Dinero

A pesar del optimismo de Mario Draghi

Los 400.000 millones de euros del BCE no traerán créditos para las pymes y familias españolas

Los bancos han decidido no favorecer en exceso la liquidez por la alta morosidad. No tienen garantías de que vayan a recuperar un dinero que tendrán que devolver

El Gobernador del Banco de España, Luis Linde, y el ministro De Guindos.
photo_camera El Gobernador del Banco de España, Luis Linde, y el ministro De Guindos.

La banca continuará mostrando mucha cautela a la hora de conceder crédito con la alta morosidad que se registra aún entre las pymes y familias. Las entidades sostienen que la euforia del BCE se verá fuertemente rebajada en España. Consideran que el problema no es la falta de liquidez, sino que vuelva a existir demanda solvente.

Los bancos podrán solicitar inicialmente hasta 400.000 millones de euros, y la magnitud de las futuras operaciones se determinará en base a su capacidad para aumentar el crédito a las empresas; las que no den préstamos tendrán que devolver el dinero antes.

El argumento que esgrime el BCE es que las entidades financieras no prestan dinero a familias y empresas al ritmo deseado para impulsar el crecimiento y, por tanto, se ve forzado a aplicar medidas extraordinarias para incentivar la concesión de crédito.

Sin embargo, altos ejecutivos bancarios españoles, consultados por El Confidencial Digital, no comparten esa visión.

El vídeo del día

López insiste en la necesidad de una ley de pandemias

Identifican que el problema no es la falta de liquidez, incrementada además ahora con ese manguerazo de 400.000 millones del BCE, sino la ausencia de demanda solvente.

Amortizar primero los créditos

Además, los bancos llevan meses realizando esfuerzos adicionales para recapitalizarse, por lo que admiten que se muestran todavía “cautelosos” a la hora de conceder préstamos.

Algunas entidades españolas van a aprovechar las nuevas condiciones para amortizar los préstamos que ya tenían previstos (ya concedidos), más que para aumentarlos (o dar nuevos).

No existe demanda solvente

“No podemos dar créditos a deudores que ya hoy tenemos indentificados como clientes insolventes”, lamenta un importante directivo del sector con el que ha hablado ECD.

Aseguran que, mientras las perspectivas de crecimiento en España continúen siendo débiles, esta situación no se va a recuperar. Destacan cuatro razones fundamentales:

– Las familias van a seguir endeudadas. Esto implica que no van a querer contraer más deuda si ya no pueden asumir ni la que tienen actualmente.

– Su petición de nuevo crédito será escaso, precisamente por el motivo anterior.

– Su nivel de solvencia va ser también muy débil debido a que sus finanzas han sido duramente golpeadas por la crisis.

– Teniendo en cuenta esta misma fragilidad del crecimiento, la banca no considera a las pymes una apuesta segura. Las mayoría de compañías siguen desapalancándose.

Morosidad cercana al 14%

Desde 2007, la ratio de morosidad de la banca española ha escalado más de doce puntos porcentuales, hasta superar con creces el 13% a principios de este año.

En los últimos meses ha empezado un muy ligero retroceso que, según prevén expertos y banqueros, debería consolidarse a lo largo de este ejercicio.

La morosidad del crédito concedido por bancos, cajas, cooperativas y establecimientos financieros que operan en España bajó en marzo por tercer mes consecutivo, hasta el 13,38%, desde el 13,42 % de febrero, según los últimos datos publicados por el Banco de España.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes