Dinero

Repsol y Cepsa disponen de un plan de contingencia para afrontar un “gran apagón” en España de hasta cinco días

El objetivo es resolver un desabastecimiento de gas al país. Las compañías están manteniendo reuniones internas para concretar las acciones frente a este “riesgo potencial”

Línea de alta tensión.
photo_camera Línea de alta tensión.

Las dos mayores petroleras del país, Repsol y Cepsa, trabajan en el diseño de un plan de contingencia que permita resolver un grave desabastecimiento de gas a España y afrontar un “gran apagón”, que calculan en sus análisis de riesgos que podría durar “entre dos y cinco días”.

Por el momento, el sector energético español ha llamado a la calma y asegura que no existe riesgo de apagón, al contrario de lo que han alertado otros gobiernos europeos, como el de Austria, que comunicó a sus ciudadanos que en los próximos cuatro años habrá al menos un gran corte de suministro que afectará a todo el continente.

Enagás, el operador del sistema gasista, ha descartado que vaya a faltar suministro de gas en España durante los próximos meses, ya que actualmente “el país cuenta con gas almacenado suficiente para cubrir 40 días de consumo”, más que otros años en estas mismas fechas.

Se trabaja en planes de contingencia

Pese a ello, según ha podido confirmar Confidencial Digital por fuentes conocedoras de esos proyectos, Repsol y Cepsa están trabajando internamente en planes de contingencia para afrontar cualquier eventualidad durante el invierno.

En las últimas semanas, en plena crisis de suministro de gas, en España se ha empezado a hablar de esta posibilidad de quedar sin luz a nivel global, lo que ha movilizado a las compañías que intervienen de una manera u otra en el mercado energético.

Han abordado el riesgo potencial

En el caso de Repsol y Cepsa, las fuentes a las que ha tenido acceso ECD aseguran que directivos de ambas multinacionales han tratado en los últimos días, en reuniones internas, la necesidad crítica de considerar y abordar el “riesgo potencial” de un “gran apagón” en España en sus estrategias de contingencia.

Han revisado sus planes de continuidad para concretar qué acciones se pueden tomar para mejorar la preparación y minimizar los posibles efectos.

Gran apagón “entre dos y cinco días”

En los trabajos que se están desarrollando se evalúan los sistemas y medios de los que disponen para hacer frente al potencial apagón eléctrico, y qué más necesitarían para resolver una crisis de estas magnitudes. Se han propuesto identificar cualquier déficit importante de preparación.

Hasta el punto de que en los planes que se están trazando, según ha podido saber Confidencial Digital por directivos que trabajan en ellos, se preparan concretamente para un gran corte del suministro a nivel global, que se prolongue “entre dos y cinco días”.

Resolver un desabastecimiento de gas

Según las fuentes consultadas, el objetivo principal de estos planes de contingencia es resolver un eventual desabastecimiento de gas al país. Se tiene en cuenta que el invierno se presenta especialmente turbulento, con las reservas de gas tensionadas y un conflicto diplomático entre Argelia y Marruecos que amenazan las reservas de gas en España.

Una crisis energética que puede desatar una puja por los recursos entre Europa y los países asiáticos. En el fondo, en cualquier caso, no conviene descartar posibles restricciones. Este sería uno de los peores escenarios, incluso para la propia Repsol, pues podría obligar a una intervención del sector por parte del Estado o de Europa.

REE también tiene listo un protocolo de crisis

Además, tal y cómo se contó en ECD hace unas semanas, Red Eléctrica tiene también listo un plan de contingencia para superar un gran apagón de luz a nivel global como el que lleva alertando Austria a sus ciudadanos desde hace varios días.

 

Un dispositivo que implica a empresas suministradoras y distribuidoras, fuerzas de seguridad y organismos oficiales.

España, Portugal y Francia disponen de un protocolo de crisis conjunto que permite reponer el servicio eléctrico tras un apagón generalizado en la península Ibérica y en parte del sur de Francia. El operativo permite asegurar la alimentación de las centrales nucleares y se activan los servicios auxiliares de los primeros grupos de ciclo combinado.

Un proceso que presenta cierta complejidad, no obstante, porque las centrales nucleares, por ejemplo, tardan bastante en apagarse en una situación de emergencia. Se trata de evitar que se genere demasiado calor. Además, volver a ponerlas en funcionamiento también lleva tiempo.

Alarma por el cierre del gaseoducto

La alarma sobre el hipotético apagón ha crecido tras la decisión de Argelia, principal suministrador de gas de España, de cortar uno de los dos gasoductos que unen ambos países como castigo contra Marruecos.

Esa tubería cubría un 20% de la demanda y su cierre obliga a duplicar las llegadas por barco de este combustible en forma de gas natural licuado (GNL), más caro que por tubería, en un contexto de enorme competencia internacional (en especial, de Asia) por hacerse con esta materia prima.

El gas alimenta las centrales eléctricas de ciclo combinado que han cubierto un 15,5% de la demanda de electricidad hasta octubre. Es clave en momentos en que no hay viento ni sol y se dispara la demanda, como los días más fríos del invierno.

El invierno de este año se presenta complicado ante la enorme volatilidad de precios del gas y el bajo nivel de almacenamiento en muchos países europeos. Argelia ha dado garantías de que va a cumplir sus compromisos de suministro a España.

Departamento de Seguridad Nacional al mando

Hay que recordar que Vox ha preguntado recientemente al Gobierno si el Departamento de Seguridad Nacional incluirá como riesgo uno de estos apagones que, según apuntan fuentes de Defensa, no están recogidos actualmente en los planes de actuación. Sí que se contemplan, como es lógico, “planes genéricos de actuación en apoyo de las autoridades y de protección de infraestructuras críticas”.

En el caso de uno de estos incidentes, el Departamento de Seguridad Nacional estaría al mando de la situación “con el apoyo de varios departamentos”. En primer lugar, Interior, pero también Defensa “en temas secundarios de control y protección de infraestructuras críticas y en apoyo logístico en general”.

Inglaterra 3-0 Senegal
                Copa Mundial de la FIFA Catar 2022                

Inglaterra tiene ganas de pelea con Francia
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?