Dinero

Bruselas impuso la reordenación del sector

El precio de la reconversión de las cajas de ahorros: 41.000 empleados a la calle

Un informe de la CECA concluye que desde 2008 hasta marzo de 2015 las entidades financieras han cerrado 8.665 oficinas y han prescindido de un tercio de su plantilla

Sucursal de Catalunya Caixa.
photo_cameraSucursal de Catalunya Caixa.

El proceso de fusiones entre bancos y cajas de ahorros y los rescates de varias entidades con dinero público prestado por las instituciones europeas forzaron al sector a acometer una profunda reestructuración en la red de sucursales y en las plantillas de trabajadores.

La reducción del número de oficinas y, como consecuencia, de los empleados de las entidades financieras comenzó ya en 2008 y 2009, primeros años de la crisis financiera, y se aceleró a partir de 2010, cuando el Gobierno de Zapatero impulsó las fusiones entre cajas de ahorro.

Ya en 2012, cuando España pidió a las autoridades europeas un crédito para rescatar Bankia, Novagalicia, Catalunya Caixa y otras entidades en problemas, desde Bruselas señalaron como condición para conceder el rescate la aplicación de un duro ajuste en el sector que incluía el cierre de cientos de sucursales bancarias y el despido de miles de empleados para hacer viables los nuevos bancos.

Un 33% menos de empleados

El Confidencial Digital ha podido saber que los esfuerzos de las antiguas cajas, y también de los bancos que han integrado y absorbido a algunas de estas entidades, han conseguido ya reducir en un tercio la red de sucursales y las plantillas de empleados que tenían al comienzo de la crisis.

Así lo indica un informe de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) al que ha tenido acceso ECD. En el documento, la patronal de las antiguas cajas hace balance de los avances que han hecho las entidades financieras en el proceso de consolidación del nuevo mapa bancario español.

En estos años de crisis, las cajas de ahorros, ahora fusionadas en bancos o absorbidas por otras entidades privadas, han reducido en un 33,7% el número de trabajadores: el precio de la reconversión, entre 2008 y marzo de 2015, es de 41.807 empleados que se han quedado en la calle por los ajustes en las plantillas de las 45 cajas que existían antes de la crisis y de la profunda reestructuración que ha sufrido el sector en los últimos años.

La reducción del número de empleo ha sido más intensa en los servicios centrales de las cajas de ahorro, también debido a que las 45 cajas han quedado concentradas en 11 nuevas entidades o han sido absorbidas por otros bancos. En este ámbito el sector ha prescindido del 49% de su plantilla, mientras que en la red se sucursales el recorte ha sido sólo del 30%.

Actualmente quedan 82.247 empleados en las entidades herederas de las cajas de ahorro. La mayoría de los nuevos bancos prácticamente han cerrado ya los procesos internos de ajuste de plantilla que acometieron a través de prejubilaciones, bajas incentivadas y externalizaciones y ventas de filiales.

8.665 cierres de oficinas

La reestructuración de las plantillas está transcurriendo a un ritmo muy similar al de las sucursales. Según los datos de la Confederación Española de Cajas de Ahorro consultados por El Confidencial Digital, la reducción ha sido mayor, ya que en los últimos años se han cerrado 8.665 oficinas.

En total la red de sucursales se ha reducido en un 37,4%, gracias al cierre de los locales menos rentables para las entidades financieras, en muchos casos situados en zonas rurales, pero también en los barrios urbanos donde coincidían oficinas de lo que ahora es el mismo banco. En total, quedan 14.492 sucursales bancarias en toda España.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?