Dinero

Pedro Sánchez impone un perfil bajo en el estreno del AVE La Meca para no molestar a Arabia Saudí

Ha valorado los riesgos de la presencia de políticos y empresarios “haciéndose la foto” en un proyecto que se inaugura con dos años de retraso y... tras la crisis de las bombas

Obras del AVE a la Meca.
photo_cameraObras del AVE a la Meca.

La inauguración en Arabia Saudí del AVE entre Medina y La Meca, el mayor proyecto de obra pública gestionado por un consorcio español en el extranjero no ha contado con representantes del Gobierno español ni con la mayoría de los presidentes de las empresas que trabajan en el corredor ferroviario.

El presidente de Talgo, Carlos de Palacio, junto a Julián García Valverde (Consultrans y de Imathia), fueron los dos únicos primeros ejecutivos de las doce empresas españolas que acompañaron este martes al rey Salman de Arabia Saudí al acto de inauguración de la preoperación del tren del desierto.

No asistió el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ni el presidente de Renfe, Isaías Táboas, ni tampoco el de Adif, Isabel Pardo. La máxima autoridad del Gobierno español en el acto fue el embajador, Álvaro Iranzo Gutiérrez.

También asistieron el presidente del consorcio, Jorge Segrelles. La UTE española está integrada por Renfe, Adif e Ineco, y las privadas OHL, Cobra (ACS), Indra, Consultrans, Copasa, Siemens, Imathia, Inabensa y Talgo.

De “plantón” de Sánchez y sus ministros...

En un primer momento, según pudo constatar Confidencial Digital por fuentes próximas al consorcio, algunas de las empresas mostraron en privado su “extrañeza” por la ausencia del primer ejecutivo de Renfe que, a partir del mes de octubre, asume la responsabilidad sobre la operación del tren durante los próximos doce años.

Llegó a hablarse de un “plantón” en toda regla del Gobierno Sánchez y sus ministros a la puesta de largo de uno de los mayores proyectos logrados en el exterior por empresas españolas, valorado en 6.736 millones de euros.

... a una orden de bajo perfil institucional

Sin embargo, ECD ha podido confirmar que todo forma parte de una “evaluación de riesgos” realizada en Moncloa, y que aconsejaba en este momento un “bajo perfil institucional” en la inauguración del AVE La Meca.

Se temía que pudiera molestar a las autoridades saudíes la presencia de políticos y empresarios para “hacerse la foto” en un proyecto que se inaugura con dos años de retraso y después, además, de la crisis de las bombas entre ambos países.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes