Dinero

Pedro Sánchez se libra de dejar a cero la hucha de las pensiones por un ‘regalo’ de 1.931 millones

El crédito del Estado de 13.830 millones se había agotado y Trabajo ha recurrido a una partida de los Presupuestos prorrogados de Rajoy para evitar sacar más dinero del Fondo de Reserva

Pedro Sánchez
photo_cameraPedro Sánchez

La hucha de las pensiones terminará el año prácticamente vacía. El Gobierno confirmó el pasado viernes que quedarán 1.500 millones de euros tras retirar 3.598 millones del Fondo de Reserva para el pago de la extra de Navidad. Pero ha tenido que recurrir este ejercicio a dos transferencias del Estado a la Seguridad Social para evitar dejar la hucha a cero.

El Gobierno en funciones aprobó también en el último Consejo de Ministros, mediante un real decreto ley, aumentar en 600 millones las transferencias del Estado.

Evitar ser el presidente que vacía la hucha

Los Presupuestos de 2019 recogían un crédito del Estado para poder pagar las pensiones. Sin embargo, al no ser aprobados, la prórroga del de 2018 ha limitado la cantidad a recibir por la Seguridad Social, y colocaba a Pedro Sánchez ante un escenario que había querido evitar desde que llegó a La Moncloa: dejar vacío el Fondo de Reserva.

El crédito del Estado debía permitir al Gobierno afrontar con comodidad el abono de todas las mensualidades de este año, además de las extras de verano y Navidad.

Se tenía en cuenta que el alza de la recaudación no iba a ser suficiente para cubrir todo el gasto en pensiones y garantizar el abono de las nóminas durante todo el ejercicio.

El crédito no podía superar los 13.830 millones

Así, el Estado había previsto conceder a la Seguridad Social un préstamo por valor de 15.164 millones en 2019. Una medida que iba encaminada a mantener el equilibrio del sistema mientras se alcanza un acuerdo en el marco del Pacto de Toledo.

Pero en el Gobierno venían alertando de que, con la prórroga de los Presupuestos de 2018, el crédito no podía ser superior a 13.830 millones, la misma cantidad suscrita por el Ejecutivo de Mariano Rajoy para sufragar las pagas extra el año pasado. Por lo tanto, Sánchez apenas tenía margen de maniobra y no le quedaba otro remedio que ceñirse a esa cifra.

La hucha iba camino de quedarse con 16 millones

Ese préstamo de 13.830 millones a la Seguridad Social se ha situado por debajo de las necesidades extraordinarias del sistema, previstas en enero por el Gobierno en 15.164 millones, lo que obligaba a agotar casi totalmente el saldo del Fondo de Reserva.

Hay que destacar que el Gobierno de Pedro Sánchez contemplaba retirar también 3.693 millones de la hucha de las pensiones, según reconoció en el proyecto de Presupuestos para este ejercicio que fue rechazado en el Congreso y precipitó el adelanto electoral.

De haberse cumplido las previsiones, el Fondo de Reserva, que llegó a acumular más de 66.800 millones en 2011, iba a quedarse prácticamente vacío, con apenas 1.350 millones.

Con el nuevo escenario, al tener que cubrir con la hucha de las pensiones la cantidad a la que no llegará el crédito del Estado (1.334 millones), en la cúpula económica del Gobierno comenzaron a saltar las alarmas porque Sánchez iba camino de dejar el Fondo de Reserva con unos exiguos 16 millones de euros hasta que pudieran aprobarse unos nuevos Presupuestos que permitieran ampliar el préstamo a la Seguridad Social.

Las cantidades que sumarían ese crédito del Estado y el remanente de la hucha de las pensiones, donde quedaban 5.043 millones tras la última retirada para abonar la paga de la pasada Navidad, no serían suficientes para afrontar todas las mensualidades y las extras de este ejercicio.

