Dinero

La pandemia cambia los Reyes Magos: se dispara la venta de bicicletas, patinetes y peonzas

La Asociación Española de Fabricantes de Juguetes ha detectado una mayor demanda de juguetes para utilizar en la calle

Niños montando en bicicleta
photo_camera Niños montando en bicicleta

Un año más llega la Navidad.  Una gran muñeca rusa de acontecimientos y celebraciones con las que los católicos celebran el nacimiento de Jesús y los agnósticos, unidos a la tradición, comen y beben para festejar que el año se termina y vislumbrar al siguiente con la esperanza y el destello en los ojos que todavía mantienen de su infancia. 

La iluminación de las calles, cada año más temprana, marca el inicio, en este siglo XXI, de las fiestas.  Colores destellantes que rezan ‘Feliz Navidad y próspero año nuevo’ o para los más modernos ‘Happy Christmas!’.  Abetos, de pega, belenes, campanadas, este 2020 con aforos reducidos por la pandemia y cabalgatas engalanan las calles de pueblos y ciudades a lo largo y ancho de España durante las seis semanas ‘más ilusionantes' del año.

Festejos atípicos este año por la pandemia del coronavirus que también tiene su reflejo en las cartas a los Reyes Magos de millones de niños españoles.  El COVID-19 ha devuelto a los jóvenes la ilusión, dicen fuentes del sector juguetero a Confidencial Digital, por volver a la calle.

El confinamiento vivido entre marzo y mayo despertó en los más pequeños de las casas las ansias por pisar un parque, correr en los areneros y jugar entre columpios.  También ha ayudado la parada de la actividad cultural en las salas de cine y en el sector del videojuego. 

Y es que si bien las jugueterías están acostumbradas a renovar cada año el 60% de su catálogo con las últimas novedades en juguetes temáticos y demás industria del merchandising, el coronavirus les ha obligado a paralizar las rotativas.

‘Este año no hemos tenido grandes estrenos como Los Vengadores o alguna que otra película Disney.  Eso ha repercutido en la venta de licencias para juguetes tematizados’ confirman a ECD desde la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ).

Este año los escaparates no los copan los balones de fútbol con la cara de Hulk o nueva muñeca de moda.  A cambio, avisan desde el sector juguetero, volverán a las casas las bicicletas, los patinetes y las peonzas. 

Los niños han recuperado la ilusión y las ganas de salir a la calle, avisan desde la AEFJ, el deseo de los juguetes ‘pasados’.  Formas de diversión que los levantan del sofá y los echan a las calles sobre los ruedines de la bici o junto a la cuerda rojiblanca con la que ‘bailan’ la peonza.

Lejos quedan, por ende, las consolas y videojuegos o incluso los drones, juguete estrella de las pasadas navidades.  Una tendencia que muestra como el ser humano, alejado de la publicidad y las grandes alfombras rojas, siempre vuelve a los clásicos.

 

Mantener las ventas

La intención, admiten fuentes del sector juguetero a Confidencial Digital, es la de mantener el nivel de ventas de 2019 y, si es posible, aumentarlas aunque reconocen no tener ‘muchas esperanzas’ en que esto suceda. 

La industria se juega el 70% de la facturación del año en la campaña de Navidad.  Por ello, no pueden perder una oportunidad que, de ser infructuosa, acabará con el cierre de miles de pequeños negocios y comercios que no podrán salir adelante a lo largo de 2021.  Una campaña ‘incierta’ según comenta a ECD Maite Francés, directora de marketing de la AEFJ.

Desde el sector admiten no contar todavía con datos actualizados ya que las compras comenzará en los próximos días aunque sí que confirman una tendencia alcista en las compras por internet.  En concreto, un tercio del total de las ventas se harán a través de plataformas online, un incremento del 18% con respecto a la campaña de 2019.

Adelantar las compras

Para conseguir una facturación cercana a los 990 millones ingresados durante la campaña navideña de 2019, el sector recomienda a los consumidores adelantar las compras para evitar las aglomeraciones.

La industria juguetera encadenó descensos de las ventas en marzo, abril y mayo, impactada por el cierre de las tiendas por el estado de alarma.  Los fabricantes de juguetes prevén para este año que la compra sea "más escalonada y con mayor anticipación" que en los años anteriores, lo que quizá permita repartir la estacionalidad del sector y asegurarse, dicen, el regalo ‘perfecto’. 

Un 35% menos de trabajo

Lo que sí comienzan a cuantificar las empresas es el nivel de contrataciones al que harán frente durante las próximas semanas para sacar adelante la campaña de Navidad.  

Un estudio de la empresa de recursos humanos Randstad muestra los efectos de la pandemia del coronavirus en el mercado de trabajo estacional navideño.  El documento, consultado por ECD, señala que entre diciembre y enero se espera que España sea capaz de generar cerca de 300.000 puestos de trabajo para cubrir el aumento del consumo durante estas fechas, un dato que cae casi un 35% con respecto a la campaña de 2019.

‘El descenso registrado este año rompe con la tendencia de crecimiento de siete años consecutivos’ expone el informe que habla de la primera bajada de las contrataciones desde que terminara la pasada crisis de 2008.

Hostelería, turismo y comercio son los sectores más afectados según el documento que apuesta por la logística como el sector estrella en cuanto a contrataciones se refiere, en gran parte, debido al aumento de las compras en plataformas online.

Según Randstad Research el sector del transporte y la logística incrementará sus plantillas en un 18%, incorporando a sus filas 128.000 nuevos trabajadores estacionales.

El sector más perjudicado, como adelantó Confidencial Digital, será el de la hostelería.  Con un 40% de los negocios del sector al borde del precipicio y otro 20% cerrados desde el confinamiento del pasado mes de marzo, se enfrentan ahora a una Navidad sin apenas ingresos.  ‘Sin comidas ni cenas de empresas y las nuevas restricciones a la hostelería la facturación se quedará prácticamente a cero’ admiten a ECD fuentes del sector. 

Disparidad entre regiones

Un año más las comunidades autónomas más pobladas serán las que más necesiten de la mano de obra temporal navideña.  Andalucía, Cataluña y la Comunidad de Madrid requerirán de 58.000, 42.000 y 36.000 trabajadores, respectivamente, acorde a los datos de Randstad. 

En la parte contraria de la tabla están los archipiélagos.  Baleares y Canarias, donde la Navidad es otra de las grandes temporadas de turismo, recortarán sus contrataciones en un 60% debido a la falta de viajeros, tanto nacionales como extranjeros y a la caída del consumo local.

¿Y la lotería?

Y pese a que la Navidad sea una época de sueños y esperanzas el coronavirus parece haber borrado de un golpe estos dos elementos reminiscentes de la infancia.  A menos de dos meses para la celebración del sorteo de Navidad los loteros informan de una caída del 50% de las ventas de ‘El Gordo’ con respecto a 2019.

En consecuencia más de 14.000 empleos y alrededor de 1.200 millones de euros peligran para las arcas del Estado.  Una situación que llega en plena presentación de los Presupuestos Generales del Estado, los ‘Presupuestos de la Transformación’ como califica el Gobierno y que pueden empezar a tener agujeros en el haber antes incluso de comenzar su tramitación parlamentaria en el Congreso de los Diputados.

Desde la Red Profesional de Loteros Españoles aseguran a ECD que el Gobierno, a través de Loterías y Apuestas del Estado, es conocedor de esta situación aunque aseveran que, a día de hoy, más de un mes después de haber remitido el informe, no han obtenido respuesta por parte de la administración pública.

España cuenta con 4.100 administraciones de lotería según datos del INE.  Negocios, en su mayoría autónomos con trabajadores a su cargo, que ahora comienzan a valorar los despidos ante la caída de la actividad que se estima.

Primeras imágenes del rey emérito Juan Carlos I al llegar a España

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes