Dinero

El Sabadell prescinde de 2.000 empleados para que sea BBVA el que despida a trabajadores tras la fusión

El plan de bajas voluntarias está pactado con los sindicatos, se paralizó cuando se anunciaron negociaciones para la integración, y ahora lo va a aplicar a principios de año

Sedes de BBVA y Banco Sabadell.
photo_camera Sedes de BBVA y Banco Sabadell.

El Sabadell acelera el recorte de personal, en plenas negociaciones con BBVA, para incluir menos empleados del banco catalán en el ERE que apruebe tras la integración. La entidad que preside Josep Oliú adelgazará plantilla en las próximas semanas con salidas pactadas y bajas voluntarias, con el fin de reducir después el volumen de despidos forzosos por la fusión.

Tras el anuncio de que BBVA y Sabadell estaban analizando una eventual integración, la entidad catalana y los sindicatos suspendieron de forma temporal la negociación de las condiciones económicas del Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

Ahora, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes conocedoras de las conversaciones, el Sabadell tiene previsto retomar la próxima semana las reuniones con los representantes de los trabajadores y aplicar inmediatamente el acuerdo al que se llegue.

Salidas con mejores condiciones

Se tiene en cuenta que el actual plan de bajas que se negocia con los sindicatos es voluntario, con el objetivo de alcanzar las 2.000 bajas entre prejubilaciones y salidas incentivadas, aunque sin obligación de llegar a esa cifra para que se ejecute.

Es un plan de reducción de oficinas, centrando la actividad en canales telemáticos y digitales, diseñado para un Banco Sabadell independiente y sin contemplar una posible fusión.

La última propuesta consistía en el 72% de salario hasta los 63 años y el convenio especial con la Seguridad Social con un tope de 270.000 euros, mientras que en el caso de las bajas incentivadas se ofrecía el pago de 35 días por año trabajado, hasta un máximo de 18 mensualidades.

Se destaca que la diferencia es que, una vez culminada la fusión con BBVA, a partir de entonces la mayoría de los despidos serán forzosos, mediante la aplicación de un ERE, y las salidas se producirán por tanto en peores condiciones.

Fuentes internas del Sabadell explican a ECD que el banco busca ahora que las negociaciones para el recorte de plantilla culminen antes de final de año, con el fin de garantizar al personal las mejores condiciones económicas de salida (prejubilaciones principalmente) y afianzar el futuro laboral de la mayoría de la plantilla del banco.

Despidos en el BBVA tras la fusión

Con este planteamiento sobre la mesa, la dirección de la entidad absorbida pretende llegar a las negociaciones del ERE con BBVA, que se prevén para mediados del próximo año, en una posición de cierta ventaja y con un mensaje claro sobre la forma de ejecutar los despidos.

El vídeo del día

Casado pide a Sánchez respetar la decisión del Supremo sobre los presos.

El Sabadell insistirá en que ha pactado la salida de 1.800 trabajadores mediante bajas voluntarias, mientras que el BBVA ha reducido oficinas pero muy pocos empleados, por lo que llega a la fusión con una plantilla alta, sobre todo en Cataluña, donde compró dos bancos procedentes de cajas de ahorros, Unnim y Catalunya Banc.

Es decir, defenderá en la mesa de negociación que proceder de la plantilla de la entidad pequeña no debe implicar más posibilidades de ser incluido en el ERE que un empleado del BBVA.

Diecisiete mil empleados

Sabadell cuenta con 16.890 empleados, según el dato de sus cuentas del tercer trimestre. Cuando concluye este proceso de salidas, previo a con BBVA, la entidad catalana llegará a la fusión con un 10% menos de empleados y el cierre de numerosas sucursales.

En cambio, BBVA tiene 29.475 trabajadores en plantilla tras haber dado salida solamente a 800 empleados en lo que va de año.

Ninguno de los dos bancos se ha planteado todavía las dimensiones del futuro recorte en empleo y sucursales, aunque en el sector se manejan estimaciones de analistas que estiman los despidos en 5.000, lo que supone el 11% de la plantilla total, así como el cierre de unas 1.300 sucursales, el 30%.

El precedente del Santander-Popular

En la cúpula del Sabadell no pasan por alto que el primer gran ajuste de plantilla acometido por el Santander tras adquirir el Popular, ejecutado en diciembre de 2017 –seis meses después del anuncio de la operación-, afectó a un total de 1.100 empleados en las sedes centrales del banco.

Y que entonces, dos de cada tres empleados que abandonaron el grupo trabajaban en el Popular, la entidad absorbida, y que se registraron decenas de despidos forzosos. Un escenario que el Sabadell trata de evitar ahora para su personal, mediante estas salidas en mejores condiciones realizadas antes del “gran recorte” que deberá negociar con BBVA tras la fusión.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes