Dinero

El Mobile de Barcelona en 2021 está en grave peligro

Una cascada de reclamaciones a GSMA por parte de grandes tecnológicas como Huawei o Xiaomi colocaría en una “situación insostenible” a la organización del congreso

Mobile World Congress.
photo_cameraMobile World Congress.

Peligra la celebración del Mobile de Barcelona en 2021. El consejo de GSMA trata de aplacar una oleada de acciones judiciales por la cancelación del congreso de este año, sobre todo por parte de grandes marcas como Huawei o Xiaomi. Esta acción pondría en riesgo la sostenibilidad del evento el año que viene. Telefónica encabeza las gestiones de mediación.

Hace una semana, la empresa organizadora del Mobile World Congress hizo pública su decisión de suspender la feria de telefonía más importante del mundo, que debía celebrarse en Barcelona la próxima semana. El anuncio se produjo después de que algunos de los exhibidores más importantes mostrasen su intención de no asistir por la crisis del coronavirus.

A partir de ese momento, un buen número de empresas afectadas comenzaron a estudiar opciones legales para recuperar las pérdidas sufridas. No obstante, la empresa organizadora se ha anticipado, saliendo al paso de las futuras reclamaciones, negando toda responsabilidad por tratarse de una situación de “fuerza mayor”.

Telefónica pide no reclamar a GSMA

Por el momento, Telefónica ha sido la primera compañía afectada que ha renunciado públicamente a reclamar cualquier indemnización por la cancelación del Mobile de Barcelona

Sin embargo, el resto de grandes operadores guarda silencio por ahora. Pero la multinacional española ha pedido prudencia y que se eviten los pleitos para que el evento se mantenga en Barcelona.

El presidente de la compañía, José María Álvarez-Pallete, ha asegurado este jueves, durante la presentación de resultados del grupo, que “no ejercitar ninguna acción contra la GSMA es la mejor forma de garantizar la sostenibilidad del evento en Barcelona el año que viene”.

El Mobile de 2021, en serio peligro

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes próximas a GSMA, la petición de Álvarez Pallete es un claro mensaje al sector para no ponga en peligro la continuidad de la feria de Barcelona el año que viene.

“Hay un riesgo financiero claro. Si se produce una cascada de reclamaciones, la GSMA no tiene capacidad financiera suficiente para hacerles frente. Serían las operadoras las que tendrían que rescatar a la compañía y colocarían a la organización en una situación insostenible”, explica a ECD un alto ejecutivo presente en el consejo de GSMA.

El consejo de la organización está formado por 25 representantes de las principales operadoras de telecomunicaciones como Telefónica, Deutsche Telekom, Vodafone, Orange, AT&T, Verizon, América Móvil y las principales operadoras chinas (China Mobile, China Telecom y China Unicom). La tesis de algunos miembros de este consejo es que lo que reclamen, “lo tendrán que pagar ellos mismos”.

Las acciones de Huawei y Xiaomi

Pese a ello, algunos de los socios de GSMA reconocen en privado a ECD que “están aguantando estos días la respiración”. Temen especialmente las acciones judiciales que puedan iniciar los gigantes chinos Huawei y Xiaomi porque “ellos sí colocarían en una situación insostenible a la organización del congreso”.

Aluden a dos motivos principales. Las reclamaciones de Huawei y Xiaomi serían las más elevadas y, además, no cancelaron su asistencia antes de la suspensión del evento, como sí hicieron Ericsson, Nokia y Samsung, otras de las firmas que más invierten en el Mobile. Y no se pasa por alto que los dos gigantes chinos no forman parte del órgano director de GSMA.

Huawei, líder mundial en redes de telecomunicaciones y tercero en el mercado de smartphones, es el grupo más afectado por la cancelación del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona. Era, con mucha diferencia, la compañía que tenía más inversión en el certamen, al contar con la mayor extensión de metros cuadrados de stands.

Estaba presente en tres grandes espacios repartidos entre los pabellones 2 y 3. Había reservado casi 9.200 metros cuadrados de exposición, lo que supone que sólo en coste del suelo, que se abona con antelación y contando con una media de 1.200 euros por metro cuadrado, su inversión podía situarse en el entorno de los 11,5 millones de euros. Fuera quedan otros gastos como la elaboración del propio stand, viajes y hoteles.

En general, los exhibidores afectados podrían reclamar no sólo la devolución del precio pagado a GSMA por asistir al evento, sino también todos los gastos asociados de organización y logística (desplazamientos de empleados, alojamiento, etc.).

Además, pueden producirse “demandas en cascada”. Aquellas empresas contratadas para prestar estos servicios durante el MWC (hoteles, transporte, cátering o azafatas) también tendrían derecho a exigir el cumplimiento de sus contratos.

Malestar del GSMA con el Gobierno

Por si esto fuera poco, el mensaje de las autoridades de que no existe alerta sanitaria en España, como lo han reiterado, entre otros, la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, o el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha puesto en riesgo la línea de defensa de GSMS.

“La campaña del Gobierno está dando argumentos a los servicios jurídicos de las compañías para reclamar, lo que ha cabreado mucho a los miembros de la organización”, revela, no sin cierto enfado, uno de los socios.

La celebración de otros congresos similares, como el Integrated Systems Europe, que ha transcurrido en Ámsterdam sin incidentes y al que han acudido muchas de las empresas que han cancelado su asistencia al MWC, ha reforzado también la idea de que no existía la emergencia sanitaria alegada por GSMA y, por tanto, no se ha producido una causa de fuerza mayor.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?