Dinero

Pedro Sánchez manda a Calviño a Nueva York y Londres para calmar a los mercados

Reuniones de la ministra con inversores al margen de la agenda oficial para explicar cuáles son las prioridades de la política económica del Gobierno tras el 10-N

Pedro Sánchez y la ministra de Economía, Nadia Calviño.
photo_cameraPedro Sánchez y la ministra de Economía, Nadia Calviño.

Nadia Calviño acaba de regresar de la asamblea del FMI en EE.UU. Un viaje en el que llevaba el encargo de Pedro Sánchez de calmar a los mercados ante los nubarrones económicos que amenazan a España. El reto es despejar cualquier incertidumbre sobre los planes del Gobierno tras el 10-N, lo que ha llevado también a la ministra a Londres.

Calviño mantuvo encuentros discretos con inversores internacionales en Nueva York al comienzo de su viaje a Estados Unidos, durante el que participó la semana pasada en las reuniones del G-20 y las asambleas del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial.

Ante el riesgo de una recesión en Europa, según ha podido confirmar Confidencial Digital por fuentes conocedoras de la ofensiva, Pedro Sánchez ha encargado a Nadia Calviño que venda en el extranjero las fortalezas económicas de España con el objetivo de calmar a los mercados y aplacar los posibles miedos que pueda despertar un gobierno progresista tras las elecciones del 10 de noviembre.

Defender el plan presupuestario cuestionado por la UE

Así, la ministra de Economía aprovechó el desplazamiento a Estados Unidos para defender ante inversores extranjeros en Nueva York el plan presupuestario que el Gobierno ha presentado a Bruselas, y que acaba de recibir una reprimenda de las autoridades europeas por el riesgo de “desviación significativa” del déficit público.

Por eso Calviño ha explicado cuáles son las prioridades de la política económica del Gobierno, y para ello se ha reunido también recientemente con distintos fondos de inversión e instituciones financieras en Londres, a los que ha garantizado “seguridad jurídica” como base.

La política fiscal cuidará de no espantar la inversión

Ha remarcado la oportunidad que ofrece el 10-N para la estabilidad y que las reformas serán fruto del diálogo social y de lucha contra el déficit, compatibles con combatir la desigualdad.

Ha asegurado que la política de impuestos no llegará a niveles que perjudiquen el desarrollo empresarial. Ha destacado que el Estado debe mejorar sus ingresos para una política social más inclusiva, pero ha defendido que la política fiscal cuidará de no espantar la inversión.

Ha limitado también una eventual reforma laboral a lo que pacten los agentes sociales -incluida la CEOE-. Nadia Calviño ha aclarado que el Gobierno no pretende quitar flexibilidad, sino promover un nuevo y moderno estatuto de los trabajadores que pacten tanto patronal como sindicatos.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?