El Gobierno no quería recurrir al Fondo de Reserva

Fuentes de la Seguridad Social anticiparon hace un mes a Confidencial Digital que, de requerirse fondos adicionales para el pago de las prestaciones hasta finales de este ejercicio, no se utilizaría en ningún caso la hucha de las pensiones.

Una de las opciones más viables que comenzó a manejarse en el Ministerio de Trabajo, a partir de mediados de octubre, era recurrir a una transferencia del Estado para cubrir la cantidad restante, como la que se ha aprobado finalmente de 600 millones.

Se buscaba, además, que la cifra necesaria fuera lo más baja posible. Se ha conseguido gracias a que los presupuestos prorrogados de 2018 recogían una partida de 1.331 millones de euros, que el entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, incluyó en las cuentas de aquel ejercicio a raíz del acuerdo entre el PP y el PNV para sacarlas adelante.

Los nacionalistas vascos fueron los responsables también de que subieran las pensiones durante dos años como mínimo al 1,6%, en lugar del 0,25% fijado por ley. El nuevo decreto ley permite además elevar en 8.000 millones los créditos presupuestarios de la Seguridad Social para pagar las pensiones, con cargo a los ingresos esperados hasta final de año.

Ha requerido 1.934 millones para cerrar el ejercicio

Por lo tanto, llegado el momento, el Gobierno ha requerido, no 1.334 millones más para pagar la extra de Navidad, sino 1.934 millones, que ha sido la financiación vía impuestos del fondo que se ha necesitado en total para el equilibrio presupuestario de la Seguridad Social.

En cada paga extra se producen unas exigencias adicionales que superarán este mes de diciembre los 10.000 millones de euros, tal y cómo reconocen altos cargos del Ministerio de Trabajo.

Fuentes del Gobierno admiten a ECD que el alza de la recaudación por las cotizaciones sociales, con crecimientos interanuales de hasta el 8%, no permitirá hacer frente al gasto que van a generar las pensiones hasta final de año.

Añaden que los ingresos por cotizaciones serían suficientes para pagar la nómina mensual, pero cuando llegue el momento de abonar la extra, en este caso la de Navidad, la recaudación resultará insuficiente y entonces el Ejecutivo sufrirá tensiones de liquidez.

No lo ha formalizado hasta después de las elecciones

Pese a ello, el Gobierno ha retrasado hasta después de las elecciones las alarmas que han surgido en los últimos días en la opinión pública sobre el inminente cierre de la hucha.

El Ministerio de Trabajo, a través de la Tesorería General de la Seguridad Social, no tiene que disponer del dinero del Fondo de Reserva hasta finales de noviembre, cuando debe abonar a los pensionistas la paga ordinaria y la extra de diciembre.

En campaña electoral, éste era un hecho relevante, pues evita que la oposición esgrima en sus ataques que el Ejecutivo de Sánchez va a pasar a la historia como el que cerró el Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

No hay dinero ni para una sexta parte de una nómina

La hucha de las pensiones ha sufrido una fuerte caída de fondos en los últimos años. Desde 2012, el Gobierno de Mariano Rajoy tuvo que acudir de manera recurrente al Fondo de Reserva, que en su día llegó a acumular más de 66.000 millones. El Ejecutivo de Pedro Sánchez recibió el Fondo de Reserva con 8.095 millones.

En la cúpula económica del Ejecutivo no se oculta la “gravedad” de la situación. Se tiene en cuenta que, cuando arrancó la crisis, en el año 2008, la hucha de las pensiones tenía 57.158 millones de euros. En 2011, cuando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero dejó La Moncloa, la cantidad era de 64.374 millones.

En la actualidad, no es sólo que los apenas 1.500 millones que quedarán en la hucha de las pensiones son testimoniales porque no servirían ni para pagar una sexta parte de lo que supone una nómina mensual. Es que, además, la Seguridad Social era el único organismo público que comenzó la crisis con superávit y a día de hoy es el único que se encuentra en déficit.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?