pensiones de 2011. En una disposición adicional, exigía entonces el aumento de la base reguladora del 52% al 60% antes de 2019. Así, el Ejecutivo sólo cuenta con un año para asegurar ese incremento en la cuantía de la prestación de viudedad.

Sin embargo, según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes conocedoras del anuncio del presidente, la subida va a dejar fuera a más de la mitad de los 2,37 millones de personas que reciben ahora una pensión de viudedad en España.

Deja fuera de la subida a un millón de personas

Las condiciones que ya establecía la norma aprobada en 2011 hacen que ahora su impacto, cuando se complete su desarrollo tras la aprobación de los Presupuestos de 2018, sea limitado.

El primer requisito que establece es ser beneficiario de una sola pensión. Tampoco se verán afectados quienes tengan un trabajo, a pesar de que la prestación de viudedad es la única de la Seguridad Social compatible con otras o con un empleo remunerado.

También exige tener más de 65 años y no disponer de ingresos por otras fuentes que superen lo establecido para tener derecho a cobrar una pensión mínima de viudedad.

De esta manera, según los cálculos a los que ha tenido acceso ECD, más de un millón de personas que reciben ahora la pensión de viudedad no se verán beneficiados por la subida.

Ha quedado limitado el impacto presupuestario

El diseño de la propia normativa también limita el impacto presupuestario que va a ocasionar el incremento. En las pensiones de viudedad que precisen un complemento para llegar al mínimo, lo que ganen por el incremento de la base reguladora lo perderán en el suplemento.

Por tanto, el resultado final no variará. El Gobierno calcula que el incremento de gasto en el presupuesto de la Seguridad Social será de 175,1 millones de euros para este ejercicio y de 1.381 millones de euros/año a partir de 2019.

Se encuentran entre las pensiones más bajas

Las pensiones de viudedad se encuentran entre las más bajas del sistema de Seguridad Social. La prestación media de este grupo se sitúa en 647,8 euros al mes, bastante menos que las de jubilación (1.066,86 euros) o las de incapacidad (936,5 euros).

En la actualidad, el 92% de las pensiones de viudedad corresponde a mujeres, mientras que el 63% de las de jubilación corresponden a hombres. Esto se debe a la escasa incorporación al trabajo remunerado que en su día tuvieron las mujeres que se encuentran actualmente en edad de ser pensionistas.

Esa realidad es la que se ha quebrado a medida que las mujeres se han incorporado al mercado de trabajo. La media de las pensiones de viudedad para las mujeres es de 645,33 euros y para los hombres, de 479,51 euros.

Un incremento que llega con seis años de retraso

Las pensiones de viudedad tendrían que haber empezado a subir en 2012 de forma progresiva hasta 2019. Así se recogía en la reforma de la Seguridad Social de 2011. La prestación tendría que ir aumentando desde el 52% al 60% de la base reguladora (la cifra sobre la que se calcula la cantidad final a recibir).

Eso no sucedió entonces y ahora el Gobierno para cumplir con el plazo plantea que suban un punto en 2018, cuando se apruebe el decreto que regule la mejora, y los siete restantes el 1 de enero de 2019.

Así, el Ministerio de Empleo defiende que llegaría a tiempo para cumplir el plazo marcado por aquella reforma -la que aumentó la edad legal de jubilación de 65 a 67 años-. No obstante, el cumplimiento no será total ya que durante el periodo transitorio, las beneficiarias han perdido el incremento parcial correspondiente a cada ejercicio.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo