Dinero

Rodrigo Rato ingresará en la cárcel de Soto del Real si no se le trata como a Bárcenas

Está dispuesto a aceptar la prisión que le sugiere Interior a cambio de que no se le graben las conversaciones, no se le vigile en el patio y no se le registren las cartas

Rodrigo Rato.
photo_cameraRodrigo Rato.

Rodrigo Rato y el resto de condenados por las tarjetas black de Caja Madrid afrontan sus últimas horas en libertad. A diferencia del resto de implicados en la trama, el plazo del ex vicepresidente del Gobierno para entrar voluntariamente en el centro penitenciario que él elija vence mañana, jueves.

Precisamente, este último detalle es el que todavía falta por descifrar. Y es que, de momento, se desconoce oficialmente la prisión en la que ingresará Rodrigo Rato.

Lo que sí ha trascendido, según adelantó hace unos días LaSexta, es que Luis Bárcenas ha sido por preguntado por responsables de Instituciones Penitenciarias sobre si le importaría compartir módulo con Rato en la cárcel de Soto del Real.

El ex tesorero del PP respondió que “no tendría problema”, por lo que ambos ex dirigentes populares podrían reencontrarse en este centro penitenciario.

Pide una vigilancia moderada

Sin embargo, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes del entorno más cercano al ex presidente de Bankia, Rato acepta ingresar en Soto del Real si no se le somete a un estricta vigilancia, como la que recayó en su momento a Luis Bárcenas.

De hecho, su primera opción siempre ha sido, mantienen algunos de sus allegados, cumplir la condena de cuatro años y seis meses en la cárcel de Soto del Real, a 40 kilómetros de Madrid. Una decisión de Rato que ECD adelantó al día siguiente de conocerse su condena a prisión.

El pasado jueves ya ingresó en Soto del Real Estanislao Rodríguez Ponga, condenado a tres años y dos meses. Fue secretario de Estado de Hacienda en la segunda legislatura de José María Aznar y, por tanto, trabajó con Rodrigo Rato en el Ministerio de Economía.

Una de las razones que aporta es que allí se reencontrará con viejos conocidos como el propio ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, o el ex presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán.

Rato tampoco olvida que, a partir de noviembre, deberá acudir a la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares para declarar en el juicio por el caso Bankia. Por la cercanía, considera que Soto del Real facilita los traslados en furgón policial.

Un control como a los etarras

Luis Bárcenas ingresó en la prisión de Soto del Real (Madrid) en junio de 2013. Desde el primer día, el director del centro penitenciario dio orden a los funcionarios de extremar el control sobre el interno más mediático de la cárcel, según explicaron entonces a ECD fuentes conocedoras, minuto a minuto, de la vida del ex tesorero.

La vigilancia sobre Bárcenas era total. La dirección de la cárcel elaboraba informes regulares sobre la situación de Bárcenas, que remitía al Ministerio del Interior: con quién se relacionaba habitualmente, qué tipo de cartas escribía, con quién hablaba, quién le visitaba y cuándo...

Había una orden clara de registrar todos sus movimientos. Todas sus conversaciones eran grabadas y sus comunicaciones interceptadas, como suele aplicarse a los etarras, según denunció su letrado en aquel momento, Javier Gómez de Liaño.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?