Dinero

El rastreo de teléfonos móviles no acabará en multas por saltarse el confinamiento

El Gobierno ha confirmado a las operadoras que no tendrán que desvelar la identidad de los infractores

Un hombre consulta su teléfono móvil.
photo_cameraUn hombre consulta su teléfono móvil.

España ha dado un paso más en la lucha contra el coronavirus pero bordeando la frontera de los derechos fundamentales, con la iniciativa de rastrear los teléfonos móviles para intentar frenar una pandemia. No obstante, el Gobierno ha trasladado a las operadoras que no tendrán que delatar a infractores de las medidas de confinamiento.

El vídeo del día

Garriga (Vox) justifica la moción como “un deber nacional”.

Como es sabido, el Ministerio de Economía va a realizar un estudio, denominado ‘DataCOVID’, en colaboración de los operadores de telefonía (Telefónica, Vodafone y Orange), para rastrear los teléfonos móviles de todos los españoles con el fin de conocer los movimientos de población entre territorios, y contribuir así a la toma de decisiones para hacer frente al coronavirus. 

El historial sanitario

En paralelo, el Ministerio de Sanidad trabaja en el desarrollo de una aplicación para el móvil (‘Asistencia COVID-19’), que obligará a toda la población a descargársela, destinada a conocer su verdadero estado de salud. 

La aplicación recogerá el historial clínico de cada paciente y servirá también para trasladarle consejos con el objetivo de evitar los contagios.

“Vamos a tratar de desarrollar elementos de inteligencia artificial para entender los desplazamientos de las personas y anticipar posibles cuellos de botella, aglomeraciones o situaciones de tensión”, explicó hace unos días la vicepresidenta económica, Nadia Calviño.

Las operadoras no delatarán a los titulares

A pesar de la información suministrada por ambos soportes, en los últimos días se ha insistido en que los datos serán completamente anónimos en virtud de un acuerdo pionero en Europa con las tres principales operadoras españolas (Movistar, Vodafone y Orange). 

No obstante, la inquietud se ha extendido entre la población por la amenaza de que se ponga en marcha una situación de vigilancia tecnológica permanente.

Fuentes conocedoras de la operativa, a las que ha tenido acceso Confidencial Digital, explican que el Gobierno recibirá las posiciones agregadas de los números de teléfono móvil, pero no la identidad de los titulares de las líneas. 

La utilización de los datos se encomienda al Ministerio de Sanidad, aunque el encargado del tratamiento y titular de la aplicación móvil será el de Economía, a través de la Secretaría General de Administración Digital.

No multará por saltarse el confinamiento

“Los datos que recabe la aplicación son necesarios para poder asesorar a cada persona, pero en ningún caso se utilizarán para realizar un control del cumplimiento de las medidas de contención. Solo se permitirá el acceso a los datos a los profesionales sanitarios y a las autoridades competentes autorizadas”, insisten a ECD fuentes de los Ministerios de Sanidad y Economía.

Por lo tanto, la información no podrá usarse para labores policiales de vigilancia, ni se utilizará tampoco para imponer multas a los ciudadanos por saltarse el confinamiento o la cuarentena preventiva. Es el acuerdo al que ha llegado el Gobierno con los operadores de telefonía, según ha podido confirmar Confidencial Digital.

Sanidad podrá advertir a la población

Pese a ello, el Ministerio de Sanidad podrá enviar mensajes (vía WhatsApp) individualizados a los ciudadanos cuando detecte, por ejemplo, que están viajando entre distintas comunidades autónomas. Se pretendería controlar movimientos de fin de semana o desplazamientos a segundas residencias.

Los datos personales serán conservados durante el tiempo que perdure la crisis sanitaria y, una vez finalizada, serán agregados de forma anónima para tratarlos con fines estadísticos, de investigación o de planteamiento de políticas públicas, durante un período máximo de dos años.

Información totalmente “anonimizada”

En Movistar explican a ECD cómo va a utilizar la compañía estos datos anonimizados. “Con estos datos anónimos, el Grupo Telefónica realiza Proyectos Big Data. Estos datos se analizan con el objetivo de obtener resultados, siempre de manera agregada, con el fin de identificar comportamientos de carácter general y nunca de forma individual”.

“Una vez agregados, los datos son extrapolados estadísticamente para realizar una estimación sobre el número total de personas, para no tener en cuenta solo aquellos que están conectados la red de Telefónica. Por todo lo anterior, dado que los datos están anonimizados, agregados y extrapolados, es totalmente imposible identificar de manera individual a las personas que generaron dichos datos”.

Vodafone va a aplicar la solución ‘Vodafone Analytics’, que la compañía lanzó hace casi dos años. Confirman que solo se obtiene información sobre cuántos dispositivos están conectados en una hora concreta en una antena

No se recoge ninguna información más. Este punto es importante porque toda la información, antes de ser volcada a la plataforma de Big Data para poder procesarla y trabajar con ella, se anonimiza por completo, lo que, en principio, hace imposible rastrear cualquier tipo de usuario único.

Fuentes de Vodafone matizan a ECD que solo se agregan datos de antenas a las que están conectados al menos diez dispositivos. Si hay menos, la plataforma no las contabiliza.

No se sabe la ubicación exacta

A raíz de lo anterior, las compañías aseguran que no pueden afirmar que X personas se desplazan de Alcorcón a Madrid centro. Sólo saben que a las 12 de la noche hay en Alcorcón 1.000 personas más que a las 12 de la mañana, con lo que se deduce que se han movido fuera de la ciudad, por ejemplo.

Además, explican, no se localiza a la gente de forma concreta: se puede estar comprando en El Corte Inglés o en el FNAC de Callao, pero no se sabe la ubicación exacta. Simplemente se conoce que hay alguien conectado a esa antena pero no dónde se encuentra, al contrario que otras aplicaciones móviles que usan GPS.

Orange también facilitará al Ejecutivo información previamente agregada, y por tanto, totalmente anonimizada, mediante la utilización de técnicas que garantizan la irreversibilidad de dicho proceso, y que cumplen con los requisitos establecidos en la normativa nacional y europea de protección de datos de carácter personal.

En la operadora aseguran a ECD que este proceso se realiza a través de técnicas de Big Data ya existentes, que garantizan plenamente la privacidad de los usuarios.

La información que se facilita contiene datos con menor grado de incertidumbre frente a modelos de encuestas utilizadas anteriormente por organismos públicos, como ocurrió con el INE

Explican que permitirá comprobar el efecto de las medidas sobre la movilidad de la población, identificando si aumentan o disminuyen los desplazamientos entre territorios, o si hay zonas en las que existe una mayor concentración de población. De este modo, las autoridades pueden mejorar la toma de decisiones en la gestión de la crisis sanitaria.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?