Dinero

Yolanda Díaz amenaza: si se despide al personal interino del SEPE no se podrá pagar el paro y los ERTE

Defiende que se prorrogue el contrato de los 2.100 eventuales, que acaban en junio, porque el servicio está colapsado y tendrá problemas para abonar las prestaciones de julio, agosto y septiembre

Yolanda Díaz y María Jesús Montero (Foto: Pool Moncloa/JM Cuadrado).
photo_camera Yolanda Díaz y María Jesús Montero (Foto: Pool Moncloa/JM Cuadrado).

Un pulso en el Gobierno amenaza el cobro del paro y los ERTE este verano. En junio vence el contrato de 1.500 interinos del SEPE, que fueron incorporados para afrontar el sobretrabajo por la tramitación de los ERTE, y otros 635 trabajadores adscritos. El Ministerio de Trabajo defiende su prórroga frente a Hacienda y Función Pública.

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), Yolanda Díaz ha planteado mantener a estos trabajadores temporales, alrededor de 2.100 en total, porque la carga de trabajo que gestiona la plantilla de los servicios públicos de empleo sigue siendo “extraordinariamente elevada”.

El 30 de junio es la fecha límite para que el Ministerio de Hacienda, a través de la Dirección General de Costes de Personal, y el Ministerio de Función Pública, a través de la Dirección General correspondiente, procedan a la renovación de esos interinos, tras dos renovaciones previas de tres meses cada una.

En peligro las nóminas del verano

Fuentes del Gobierno a las que ha tenido acceso ECD explican que la vicepresidenta tercera ha sido contundente. 

Hasta el punto de que ha advertido de que, en caso de no prorrogar estos contratos temporales, se corre el “serio riesgo” de comprometer la operatividad de todo el servicio, que afecta principalmente al pago de las prestaciones por desempleo y los ERTE, cuando la plantilla fija inicie sus vacaciones a principios de julio.

También ha avisado de que muchas unidades se quedarán prácticamente bloqueadas en buena parte de provincias, ya que la escasez de personal fijo en algunas de ellas, pese a los refuerzos, sigue siendo un problema endémico en el SEPE que empeorará si se prescinde de estos trabajadores.

Hay que recordar que los retrasos en el reconocimiento de la prestación, por la avalancha de expedientes que se produjeron durante las semanas más duras de la pandemia, provocaron que algunos beneficiarios no pudieran cobrar durante varios meses.

Función Pública se resiste a la renovación

Sin embargo, en el Ministerio de Hacienda y en el de Función Pública se resisten a renovar a parte de estos trabajadores públicos, concretamente a los 1.500 que ocupan esas plazas de manera temporal y extraordinaria. La Dirección General de Función Pública no tiene clara la continuidad de ese 17% de la actual plantilla del SEPE. 

Aseguran que las últimas declaraciones públicas de varios ministros –como la propia Yolanda Díaz– sobre la mejora de la economía y el continuo descenso de trabajadores en paro o en ERTE, han hecho dudar a los departamentos que dirigen María Jesús Montero y Miquel Iceta sobre la verdadera necesidad de renovación de todos estos interinos. También se alude a “motivos presupuestarios”.

El SEPE se encuentra todavía colapsado

En el SEPE trabajan alrededor de 8.600 personas. Esta es la plantilla que ha tramitado los 3,5 millones de prestaciones por ERTE que se han presentado desde el decreto de estado de alarma del pasado mes de marzo, según cifras del Ministerio de Trabajo. Cada funcionario ha atendido más de 500 expedientes.

De ahí, justifican en el departamento que dirige Yolanda Díaz, la necesidad de mantener el refuerzo de la plantilla este verano para que no se produzcan ‘cuellos de botella’ en el reconocimiento de las ayudas, que es el paso previo e indispensable para su cobro.

En el Ministerio de Trabajo se asume que “lo peor aún está por llegar con los ERE”. La mayoría de las empresas han presentado un ERTE detrás de otro, y cada vez que han iniciado uno, han vuelto a prorrogar seis meses la salvaguarda de empleo de los afectados.

Avisan ahora de que el final del verano coincidirá en el tiempo con el final de las restricciones para poder despedir en las empresas que se hayan acogido a los expedientes de regulación de empleo (ERTE) durante la tercera ola del coronavirus. 

Se da por hecho que, tras las tres olas del Covid, el vencimiento en agosto de la prohibición de realizar ajustes de plantilla durante seis meses provocará una avalancha de EREs.

Cuatro millones de nóminas del SEPE

El catálogo de pagos que ofrece el SEPE incluye desde el abono de la prestación por desempleo para quienes mantienen ese derecho adquirido por el pago de cotizaciones al subsidio, que ronda los 3,7 millones de personas, y para quienes han visto vencer el periodo sin volver a encontrar trabajo o la renta activa de inserción. 

A ellos habría que sumar los cerca de 450.000 trabajadores que se mantienen en ERTE y que perciben a través del organismo perteneciente a Trabajo el 70% de su base reguladora.

El vídeo del día

Científicos vinculan desastres climáticos a la inacción
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable